Otro amigo: Trent Reznor

Ya antes en QLN hemos hablado de Trent Reznor cuando les contaba, en la prehistoria de este blog, de la decisión de descargar una de las canciones que componían su próximo disco e invitarte a mezclarla, en una demostración notable respecto de cómo utilizar la red desde el punto de vista de la creatividad.

Pero Reznor además de creativo, es un tipo deslenguado. En estos días anda de gira por Australia promocionando el nuevo disco de NIN, Year Zero. Y realizó una extensa entrevista para The Herald Sun, y los chicos del Portal Alternativo la tradujeron. Está sabrosa y no tiene desperdicio.

Como pueden ver, tenemos un nuevo invitado al salón de la fama.

Los destacados son míos.

Son tiempos raros para ser un músico que está en una multinacional porque hay tanto resentimiento hacia la industria discográfica que es difícil ponerte en una posición donde los fans no te miren como un gilipollas avaricioso. Pero a la vez, cuando salió nuestro disco (“Year Zero”) quedé decepcionado por el número de gente que realmente lo compró. Si hubiera sido hace 10 años habría pensado, ‘Bueno, no hay tanta gente a la que le haya llegado. Vale, es una mierda. Si, podría señalar a otros pero la culpa es mía, quizá ya no sea relevante’. Pero con este disco, sé que la gente lo tiene y que está en el iPod de todo el mundo pero el clima es tal que la gente ya no lo compra porque es más fácil robarlo.

Y lo entiendo – yo robo música, no voy a decir que no. Pero es duro no ofender a gente por hacerlo cuando tu eres el tío que hace la música por la que quieres obtener algún beneficio. Por otro lado, tienes los sellos discográficos que están haciendo todo lo posible para cabrear a la gente y estafarles. He causado un problemilla aquí porque la primera cosa que hice al venir a Sydney fue meterme en un HVM (tienda de discos), la semana en que salió el disco, y verlo en la estantería con un puñado de otros lanzamientos. Y cada lanzamiento que veía: 21’99$, 22’99$, 24’99$. Y el nuestro no tenía pegatina. Mire de cerca y ‘Oh, está a 34’99$’. Así que fui a ver nuestro DVD en directo “Beside You In Time” y vi que estaba seis, siete, ocho dólares más caro que cualquiera de los otros discos que habían ahí. Y no puedo hacerme una idea del porqué.

Una vez en Brisbane, acabé reuniéndome con varias personas del sello, muy amables, y le pregunté al tipo de ventas, ‘¿Por qué pasa esto?’ Y me dice, ‘Porque tu caja es mucho más cara’. Yo sé lo que vale la caja y el libreto – me cuesta a mi, no a ellos, me vale 83 céntimos más que el CD tenga tinta que cambia de color. A mi me dan el sablazo, no a ellos. Así que dije, ‘Bueno, no vale 10 dólares más’. ‘Ah si, es verdad, no lo vale. Básicamente es porque sabemos que tienes una audiencia fiel que comprará cualquier cosa que saques, por lo que podemos ponerle precio más alto a eso. Son las cosas pop las que rebajamos para que la gente las compre. Los auténticos fans pagarán lo que sea’. Y yo le dije, ‘Es la cosa más insultante que he oído nunca. ¿Me he ganado una audiencia fiel que a ti te parece bien estafar? Que te jodan.’ Es por eso que no verás a nadie del sello aquí porque les he dicho, ‘A la mierda. Fuera de mi puto concierto. Si queréis venir, compraos la entrada como cualquiera. Jodeos’. Son todos unos ladrones. No culpo a la gente por robar música si con ello consiguen quitar esta clase de mierda.

Esos diez dólares de más que piden no van a mi bolsillo, eso te lo prometo. Simplemente estos tíos que se han jodido su propio empleo, ahora esencialmente se lo compensan estafándole al público. Tengo una batalla donde trato de sacar material de calidad que importe y tengo fans que sienten que tienen derecho a robarlo y tengo una compañía tan burocrática, torpe, ignorante y desfasada que no sabe lo que hace, así que estafan a la gente.”

