in General

¿A qué venía Robin Gibb a Chile?

screenshot_01.jpg

Esta semana se anunció con bombos y platillos la visita a Chile del cantante Robin Gibb, integrante de la banda británica Bee Gees, quien hoy se desempeña como presidente de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (Cisac), la multinacional que agrupa a las entidades de gestión colectiva alrededor del mundo.

Según la nota de prensa publicada, Gibb vendría a Chile a ser homenajeado (?) por la USACH, la que le daría un doctorado honoris causa (?), además de -en palabras de doña Tatiana Urrutia directiva de la SCD- “reposicionar a la Unión Nacional de Artistas (UNA) como la organización que representa a todos los creadores en Chile, reunidos en diversas organizaciones“.

Ya. Interesante que tengan que traer a un artista de extraños y dudosos éxitos a explicar lo que los líderes de la autodenominada “UNA” intentaron hacer hace un tiempo con tristes resultados. Me llama la atención cómo algunos necesitan tener verdades reveladas por un artista que, por lo demás, está lejos de la realidad de la gran mayoría de los creadores culturales de nuestros países.

Es que a menos que el señor Gibb comparta el secreto de su éxito -digámoslo, más vinculado a la tantas veces esquiva suerte y al decidido apoyo de la industria discográfica de los setenta que a otra cosa- resulta a lo menos paradójico que comparta el valor de la asociatividad de un sistema de distribución de regalías por derecho de autor que dista de ser equitativo y que beneficia fundamentalmente a los Gibbs de este mundo y no a la gran mayoría de artistas y creadores de ignotos y lejanos lugares como Chile.

Bueno, la noticia -si es que lo fue en algún momento- es que el señor Gibb canceló finalmente su visita, dejándonos sin la oportunidad de compartir su sabiduría y, de pasada, construyendo una noticia desde el humo. De la intención de venir. Si es que, en realidad, alguna vez la tuvo, claro.

Fotografía de Paul Easton CC:BY-NC-ND

Write a Comment

Comment

16 Comments

  1. Bueno está claro que el mundo está lleno de ignorantes, qué lástima !!, a parte de que el señor Gibb haya cancelado la visita ( la cual va a ser reprogramada seguramente ), leer ciertos comentarios por la red como éste son como para vomitar , a parte de los éxitos del señor Gibb fuera de toda duda, cuyas canciones han copado el número 1 de las listas británicas en cinco decadas consecutivas de los 60s-00s, de momento esto no lo ha conseguido ningún otro artista británico ( vaya casualidad que esto sólo lo consigan los Gibb), no estaría de más en el artículo que se incluyese el hecho de que LOS DERECHOS DE AUTOR del tema “Too much heaven” compuesto por este señor y sus hermanos, están cedidos a UNICEF desde el año 1979, estimándose lo recaudado por la organización humanitaria en unos 6 ó 7 millones de dólares hasta la fecha de hoy.

  2. “Interesante que tengan que traer a un artista de extraños y dudosos éxitos “ (C. Ruiz)

    Yo creo que es más interesante la misma frase que te mandaste.

    Creo, además, que por cerrarte a una postura equivocas el camino ya que con esos tipos de descalificaciones sólo provocas dos reacciones:

    1.- Perder credibilidad
    2.- Desviar el tema.

    Puede ser que los actuales artistas que regalan su música por Internet sean ‘más artistas’ que Gibb. Pero ¿eso te da pie para descalificar y demostrar ignorancia con respecto a la historia de la música popular?

    Puede ser que un tal Paul McCartney tampoco te suene pero créeme que se vería feo, y hablaría mal de ti, si también ignoras cuál fue su gracia para el mundo de la música.

    Gibb puede no gustarme pero basta colocar su nombre en San Google para saber qué hizo para la música y dejar mi ignorancia en agua.

    Deberías entender que el cobrar por el trabajo es justo. No se hace ‘menos artista’ un compositor o autor si cobra por la reproducción de su creación. Son dos mundos paralelos que pueden tener su límite y es eso lo que se debería estar discutiendo. Se debería discutir ‘qué se cobra’ y no ‘el por qué’.

    Ya que eres abogado, te lo repetiré: No estoy de acuerdo con que se prohiba que un abogado no cobre siquiera las fotocopias si pierde el juicio. Tampoco estoy de acuerdo que una persona natural se pueda defender sin abogado aunque sepa leer y tenga más de 110 C.I.

    En fin, parece que ya tienes a toda tu familia convencida de tu postura ya que leí a tu hermano Carlos con el mismo discurso tuyo publicado hoy en el diario farandulero. (ja!)

