in General

La regada cena de la SCD con Senadores: FAIL

200811251429.jpg

Todo el mundo tiene sus informantes. Por el correo de las brujas nos enteramos que ayer por la noche se iba a realizar una cena en un humilde restaurant de la capital ubicado al borde del Cerro San Cristóbal llamado Divertimento donde se darían cita una serie de personajes ligados a la SCD para mostrar su “campaña” por un trato justo sólo para algunos.

Pero claro, la noticia no era esa, sino que estaban también invitados varios Senadores de la República, sí, esos mismos que han sido escogidos por todos nosotros para representar el interés común de toda la sociedad. No obstante la negativa de varios de ellos (todos supongo por razones de diversa índole), respondieron afirmativamente a la invitación los Senadores Alberto Espina y Carlos Ominami.

El ojo del crítico de cine Gonzalo Maza también estuvo ahí y reporteó todo lo que pasó después de la “regada” cena.

Alberto Espina salió a hablar primero. No digamos que tenía un público favorable. Una pequeñas pifias se escucharon al comienzo. Pero Espina fue astuto y dijo lo que presentes esperaban: que apoyaba a los artistas en su causa, que conocía sus trabajos, y que desde siempre los ha apoyado porque “los derechos intelectuales son parte de los derechos de propiedad”. Quizás su argumento más convincente fue cuando dijo que ya en el pasado había escuchado que “cosas malas” ocurrirían si se obligaba a los restaurantes y discotecas a pagar derechos de autor por la música… y finalmente nada pasó. Los restaurantes y discotecas siguen funcionando sin problemas. Espina sacó aplausos.

Con el público ya “caliente”, Carlos Ominami tenía que refrendar las palabras de su antecesor para salir con aplausos similares. Pero en una jugada incomprensible, Ominami empezó a decir que había que tener ojo con este proyecto, porque los artistas tenían que entender que había bienes sociales “superiores” que defender antes que los propios. Y mencionó los derechos de las radios comunales (ante lo que Ubiergo dijo: “no tenemos ningún problema con las radios comunales, tenemos problemas con los consorcios radiales”), y siguió diciendo que había límites para el derecho de propiedad (lo que no cayó nada bien y comenzó algunas pifias) y luego Ominami perdió el control, y en una onda muy laguista, empezó a retar a los asistentes por no saber dialogar ni escuchar algo distinto a lo que querían escuchar.

Y ahí todo explotó.

La pifiadera inundó la sala. Y Ana María Gazmuri, la actriz, tomó el micrófono e hizo la interpelación más impresionante que haya visto en alguna parte. La Gazmuri le dijo a Ominami que no podía decirles que no sabían conversar, porque para conversar primero ellos esperaban que el senador hubiera tenido algo que proponer. La Gazmuri se llevó los aplausos. Y Ubiergo, como un guanaco, dio por terminado el asunto y disipó a la multitud que consternada partió para su casa.

Claro, la misma entidad que pide un trato justo para algunos, la misma entidad que es la principal promotora de juicios por cobro de derechos de autor a pequeños locales comerciales, la misma que ha dicho que quienes pretendemos un derecho de autor equilibrado somos comunistas y comeguaguas, la misma que quiere hacerle creer que hay otros (porque no son ellos, claro que no) poderosos lobbys tras la ley, es la que quiere dirigir una vez más el debate sobre el derecho de autor en Chile.

Basta de mentiras y abusos. Queremos un trato justo para todos*.

Write a Comment

Comment

15 Comments

  1. No sabía que Ominami tenía ese nivel de pelotas, bien por él.
    El maestro Yoda apagando incendios? raro…

    De Espina ni hablemos. Como abogado sabrás lo que hizo en su tesis y la vergüenza que hizo pasar a muchos cuando se dieron cuenta de que les había metido un golazo, chanta chanta. Sumémosle el “subamos las penas” como solución a cualquier cosa en su esquema mental.

  2. jajajaja.
    El Carlos Ominami se salio de la pauta de la SCD. Que divertido. Seguro que pensaban que todo ese vino y coctel fue por las puras. Bueno, al menos sabemos que Ominami no es tan barato como el primero.

  3. LOL

    …Parafraseando la frase de cierre. Yo también quiero un trato justo, para todos.

  4. Claudio, sería bueno (por un tema de transparencia pública) saber si Ominami y/o Espina recibieron dineros de campaña por parte de la SCD.

    No quiero sugerir que estos senadores efectivamente reciban dinero de la SCD (me parecería irresponsable sugerirlo). No obstante, en estos temas la transparencia importa.

    Si alguien puede corroborar ese dato sería genial. Es más, sería súper interesante tener saber lo mismo respecto de todos los miembros del Congreso Nacional.

    Saludos,

  5. No entiendo porque la gente de la SCD aún no puede entender que nadie está contra ellos. No nos interesa en lo más mínimo perjudicarlos (es más, estoy seguro que muchos ni siquiera utilizamos sus contenidos).