Teniendo en cuenta todos estos antecedentes le preguntan a Reznor si sabe como afrontará el lanzamiento de su próximo disco. “Me queda un disco por hacer con una multinacional, y luego nunca volveré a estar en una situación como esta. Si pudiera hacer lo que quiero ahora mismo, sacaría mi próximo álbum para que pudiese descargarse de mi web al bitrate que se quisiera, pagando 4 dólares vía PayPal. Ven a un concierto y compra una camiseta si te gusta. Sacaría una cosa bien presentada si quisieras la cosa física. Y saldría el día en que lo hubiera terminado en el estudio, no esta mierda de ‘Espera tres meses’.”

Todo el marketing con sitios web en plan ARG (Alternate Reality Game = Juego de Realidad Alternativa) fueron pensados por Reznor sin que su compañía tuviese nada que ver en todo ello. “Escogí hacerlo por mi cuenta, con grandes gastos financieros por mi parte, porque, primero, sabía que ellos (la compañía) no lo entendería. Y segundo, no quería que viniese de un sitio de marketing, quería que viniese de un sitio que fuese puro. Es una forma de presentar la historia y sirve de telón de fondo, algo que me emocionaría encontrar siendo un fan. Sé que desde el primer momento en que se lo contara a alguien del sello, estarían viéndolo en términos de ‘¿Como conseguiremos meter esto a una compañía de telefonía móvil?’ Eso es lo que hacen. Si algo se presta a eso, vale, no soy contrario a no perder un montón de dinero (risas) Pero solo se hará si tiene sentido. He tenido que posicionarme como el artista loco, irracional y testarudo. Al final, no estoy ahí para sabotear mi carrera pero la calidad importa y la integridad también. Pasar por cualquier aro o aprovecharme de cualquier situación desesperada que aparezca solo para vender un producto es dañino. Lo es.”

¿Y cree que las compañías le copiarán la idea? “Bueno, su respuesta cuando vieron que la cosa iba propagándose rápidamente fue, ‘Mira lo listos que hemos sido vendiendo este disco’. Esa es la reacción que he recibido. Otros artistas que se reunieron con el sello les preguntaron por ello: ‘¿Os gusta lo que hicimos para Trent? Mirad lo que hicimos para Trent’. Han tratado de comprar la compañía que lo hizo para aplicarlo a todos sus grupos. Así que estoy contento por haberles podido ayudar. Estoy seguro de que aún no entiende qué hicimos o porqué funcionó. Pero estad atentos al ARG de Black Eyed Peas, eso será maravilloso.”

Separados pero iguales

El día después de la muerte de Rosa Parks, en estas páginas le rendimos un modesto homenaje a ella como símbolo de como una simple costurera de Alabama dio inicio al movimiento moderno por los derechos civiles.

Un poco más de un año antes del comienzo de la historia de Rosa Parks, la Corte Suprema norteamericana falló el caso Brown vs. Board of Education el que debe ser una de las sentencias más importantes de la historia de los derechos fundamentales.

En el fallo Brown, la Corte Suprema de Estados Unidos declaró explícitamente como ilegal la segregación racial en los establecimientos educacionales públicos, echando por tierra en dichos establecimientos la aberrante doctrina del “separados pero iguales” establecida años antes en el lamentable caso Plessy vs. Ferguson.

Como bien explica Ramiro, en el caso Brown

los jueces recurrieron a un estudio científico presentado por la parte demandante que demostraba que la educación segregada producía profundos daños emocionales a los niños negros y una sensación general de baja autoestima.

Ello quedaba demostrado a través de un simple estudio de campo en el que se les daba a los chicos la posibilidad de elegir entre dos muñecas para jugar: una negra y una blanca. Los negros elegían normalmente a la blanca, ya que la consideraban la “buena” o la “más bonita”

Hoy, como se ve en el video, habiendo pasado más de 50 años de esta importante decisión, Kiri Davis, una niña de sólo 17 años, intentó el mismo experimento presentado en Brown. Grabó un cortometraje llamado A Girl Like Me (ver el cortometraje completo).

Y, a pesar que todo esto a veces nos parece tan lejano, el resultado fue el mismo.

Jeff Tweedy: otro amigo

Fotografía por Damon Green CC By-Nc

En nuestra categoría Salón de la Fama hemos agrupado a los músicos que este blog recomienda por su postura alejada del discurso común de la industria musical y por pensar un poco más allá respecto de los derechos de autor en Internet.

Gracias a un comentario en Super45, donde participo activamente y recomiendo leer con ganas, llegué a la entrevista que el suplemento cultural de El Mundo de España le dedica a Jeff Tweedy, vocalista de una de mis bandas predilectas, Wilco.

Su último disco, A Ghost Is Born (Nonesuch, 2004), fue colgado en Internet meses antes de salir a la venta. ¿Le preocupa que la gente disponga de sus canciones sin pagar por ellas?
– Durante toda mi vida, lo más importante para mí ha sido que la gente escuche mi música. Quiero compartir esa música con la gente. Y cuando digo compartir me refiero a eso: compartir. Y si la gente quiere escuchar a Wilco sin pagar ni apoyarnos financieramente, yo seguiría estando contento. Para mí, lo más importante es ser escuchado.

Respecto de la industria musical:

¿Cómo ve el futuro de la industria musical?
–Realmente, no lo sé. Pero el futuro de la música no tiene nada que ver con el futuro de la industria musical. No creo que la música corra ningún tipo de peligro si es real, vibrante y parte de la vida de la gente, como siempre ha sido. Sobre el negocio musical me preocupo menos. Estoy contento de ganarme la vida con lo que hago y te aseguro que no doy por sentado que siempre vaya a ser así.

Nadie puede decir que lo está diciendo un outsider de la industria. Lo está diciendo un tipo que es el frontman de una banda que muchos críticos consideran la mejor banda del mundo. Yo creo que anda por ahí. Si no conoce a Wilco, escúchelos ahora mismo. Se los recomiendo, y además son ya parte del salón de la fama de QLN.net 😉

Otro amigo: Joaquín Sabina

En lo que ya es una institución en este blog, les presento a otro músico que merece el mayor de nuestros aprecios. No soy un especial fan de Sabina, pero sé de alguna gente muy cercana que sí lo es.

Puede que nunca termine siendo un fan, pero sus últimas declaraciones a lo menos me acercan a ello y a tenerle a lo menos como un amigo. Sabina

Pregunta: Estos días afirmaba que los verdaderos tiburones de la industria discográfica no están en el ‘top manta’ sino en las grandes compañías. ¿Lo comparte?

-En primer lugar, la gira que ahora comienzo se llama ‘Carretera y top manta’, lo que ya puede ser indicativo. En segundo lugar, jamás me he prestado a suscribir con mi firma ningún manifiesto contra el ‘top manta’. Y, desde luego, creo que los grandes piratas de la industria discográfica están en las multinacionales. Sé que perdemos dinero con el ‘top-manta’, pero quienes más pierden son los que más ganan. Así que vaya lo uno por lo otro.

Directo al salón de la fama.
Vía

Otro amigo: Daniel Melero

Daniel Melero debe ser uno de los músicos argentinos más respetados, comparado incluso con Brian Eno. El Brian Eno argentino.
Hace rato que tiene una posición más bien crítica a la industria musical, tanto así que sus discos son posibles de descargar gratuitamente desde Internet. Hace unos días en una entrevista al diario Clarín dijo varias cosas respecto de esta misma industria, cosas que lo hacen ser parte de nuestro grupo de músicos amigos.

La piratería es imparable. El pensamiento tendría que ser cómo sumarse comercialmente a esa corriente, en vez de tratar de penarla o restringirla. Vivimos en un mundo donde ni siquiera los gobiernos son políticos, los que gobiernan son corporaciones y marcas, y eso es mucho más grave que el hecho de que los chicos bajen música gratis. Las compañías pagan demasiado caros los contratos de artistas que democratizados no valdrían tanto, porque son productos de movimientos de control de mercado. Hay toda un política moral que es corrupta: hay artistas a los que la única manera de imponerlos es no democratizando el mercado. Si hubiera libre acceso a la información, no habría manera de justificar contratos como los de Metallica, Shakira, Madonna y los demás lacayos del sistema que insisten en llamar artistas.

