in Derecho

Enviar a un hombre al espacio es más fácil que conseguir los derechos de una canción

Chris Hadfield es canadiense. Estaba en el espacio, a unos 400 kilómetros de la tierra. Se le ocurrió hacer una preciosa versión de Space Oddity de David Bowie.

Desde el punto de vista del derecho de autor Hadfield hizo una ejecución de una obra protegida. No contento con eso, la adaptó, fijó la interpretación en video y, por cierto, hizo copias digitales y la distribuyó y comunicó al público a través de Youtube. 

Si no aplica un esquema de licencias obligatorias, cada uno de estos actos requiere permiso de los titulares respectivos a cada uno de esos derechos. A Hadfield le tomó varios meses. 

Vivimos en una sociedad donde es más fácil enviar a un hombre al espacio que conseguir los derechos para cantar una canción. Kottke lo dijo perfecto

Write a Comment

Comment