in General

Wikileaks y las lecciones para la democracia

wikileaks.jpg

A pesar de las sospechas de muchos, a estas alturas nadie parece cuestionar la carencia de justificación para la guerra de Irak. Por otro lado, muchos intuían que la guerra era bastante más cruenta de lo que contaban los cables de prensa y los fríos comunicados del gobierno norteamericano, pero hoy muchos tenemos claridad respecto de muchos de los abusos que se produjeron.

La diferencia entre uno y otro caso es la forma en que llegamos a esas conclusiones. En el primero, fue a través de la falta de evidencia de armas de destrucción masiva pese a la larga ocupación militar. En el segundo, sin embargo, tuvimos certeza de la muerte de inocentes a través del filtrado de un video que mostraba un helicóptero Apache piloteado por oficiales norteamericanos masacrando civiles desarmados en Bagdad. Ese video fue filtrado, a través de fuentes secretas, por Wikileaks.

Algunos han argumentado que se trata de documentación confidencial y que los Estados tienen derecho a declarar cierta documentación secreta, pero la verdad es en principio no puede existir secretismo en los actos del Estado. Es perfectamente legítimo que el Estado declare ciertos documentos como reservados, pero la filtración de los últimos días nos ha enseñado que los criterios para tomar la decisión de ocultar información son bastante más confusos de lo que uno pudiera pensar en principio y no han tenido por objeto la seguridad del país sino ocultar serias evidencias de manipulación de la opinión pública o derechamente ocultar actividades delictivas. Actividades diplomáticas más cercanas al espionaje que a mejorar la convivencia internacional y presiones oficiales al gobierno español para cerrar investigaciones sobre torturas de Guantánamo no parecen ser razones suficientes para que dicha información no sea revelada. Como debiera ser una lección aprendida en Chile el secreto, la confidencialidad de cierta documentación, no puede jamás en una democracia ser una excusa para ocultar abusos de privilegiados agentes del Estado. En una democracia no existe la “vida privada” de los estados.

Por otro lado, existe una relación directa entre calidad de la democracia y la transparencia del actuar de los funcionarios públicos. Por cierto mucha de la documentación filtrada es información que no reviste más interés que develar ciertos fisgoneos innecesarios y la arrogancia de algunos funcionarios diplomáticos norteamericanos. Pero muchos de esos documentos también nos dan cuenta de prácticas que creíamos olvidadas, de presiones políticas a gobiernos y de abusos inaceptables. Una de las enseñanzas fundamentales es que tanto la prensa como los ciudadanos tenemos derecho a saber lo que el gobierno y los organismos del Estado hacen a nombre de todos y a costa del erario público. Particularmente tenemos derecho a saber cuando los funcionarios del estado, además, han utilizado dichos recursos para mentirle a la población.

Por último, la repentina decisión de Amazon de dejar de prestar el servicio de hosting a Wikileaks debido a presiones del gobierno norteamericano devela además la fragilidad de la defensa de los derechos fundamentales en internet y demuestra el poder actual de los gobiernos por sobre el estado de derecho. Esto último, curiosamente, lo que Wikileaks parece informarle a gritos al mundo con su filtración. Wikileaks nos enseña el valor del escrutinio de los actos públicos y la importancia del control del poder. En una democracia robusta, la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información pública son herramientas fundamentales para el control del poder. El que hoy ambos conceptos sean puestos por algunos en tela de juicio para proteger ambiguos conceptos como seguridad nacional o la estabilidad internacional es el gran triunfo, y la gran enseñanza, de Wikileaks.

Write a Comment

Comment

  1. Buen artículo Claudio, una lástima lo de “quitarle el piso” por parte de Amazon a WikiLeaks, francamente no tenía idea.

    Me gustaría poder complementar con algo tu análisis, pero ya “está todo dicho”, sin embargo, me gustaría recalcar lo que mencionas al final sobre lo “débil” de lo que es la defensa de los derechos fundamentales.

    Espero que con todos eventos, más todo lo que ha estado aconteciendo en el país, logre por fin despertar a esta sociedad hundida en la apatía, producto del mismo sistema.

  2. Amazon no es el único que le ha negado servicios a Wikileaks, también se lo han quitado PayPal, EveryDNS y otras varias compañías susceptibles de las presiones de Estados Unidos. El problema es que las presiones de Estados Unidos se hacen cada vez más extendidas y quienes no las aceptan caen en la lista negra. Esto es algo que nos vuelve a la pregunta de que tan buena idea es poner las cosas en la Nube, cuando hoy gran parte de la nube se encuentra localizada geográficamente en Estados Unidos y se concentra cada vez en menos manos. Es decir, justamente uno de los estados que más delitos comete es quien tiene la posibilidad de sancionar a quienes los acusen de ello.

    Los abusos de Estados Unidos en cuanto a restringir las libertades de los ciudadanos del Mundo han quedado también a la vista con las últimas confiscaciones de una decena de dominios en Internet. No olvidemos que la ICANN también depende en gran medida de ellos.

    Las injusticias son cada vez más evidentes, quienes esgrimen que copiar información bajo derechos de autor es más grave que los asesinatos cometidos por países delincuentes no encuentran como justificar lo injustificable. Sin embargo, el poder es tal que hoy justo nos encontramos ante las fuertes presiones que hay sobre países como Chile, con respecto a los derechos sobre genes de vegetales, y España, con respecto a la ley anti descargas (donde las presiones de EEUU quedaron también en evidencia luego de las publicaciones de Wikileaks).

    Por cierto, afortunadamente nos mantenemos en la sensatez de ser listados en la la lista negra de los 301, que elabora la Oficina de Comercio de Estados Unidos. Otros países que nos acompañan son Canadá, Noruega, Finlandia, España, Argentina, Venezuela, Argelia, China, India, Indonesia, Pakistán, Rusia y Tailandia. Ojalá nos mantengamos allí, por el bien de Chile, el Mundo y la Democracia.