Ups, golpe directo.

Mariano de DU se refiere en particular a la forma de entender el negocio musical y la necesidad de cambio que se huele en el ambiente desde hace un tiempo.

No nos podemos imaginar un argumento más contundente viniendo desde un artista como Melero. En fin, tenemos otro amigo.

Vía

Otro amigo: Robbie Williams

Periódicamente destacamos músicos que tienen una posición clara respecto de los cambios que se están produciendo en la industria musical debido a la aparición de nuevas tecnologías.

Hoy es el turno de… Robbie Williams (?).

El tema lo han publicado tanto en Terra España como en El Mercurio Internet y dice relación en particular con la venta de un nuevo modelo de teléfono celular que tiene un enlace a la página del cantante y que permite reproducir sus canciones.

Pero evidentemente que eso no es lo que nos interesa.

El representante de Williams, Tim Clark, tuvo que hacerse cargo de los dichos de Robbie Williams respecto de la piratería, la que consideró “una gran idea”.

Defendiendo estos comentarios Clark sostuvo que

Las compañías discográficas están yendo a por gente que no son criminales en absoluto.

(…)

Lo que Williams quiere decir es que si no podemos dar a los aficionados los recursos para hacerlo (descargar) legalmente, francamente es nuestra culpa no la de ellos.

Y ojo que no lo está diciendo un cantante de micros. Lo dice un tipo que ha vendido 5 millones de copias de su último disco en 5 meses. De esto algo entiende.

Desde acá no apoyamos la piratería, está claro. Derechamente el mafioso que tiene a un montón de sujetos vendiendo en mantas en el paseo Ahumada debe ser apresado, sin duda. El tema es si eso es equivalente a quien descarga música por Internet. ¿Es eso dañino para la industria musical? ¿Son realmente situaciones equivalentes?

Si siguen considerando delincuentes a los clientes, mucho futuro no les veo. Sin duda.

Calamaro, otro amigo

Ya nos hemos acostumbrado a destacar cuando músicos del mainstream se atreven a decir lo que piensan sobre la aparición de nuevas tecnologías y las prácticas de distribución que llevan consigo. En ese sentido hemos destacado a Belle & Sebastian, por ejemplo.

Ahora es el turno de Andrés Calamaro. Alguna vez escribiendo sobre música en NewDisco comentaba que Calamaro es uno de mis placeres culpables. De esos que los ves en la tele y dices bah qué tipo más desagradable después de haberle escuchado decir que él era el poeta del rock. Pero, extraña cosa, escuchas sus canciones y te gustan. Escuchas sus canciones y algunas te identifican de algún modo y dicen las cosas que tanto te cuesta decir. Aunque lo odies de algún modo. Eso me pasa con él.

Calamaro ha dado una entrevista a Reuters, comentando su regreso a los escenarios con nuevo disco en vivo titulado creativamente “El regreso”. Entre otras cosas, le comenta a Reuters:

“Pero la tecnología superó la teoría de la mortadela y ahora el formato de la música no ocupa ningún espacio. Yo no sé en qué se van a transformar los discos. De momento se están transformando en MP3, pero si los conciertos están llenos, la piratería no me molesta”

“Yo soy de la época en la que un disco pirata era un disco no oficial de Led Zeppelin, o de los Rolling Stones, eran estos vinilos blancos, con una fotocopia… Para mí el disco pirata fue siempre algo difícil de conseguir, un artículo de colección, una especia de joya única”.

“Ahora es todo lo contrario, es como si fuera un disco bastardo que, en cualquier caso, le da más valor a este premio tan grande y tan pesado, que no sé como voy a llevar de vuelta a Buenos Aires”

Refiriéndose al disco de platino que ha recibido por haber vendido más de un millón de discos en toda su trayectoria.

O lo amas, o lo odias. Pero gana puntos para amarlo.

Otro grupo al que amar: Belle & Sebastian

b&s

Si bien ya explicábamos por qué amar a Wilco, me parece que esta tarde sabatina es ideal para hablar de mi grupo favorito de la semana, Belle & Sebastian.
De partida, no es un dúo. Tampoco tienen algún integrante llamado Belle ni menos otro Sebastian.
Son escoceses y hacen de las melodías más preciosas que he escuchado a un grupo noventero.

Y también tienen algo que decir -de ahí su inclusión acá- acerca de la música y las nuevas tecnologías. Y fíjense lo que dice Stevie Jackson, guitarrista y uno de los vocalistas del grupo, acerca de la pregunta “What do you think of Internet Piracy?” (¿Qué piensas de la piratería en internet?):

La piratería por internet no nos podría interesar menos toda vez que no estoy en una compañía disquera como quien tiene una inversión en algunas compañías. Yo la verdad no tengo la impresión que estemos siendo estafados, bueno, nada más que lo normal. Estoy de acuerdo con las copias de conciertos y ese estilo de cosas, tambien con bajar discos comletos, supongo ke es un signo de los tiempos….. Es un poco como el tema de las grabaciones caseras en los ochenta. No me interesa que la gente escuche nuestros temas de otras fuentes distintas a la compra de discos siempre y cuando alguien más no se esté haciendo rico con eso

(traducción libre)

Una razón adicional para amar a este tremendo grupo.

¿Por qué amar a Wilco?

El título de la entrada es una referencia (patuda, lo sé) a un artículo de Lessig para Wired que se llama “Why Wilco Is the Future of Music”. En él, Lessig explica cómo Wilco ha utilizado internet para promocionar su música y explica la posición de los músicos respecto a las nuevas tecnologías. Interesante.

Ese es Jeff Tweedy. Él es vocalista y compositor de Wilco, una de las bandas de rock independiente más importantes de Estados Unidos.
Tweedy está de gira con la banda por Europa y dio una entrevista a El Correo Digital de España donde dice un par de imperdibles.

¿De quién fue la idea de poner vuestro anterior álbum en Internet después de que Warner lo rechazara? Se interpretó como un suicidio comercial, pero la consecuencia fue la opuesta.

-A partir de que Reprise (Warner) decidiera prescindir de nosotros en 2001 porque no queríamos introducir cambios musicales en ‘Yankee…’, podíamos hacer con el disco lo que quisiéramos. Éramos conscientes de la importancia de Internet en el mundo musical y decidimos ir en contra de la sabiduría convencional de la industria. De acuerdo con ella, un disco no se vendería si antes la gente lo había podido conseguir gratis. Pero es un error; a mucha gente que se ‘baja’ algo que le ha gustado de verdad quiere tener algo más sólido o permanente que un MP3 o un disco copiado. Nosotros no sonamos en emisoras, así que Internet se ha convertido en nuestra radio.

(…)

-¿Cómo reaccionasteis al ver que también ‘A ghost is born’ estaba ya en la Red antes de editarse?

-En realidad, lo esperábamos. Lo miramos como nuestra versión para la radio. Hay músicos que consideran que ‘bajar’ música es robar, pero yo prefiero que nos escuchen gratis a que no nos escuchen. Que lo oigan y luego decidan que no les gusta o que no lo van a comprar porque no pueden permitírselo. Lo mejor es que la gente quiso compensarnos por permitir los ‘downloads’. Como no podíamos ingresar dinero, pedimos que hicieran donaciones a Médicos Sin Fronteras y acabaron ingresando más de 15.000 dólares en poco tiempo. Cuando haces música que te escucha todo el mundo, es más importante que el dinero. No soy una gran estrella, pero me siento muy afortunado por poder vivir de la música holgadamente. Creo que mi triunfo personal es poder hacer la música que quiero.

Además de eso, vía LawGeek nos informamos que el mismo Tweedy se ha referido al notable proyecto Creative Commons, al que nos hemos referido varias veces y lo respalda ampliamente.

Lo que se llama un grande.