    Francamente tanta autoreferencia ya me lleva a pensar que están sufriendo un deliro de grandeza (megalomanía para los amigos).

  6. Luego de haber sido citado por este blog, mi blog esta caído -según me dice el servidor gringo- “deactivated” por haber violado los terminos del servicio. Lo que no deja de sorprenderme.

    Me sorprende la actitud anti SCD que hay en la blogósfera. El discurso de anoche de Santiago Schuster (una especie de anticristo por aca, segun veo) fue muy pro diálogo, y muy aclaratorio respecto a lo que los artistas piden: de hecho, por lo que entendí, a quienes quieren agarrar no son a los usuarios, sino que a los ISP que hasta publicitan (como lo hace Telefonica) sus liberales reglas para “bajar todo lo que quieras”, cobran cifras mensuales carisimas a los ususarios por servicios de segunda, y más encima, no pagan derechos de ningun tipo. Acá la UNA, como todo grupo de interés, quiere un legitimo pedazo de la torta: que se reparta, que no se la lleven para la casa las empresas de comunicaciones, que -por lo demas- en su mayoria están en manos de empresas foraneas (liberty media sobre VTR, telefonica desde españa). Me parece bastante sensato.

    Insisto, no deja de sorprenderme la paranoia y que ahora Ominami -que anoche fue un pastel, incapaz de articular un discurso coherente, claramente no sabía un carajo de lo que estaba hablando- con esto sea el nuevo paladin de los derechos digitales.

  7. @gonzalo:

    Me imagino que tu blog cayó por exceso de visitas y de consumo de ancho de banda, producto del masivo linkeo de tu artículo. Lamento lo sucedido.

    Sé que lo que plantea S. Schuster puede sonar muy sensato, pero el tema no se en sus argumentos, que son un tanto básicos y parciales por lo que he podido leer de sus discursos y conferencias, toda vez que nunca conocimos un documento con la propuesta UNA/SCD frente a esta Ley.

    Por otro lado, la actitud pro-diálogo no puede quedarse en un discurso ofrecido justamente para quienes no se necesita dicho diálogo.

    Mientras, donde sí estaban los espacios propicios para ese diálogo, se maniobra de manera un tanto azarosa, por decirlo de manera suave.

    saludos.

  8. *corrección

    “el tema no se … acaba … en sus argumentos”

  9. de que actitud “pro dialogo” me hablan?, si no ha dado la cara en reiteradas oportunidades que se ha buscado que dialogue con la contraparte! en vez de eso manda al señor Tejeda a que postee en el blog y a los musicos a defenderlo. Cuando su responsabilidad es dar la cara y el defender la postura, porque es la cabeza del asunto.

  10. Sólo una pregunta: ¿quién es la contraparte? ¿Contraparte de qué? Este es un proyecto de ley que está en el Congreso. Lo más lógico es que si yo quiero influir en la discusión que quiera darse sobre ese proyecto, vaya y hable directamente con los senadores involucrados, y convencerlos de mis argumentos. Eso es perfectamente legítimo en toda democracia. Y los demás miembros de la sociedad que quieran hacerlo, bueno, en cuanto tengan un grado de representatividad y que esa representatividad sea conocida y valorada por los senadores, también pueden hacerlo. No entiendo qué quieren decir con “la contraparte”… ¿Es la gente de la ONG Derechos digitales la contraparte? Tengo entendido que -por cierto- ya bastante influencia tuvieron en la redacción del proyecto original. Ni Derechos Digitales y la UNA/SCD van a decidir la suerte del proyecto: la deciden los senadores, por tanto es un poco ingenuo (y algo soberbio) eso de “sentarnos a conversar”. Digo yo.

    Por cierto, mi sitio efectivamente fue hacheado el día que publiqué esto. No fue un tema de visitas, según me informaron de mi host en EEUU, porque puedo recibir más de 100 veces la cantidad de visitas que recibí ese día. Tengo cuatro años como blogger y nunca me había pasado algo así. No deja de inquietarme saber que me metí en un tema que a más de alguien le molesta.

  11. Chuta, no había visto el comentario de Gonzalo.

    Sobre la actitud anti SCD que hay en la blogósfera, me parece que es una reacción natural ante una organización que me parece respetable en su trabajo, pero que políticamente no ha hecho las cosas bien, y que sorpresivamente hoy, tal como ayer, se encuentra en la misma vereda que las grandes empresas discográficas que históricamente han sido quienes se han enriquecido a costa de los artistas.

    Que alguien me explique en qué momento los intereses de los “artistas de Chile”, como se autodenominan, es el mismo que las discográficas del mundo. Creo que esa es una buena pregunta.