  3. Que se puede decir del personaje que lanzó la brilante frase ¿A que venía Robin Gibb a Chile?. Se necesita ser bien “brevas” pàra desconocer la importancia de Robin Gibb, un excelente compositor, intérprete e integrante de uno de los grupos más importantes y premiados del mundo musical (Bee Gees), a la altura de The Beatles y otros de esa calidad. Cicuenta años componiendo música para decenas de grupos y cantantes consagrados y mantenerse en la cúspide de la fama, es una tarea de héroes y Robin Giobb lo es. Púlete compadre.

  4. El Punto es leer, informarte, investighar, y no ser tan brutanqueque. “No lo conozco, no existe”. No estás hablando de Arjona, Luis Miguel o Chayanne. Te reitero el verbo: Púlete. (de pulir)

  5. sorry, me perdí. en qué parte dije que no lo conocía o que no existiese?
    leíste el artículo, cierto? o te quedaste en el título?

    Saludos,
    Claudio

  6. Claudio. Te están tomando el pelo hace rato. Lo que coincido con Oscar es que el mellizo Robin Gibb tiene más pergaminos que Paul MacCartney y venía a Chile por algo más importante que cantar algunas canciones y después marcharse con el bolsilo lleno de lukas, sin interesarse siquiera quer cosa es “Chile” -ají para algunos- . En todo caso me parece que en Chile es casi un ilustre desconocido, es que aquí somos tan “Especiales”. Tuve la oportunidad en mi viaje de estudios a Singapur, de escucharlo cantar, creo dos o tres meses después de haber fallecido su hermano Maurice y de verdad su vibrato ultradramático me llenó der nostalgia y me hizo poner los pelos de punta. Siendo ya un hombrte bien mayor, su voz quebrada se mantenía casi intacta pese el paso del tiempo. Yo lo conoci como cantante, pues era el preferido de mi viejo allá por los años 60/70 y tengo el oído suficientemente fino como para distinguir a un iluminado y Robin Gibb, lo era y es. Reitero, es una lástima que un compositor/intérprete de la altura de Robin no haya posado nuestro suelo. La opinión de Claudio, una estupidez.

  7. Absolutamente de acuerdo con Raúl Castillo y Oscar Tapia.

    En la escuela de Periodismo enseñan que la objetividad es el elemento primario para descifrar un hecho. Pero bien, como este concepto es, muchas veces, volátil; los obreros de la noticia deben emitir información y opiniones mediante documentación (recurrir a fuentes, etc) La que puedes hallar mucho más allá de internet. Claro, siempre y cuando el auspiciador asegure el sueldo. Así que bájate de la nube que tus palabras valen menos que papel de diario.

    Encuentro bien desafortunado tu artículo, como así tus respuestas a quienes opinamos distinto a ti. No cumples bien tu rol. Veo a un chiquillo que subestima las creencias de quienes piensen distinto a él, con la gran opinión de las masas a su haber. Tu postura debería basarse en la entrega de datos interesantes y no en la de ensuciar a una artista de este tipo. EL EGO ME HUELE A POLÉMICA.

    Mi sugerencia es que estudies más acerca de lo comentas y abras paso al verdadero talento. No intentes hacer de tu visión, una verdad. Si bien antes las trasnacionales brindaban más apoyo, es porque hoy todos quieren ser artistas (descartando calidades) La pregunta es a qué iba a venir Robin Gibb a Chile, cuando ha recibido más premios que nadie y hasta un título noble.

    Si no sabes quien es Robin Gibb o Paul Mc Cartney, puedes dedicarte a hacer RRPP. Yo te apoyo.

  8. Aguante Claudio. Ciertamente la gente lee lo que quiere entender. Yo mismo ni leí el artículo sino sólo el título y caché que era lo que querías decir, que no era nada de lo que entendieron los fans de más arriba. Aguante no más.

  9. A ver,

    @ Raúl Castillo dice “En fin, parece que ya tienes a toda tu familia convencida de tu postura ya que leí a tu hermano Carlos con el mismo discurso tuyo publicado hoy en el diario farandulero”

    No conozco un hermano de Claudio que se llame Carlos, así que siguiendo tu mismo argumento, pierdes credibilidad y desvias baratamente el tema.

    En segundo lugar, me parece que estás muy mal informado para comparar a Gibbs con “un tal Paul McCartney”. Parece que te hace falta repasar un poco historia de la música, aunque no se si un CI de 110 pueda hacerlo.

    En varios de tus comentarios lo primero que haces es irte en la personal, lo que me parece burdo y descarado. Si tu fuente de información es San Google, me queda claro tu nivel intelectual, propio de la Universidad Paul Shaffer.

