in General

Diputados chilenos acuerdan apoyar ONG pro-vida

Los «Proyectos de Acuerdo» que usualmente firman nuestros diputados tienen cero validez jurídica. Consisten en propuestas hechas por algunos de ellos con el objeto de adoptar acuerdos o sugerir observaciones sobre los actos del Gobierno, o bien, obtener un pronunciamiento sobre temas de interés general. Si usted tiene buena memoria recordará que ese mismo efecto normativo -es decir, cero- tuvo el famoso proyecto de acuerdo sobre software libre en el Estado de 2008. En honor a la verdad, estos «acuerdos» son también maniobras de presión política, como aquel que se pronuncia sobre la postulación de Isabel Allende al Premio Nacional de Literatura. Pero en fin, no me desvío más del tema.

screenshot_02.jpg

El punto es que mi obsesión por las Cartas al Director de El Mercurio por fin me trae algo más que malos ratos. Mediante carta enviada por el señor Francisco Astaburuaga, me entero del proyecto de acuerdo Nº100 del 7 de Julio de 2010, en el que nuestra Cámara de Diputados aprueba expresar su solidaridad con “organizaciones mundiales que luchan contra el aborto”.

Expresar su solidaridad a todas las organizaciones mundiales que luchan contra el aborto y en particular a la O.N.G. Española Derecho a Vivir, que ven con horror como en España se ha perfeccionado el asesinato más deleznable en contra de un ser indefenso, como es el que se comete en el aborto.

(el subrayado es del original)

Sólo una idea. Además de lo que ya he comentado alguna vez respecto de los falaces argumentos constitucionales en contra de legislar sobre el aborto en Chile, este tipo de declaraciones no se hacen cargo de los dilemas y las complejas decisiones políticas que hay tras las decisiones que los países adoptan respecto de este tema. Pareciera ser siempre más fácil clausurar el debate hablando del asesinato de un inocente. Insólito, además, hablar de víctimas cuando en Chile los médicos de hospitales públicos denuncian a la policía a menores de edad pobres que se practican abortos irregulares y que como último recurso llegan a los recintos asistenciales. En el caso del aborto, las víctimas son siempre mujeres pobres. Y esas palabras no aparecen en ningún proyecto de acuerdo respecto de este tema.

Write a Comment

Comment

  1. La verdad es que no sé que intención tenías con decir que:

    […] los médicos de hospitales públicos denuncian a la policía a menores de edad pobres.

    Honestamente me parece un comentario más bien tendencioso. Claro que las denuncian, es lo que hay que hacer. Tanto por una obligación ética como legal (al margen de la discusión si estamos o no de acuerdo con que si debiese permitirse). Creo que estamos de acuerdo que la solución para enfrentar los problemas es dentro del sistema y no creyéndose un outlaw.

    Ahora, si ibas al punto de que sólo denuncian a las “pobres” y no a las “ricas”, bueno, pues claro que me parecía mal pues la justicia es “ciega”.

    ¿Para dónde iba el punto?

  2. El punto es que si hay alguna víctima en el tema del aborto, no es sólo aquello que está por nacer, es aquella mujer que termina siendo derivada a un hospital público luego de intentar abortar. Y que luego es denunciada por los médicos de turno.
    Esas mujeres no son mujeres ricas. Son mujeres sin recursos para pagar un aborto ilegal en clínicas clandestinas.
    Tenemos un elefante en el living y le estamos echando la culpa a una planta por no tener lugar donde poner más libros.

  3. Parece que no nos estamos entendiendo porque no fue “derivada” al hospital público… ella fue voluntariamente porque seguramente estaba con una hemorragia más o menos (típico en esos caso btw). Si pasa eso, ¿qué esperas? ¿que no se denuncie?. Eso es lo que hay que hacer ahora. Me molesta de sobremanera cuando se satanizan las profesiones. Casi diciendo que los “médicos de turno” son malos, crueles y gozan del sufrimiento ajeno.

    Lo segundo es que eso no es un “aborto”, eso es un feticidio porque ya tiene más de 22 semanas (y lo más seguro es que también más de 500 grs). Si ese “feto” hubiese nacido en un centro avanzado quizá estaría vivo. Incluso en los países (o estados) donde se permite, la mayoría es antes de las 20-22 semanas (mientras es embrión y no feto), así que tampoco entiendo bien lo que defiendes.

    Los periodistas no se informan (bueno, algunos sí, pero no es lo habitual) y qué decir de los políticos, hablan de aborto, aborto terapéutico, eutanasia, estatuto moral del embrión, etc, sin tener idea de lo que realmente significa.

    Por último, sobre la diferencia de los accesos es una estupidez y un cinismo asqueroso. Los con más recursos (en este país generalmente la derecha conservadora) o viajan fuera del país o lo hacen en clínicas clandestinas (como bien indicas), pero a la vez rasgan vestiduras e impiden (porque tienen peso político -más ahora- y económico) que gente de menores recursos acceda. Aquí sí que estamos de acuerdo.

  4. Sólo un aporte pensando en el futuro (y sin dejar de estar de acuerdo con lo planteado por Claudio): hay que tener cuidado con el argumento de mujer = víctima del aborto, ya que en otros países en que la defensa del que está por nacer a cedido ante el derecho al aborto (por ej: EE.UU.), el paso siguiente ha sido decir que éste es malo y hay que prohibirlo por los daños que genera en la mujer, la verdadera víctima de todo esto.

  5. Tengo la impresión que se desvió un poco el tema central que es, a mi juicio, lo ilegítimo del hecho que el Congreso apoye una postura en desmedro de otro sin ahondar en los matices del problema y en las discusiones de fondo.

    El Parlamento nos representa a todos y, en ese sentido, debe ser una muestra de diversidad. Lamentablemente en este paìs las decisiones las toman unos tipos desconectados de la realidad y fuertemente influidos por entes que creen que tienen “la verdad” (aka: Iglesia Católica, sólo por nombrar a la que tiene màs poder).

    Mientras eso siga pasando, se seguirá bajando el nivel de la discusión en temas trascendentales como el aborto (u otros como el matrimonio homosexual y la adopción, tal como en su momento lo fue el divorcio).

    Al final lo que da rabia es que prime una visión de mundo basada en creencias que no todos compartimos (y con las que muchas veces estamos en total desacuerdo).

    Saludos, me encantó esta página y ya está agregadísima a mi reader 😉

  6. @PabloX,
    Yo sé lo que dice la ley, el punto del final de mi post es simplemente que es fácil clausurar el debate naturalizando el debate sin tomar en cuenta aspectos socioculturales que indudablemente existen. De ahí el ejemplo. Si en el caso concreto fue o no un aborto, es otra historia. Tampoco he satanizado profesiones, creo. Te concedo el punto, pero concédeme el mio 🙂

    @Marcela,
    Es cierto. De hecho el caso norteamericano es súper interesante desde esa perspectiva. Pero ¿sabes qué? Creo que es muchísimo más sano tener una discusión desde allí a tenerla desde naturalizaciones e intuiciones que no sólo simbólicamente, sino que también en la práctica, son infinitamente más dañinas.

    @Myriam,
    Gracias por tu comentario 😉

  7. @Claudio

    Concedido :P.

    Haha, sí, estoy de acuerdo contigo en que es más fácil clausurar el debate que llevarlo a cabo.

    En todo caso, estuve investigando, y si fue “aborto” desde el punto de vista legal, pero no desde el punto de vista médico (o clínico). Una vez más, existen grandes divergencias entre lo legal y clínico (otro ej: muerte)