    Sobre la sensatez de pedir un legítimo pedazo de la torta, me parece que en toda esta pasada los directivos de la SCD parecieran avanzar con anteojeras sin ver a lo menos dos cosas:
    Uno, cómo el mundo ha cambiado y cómo Internet no es una “vaca de dinero con inmensas ubres que le roba a los artistas”, sino que es una plataforma neutra de intercambio de información. Donde se intercambian archivos protegidos por propiedad intelectual, claro que sí, pero los responsables de eso tienen que ser quienes realizan ilícitos y no todos nosotros ni tampoco las compañías. Razonable, creo yo.
    Y dos, todas las medidas que han propuesto (el “impuesto” a los CD, DVD, y discos duros, en la cámara de diputados, y ahora el famoso impuesto a la banda ancha) va todo en directo perjuicio de los usuarios. Un trato que pretende conseguir victorias a costa de los demás, no es una victoria justa.

    Por otro lado, no veo dónde Ominami sea un paladín de los derechos digitales.

    Por otro lado, me da risa el valor que le da la SCD/UNA/CESPI/loquesea a la ONG Derechos Digitales, donde trabajo. Si tuviéramos un 5% de la influencia que creen que tenemos, CREEME que no tendríamos la ley que tenemos hoy en discusión.

    Lo mejor en estos casos es no hacer la de El Temucano, y primero escuchar los argumentos de lado y lado y verás que la discusión no es artistas versus piratas bandoleros que quieren todo gratis (ya vieras tú la cantidad de plata que gasto en música al mes), sino que entidades de cobro de derechos que se arrogan representatividad de gremio y que ganan mucho dinero con este negocio (no estoy hablando de la plata que reparten, sino del 30% con el que se quedan por gastos de administración) versus quienes queremos una ley más equilibrada, de una vez por todas.

    Mis saludos, Gonzalo.

  12. Claudio:

    “Que alguien me explique en qué momento los intereses de los “artistas de Chile”, como se autodenominan, es el mismo que las discográficas del mundo. Creo que esa es una buena pregunta.”

    Sé que conoces la distinción entre derechos de autor y derechos conexos. Respóndete tú mismo.

    Evidentemente, el mundo ha cambiado, pero eso no significa dejar que las cosas fluyan por sí solas y negarse a una regulación conforme al derecho vigente. Aunque no es una analogía muy propia, piensa en el administrador de elantro.cl, que aún las está viendo negras por el video aquél, a pesar de que el video: a) no lo grabó él; y b) ni siquiera lo subió él. Entiendo que estamos hablando de cosas distintas, pero también este tipo podría escudarse en que él no ha hecho nada.

    A mi también me parece razonable que Derechos Digitales y Creative Commons hagan sus descargos, pero me parece honestamente que han sido bastante parciales (por no decir virulentos) en la información que les dan a los millones de usuarios de internet que podrían influir en la discusión. Hay tantas incompletitudes en todo lo que dicen que la actitud antiartistas, o anti SCD o anti UNA que hay en la blogósfera se explica plenamente. Yo trato de iluminar la escena desde el otro costado y me he llevado bastantes epítetos por eso. No parece muy sana la discusión cuando se llega a esos extremos.

    Saludos.

  13. Enrique,

    Claro que conozco la respuesta. Sorprendería a más de algún artista saber que están con la misma camiseta que las discográficas. Que le pregunten Patricio Manns, por decir algo.

    Sobre la responsabilidad de los ISP, el ejemplo de elantro.cl bien sabes que no es bueno porque no se trata de derecho de autor. Sobre este punto a mi me parece que la discusión no se ha concentrado donde realmente debiera darse, que es qué tipo de sistema de responsabilidad para los ISP vamos a establecer en Chile. Si un notice & take down administrativo o privado, judicial o mixto. Si el sistema norteamericano, el canadiense u otro. Pero algunos están obsesionados en el cobro y en cómo hacer que el 30% de lo que recaudan aumente cada vez más.

    Sobre los ataques virulentos y la falta de información, la verdad, Enrique que no puedo estar más en desacuerdo contigo. Este es un tema que nos afecta a todos y donde hay que hacer conciencia que, a pesar de lo que sostienen algunos, la regulación de los derechos de autor no se trata sólo de proteger a artistas, sino que tiene aristas que van desde el fomento de la innovación hasta el fomento de nuevas formas de creatividad y de derechos tan importantes como la libertad de expresión. De ninguna de estas cosas he escuchado que se hable por parte de la entidad de cobro. Es más, en lugar de ver argumentaciones (que las veo a veces en ti, pero que dices no representar a la institución que te paga el sueldo), se dan el tiempo de salir en prensa diciendo pelotudeces y mentiras tales como que hemos amedrentado a no sé quien, que somos asesores de no sé qué otro, que somos pagados por multinacionales y demás atrocidades a quienes lo único que hemos hecho es pensar distinto. Y eso es derechamente inaceptable.

    Saludos

  14. En la SCD deberian subir los sueldos, el personal que se lleva todo el trabajo (los que manejan kilos y kilos de datos) ganan una miseria.