    También dices esta tamaña estupidez “Ya que eres abogado, te lo repetiré: No estoy de acuerdo con que se prohiba que un abogado no cobre siquiera las fotocopias si pierde el juicio. Tampoco estoy de acuerdo que una persona natural se pueda defender sin abogado aunque sepa leer y tenga más de 110 C.I.”

    ¿Se supone que tú tienes el C.I. 110? de ser así la media del mundo sería un C.I. de 1000

    Hay que ser bien ignorante para sostener que cualquier persona que sepa leer se puede defender en juicio, flaco faovr le harías a la sociedad con eso, pero me queda claro que el C.I. de 110 lleva a pensar de esa forma.

    @ Oscar Tapia. Si “pulirse” es comprender el “valor artístico” de Gibbs, y para ello es necesario leer…. entonces prefiero vivir en el mundo de los cavernícolas sin pulirse… por dios. Por otra parte la palabra “pulirse” no existe en el diccionario… también dices esta estupidez

    “Cicuenta años componiendo música para decenas de grupos y cantantes consagrados y mantenerse en la cúspide de la fama, es una tarea de héroes y Robin Giobb lo es. Púlete compadre.”

    El que necesita “pulirse” eres tú parece “compadre”, que mides el talento de acuerdo a los N° 1 en los ránkings manejados por los medios y las disqueras.

    finalmente

    @ marcela, solo alguien relacionado con los estudios de “periodismo” puede pensar que

    “los obreros de la noticia deben emitir información y opiniones mediante documentación (recurrir a fuentes, etc) La que puedes hallar mucho más allá de internet. Claro, siempre y cuando el auspiciador asegure el sueldo. Así que bájate de la nube que tus palabras valen menos que papel de diario.”

    Bien desafortunados los obreros de Chile si los comparas con los “periodistas”, hasta donde entiendo aquéllos trabajan, por ende no hay parámetro de comparación.

    Si alguna vez encuentras alguna obra de periodista que no tenga errores de referencia, pobreza en las fuentes te ruego la publiques, capaz que te den el nobel por eso.

  10. Un alcance para esos Jóvenes, opinólogos, más arriba descritos:

    William: en el caso tuyo, nada, ni siquiera un comentario deespectivo. Olvidable tu opinión.

    Patricio Espinoza : No se a quien salistes, tu mamá y yo no earmos así y tratamos de imclulcarte “conocimientos y causas”, pero veo que todo fue en vano. En todo caso, como dijo alguién más arriba, “pulete”, para que no vuelvas y en forma tan reiterada, a hacer el ridículo.

    C. Ruiz: Estoy en contra de todo lo que se ha hablado negativamente en contra de Ruiz. Tratándose de una persona de escasas neuronas lo declaro “Inimputable”. Desde pequeño fue muy personal y con el paso de los años, su cerebro se fue desquiciando, hsta derivar en lo que ahora es: Un minusválido mental.
    Saludos a todos los opinólogos de la página, obviamente menos a estos tres “bofes”.

  11. Que te falta mundo, antes de escribir hay que leer mucho.

    Efectivamente, como escribió Luis, los derechos de autor de “Too Much Heaven” fueron donados a la UNICEF, pero los hermanos Gibb no conformes con eso, organizaron un inolvidable concierto The Music for de UNICEF Concert donde diferentes artistas regalaron sus composiciones a la organización en beneficio de los niños del mundo, a saber y entre otros ABBA con “Chiquitita”, Rod Stewart con Do you think I’m sexy. Earth Wind & Fire September, Andy Gibb, Donna Summer, el Duo de Olivia Newton-John and Andy Gibb, John Denver, Kris Kristofferson & Rita Coolidge

    Debutaron en 1960 y ya son 50 años de música y vigencia, ¿algo significará no? Por lo demás, a los 17 años tener un N°1 con Massachusetts no es algo que logre cualquier artista.

    Supongo que la enfermedad actual de Robin Gibb podrá explicarte por qué no pudo venir y aunque nunca hacerlo, siempre será un grande de la música que es más de lo que cualquiera de nosotros puede conseguir en sus vocaciones.

    Saludos.

  12. que artículo tan baboso, si es que se le puede denominar “artículo” a un cúmulo de párrafos llenos de estupidez ¡seguro te quebraste el culo escribiendo esa mierda!

    ¿será envidia, insatisfacción personal, complejos, ignorancia o que…? lo que hace a este pobre pendejo de claudio estar obstinado en contra de un auténtico genio de la música, si es que el desdichado idiota sabe lo que es eso.