in General

Carrie & Lowell es mi disco favorito del 2015

carrie&lowell

Do I care if I survive this?

Bury the dead where they’re found

In a veil of great surprises; 

I wonder did you love me at all?

Alrededor de 2003, y luego de lanzar su disco Michigan, Sufjan Stevens anunció una tarea a todas luces desmedida: concentrar esfuerzos en escribir un disco por cada uno de los estados que componen los Estados Unidos. Illinois fue la segunda parada en esta aventura y uno de los mejores discos que se hicieron en el 2005. Si hacer un disco conceptual ya era una dificultad importante que sortear, la pregunta del qué hacer luego era una aún mayor. 

Seven Swans fue una extraña aventura de baja fidelidad donde Sufjan dejaba entrever inquietudes existenciales y cierta intimidad, todo mientras construía estas catedrales conceptuales. Tuvieron que pasar cinco años para que en The Age of Adz (2010) profundizara sobre espiritualidad, amor, relaciones y mortalidad. Cinco más, para que despachara un disco perfecto. 

Buena parte de Carrie & Lowell (2015) fue grabado con un teléfono en una pieza de hotel. No hay orquestación, no hay el preciosismo de discos anteriores, no hay casi arreglos. Es un disco construido con los retazos de recuerdos de Carrie, la madre de Sufjan, quien sufría de depresión, alcoholismo y esquizofrenia y que abandonó a sus hijos cuando Stevens tenía sólo un año. Lo que podría construirse desde al abandono, el disco lo construye desde la evocación, desde un pacífico ajuste de cuentas con el pasado y, fundamentalmente, desde el cariño.

Hay muy pocos discos que me hayan pensar más en los últimos años que este. En nuestra conexión con el pasado, con nuestros recuerdos y con aquellas cosas que a veces nos cuesta aceptar, pero que nos constituyen. Que nos hacen adultos, al final. Ser adulto también es reconciliarse con ese pasado. Este disco se reconcilia con canciones perfectas.

Write a Comment

Comment