HBO Chile, Cuevana y enlazar

cuevana-alvarez

A propósito de la salida alternativa de Christian Álvarez, sindicado como el administrador chileno de Cuevana, dos comentarios.

1

Entre las condiciones que se habría acordado se incluye que Álvarez deje de utilizar Cuevana, la destrucción de material físico de su propiedad y, acá lo interesante, que debe efectuar clases en una escuela de escasos recursos de Santiago, “con temáticas sobre propiedad intelectual y cine“.

Pago por ver esas clases.

2

Pero habló también el abogado Rodrigo León, esta vez representando a HBO en la querella. León indicó:

“La piratería es todo acto de reproducción y comunicación pública no autorizada por la ley, todo lo que sea cooperar para la comunicación pública no autorizada en nuestro país. Indexar, linkear, o enlazar a material pirata es una cooperación al acto de comunicación pública y está amparado por los derechos de propiedad intelectual

La primera frase también es confusa y es fácilmente rebatible, pero prefiero detenerme en la segunda. Pareciera ser que para León cualquier forma de interacción con una obra intelectual en internet sería algo protegido por el derecho de autor. Indexar (lo que hace Google, sin ir más lejos), linkear o enlazar (lo que hace usted y yo cuando escribimos en un blog como este o cuando publicamos en Twitter) serían entonces actos que requerirían la autorización expresa del titular de los derechos de autor para ser realizadas legalmente. Y eso es falso.

Es falso, básicamente, porque los derechos de autor no protegen cualquier cosa que se haga con una obra o un soporte de una obra intelectual. El derecho de autor no protege cualquier cosa. Le entrega ciertos específicos derechos al titular de los derechos de autor para controlar determinados usos de su obra. Por ejemplo, le entrega el derecho exclusivo de reproducción, de autorizar o no la realización de copias de una obra y el derecho de adaptación, de autorizar o no que otros hagan obras derivadas de una originaria, como por ejemplo una traducción. En esos casos específicos establecidos en la ley, se requiere permiso.

Pero al ser casos específicos y determinados, la gran mayoría de las usos de obra intelectual son irrelevantes para el derecho de autor. Romper el ejemplar del libro de Pilar Sordo que le acaban de regalar, dormir arriba de un cerro de DVDs o poner un CD en el parabrisas de su auto (?) son actos absolutamente irrelevantes para el derecho de autor. E igual de irrelevante para la ley es enlazar. Porque la ley no le entrega derecho alguno al titular de derechos de autor para controlar ni el romper un ejemplar, dormir sobre él o usarlo para, supuestamente, eludir controles policiales con radar. Tampoco existe derecho alguno de controlar el enlace de una obra en un sitio web.

Sostener aquello no solamente significaría argumentar que internet es un sistema completamente basado en la ilicitud (¿Cómo queda Facebook si lo que dice León fuera cierto?) sino además significa obviar lo que la misma ley indica. El respeto a internet como un ecosistema importante para la libertad de expresión y el respeto a la misma ley de propiedad intelectual debiera concluir claramente que enlazar no solo no es delito sino que además es bueno.

*La fotografía es de Fayerwayer (CC BY-NC-SA).

Join the Conversation

1 Comment

  1. Enlazar es bueno, pero me sorprende que muchas personas quieran hacerlo algo malo. La posición del abogado León fuera algo común entre muchos. La primera Ley Lleras, la no aprobada aquí en Colombia, hacía referencia a que enlazar empezaba a ser una infracción. Mala cosa.

    Me alegra que No haya pasado aquí, ni en otroas latitudes suceda.

    Saludos, Claudio!

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *