in General

Un homenaje a Maximiano Errázuriz

50BD01C0-D6C4-4726-99E4-8AE12E9FE17B.jpg

El lector atento de este blog sabe que no me gusta hacer leña del árbol caído, pero me siento con la obligación de hacerle un sentido homenaje al (aún) honorable diputado Maximiano Errázuriz Eguiguren, últimamente caído en desgracia por “errores” (sic) cometidos durante su gestión parlamentaria.

Dentro de los aportes que este defensor de las libertades públicas se encuentran:

Proyecto de ley para sancionar a profesionales inescrupulosos (sic).

Proyecto de ley que permita seguir vía GPS a los reclusos con brazaletes.

Se opuso a la creación del Defensor de las Personas en Chile.

Se opuso a la aprobación del protocolo que permitía legislar sobre el aborto.

Proyecto de ley que prohibe teléfonos celulares en colegios.

Proyecto de Ley Bolocco para sancionar a los paparazzi, después de la publicación de las famosas fotos de Cecilia Bolocco en Miami.

– Una de sus joyas personales, su proyecto para castrar químicamente a los violadores.

Créditos de la fotografía, La Segunda Digital.

Write a Comment

Comment

  1. El susodicho, después de ser de uno de los parlametarios con mayor participación en la ley de aseguramiento de la calidad de la educación superior, tiene el descaro de ser parte del directorio de una agencia acreditadora.

  2. Se le recordará por siempre gracias a su “valioso” aporte a “WTF! política”.

    Saludos.

  3. Su lujo más grande era un proyecto del ley que decía algo como “el que imputare falsamente al presidente, parlamanentarios o autoridades del estado un delito, sufrirá la pena asignada a éste”. Fue en la época del cura Jolo, Jovino Novoa, etc

    A poca honra, fue mi profesor de Romano, aunque no iba nunca y aprendimos más con el ayudante, varios años ya. Desde ahí se bien que clase de chanta es.

  4. A mis manos llegaron una serie de proyectos suyos en materia penal (entre esos los de castración química, los de acoso sexual infantil, etc.). Todavía tengo uno sobre la “enseñanza de valores” en la educación. Puaj.

  5. Raro suena eso de “…(aún) honorable diputado…”, ¿no será sólo “…(aún) diputado…”? Porque de honorable no le va quedando mucho.