in Uncategorized

Bloguer de Temuco acusado de piratear Turistel

Hace más de cuatro años, Juan Pablo publicó un artículo donde contaba la travesía ciclística que hizo al denominado bypass de Temuco, que es una carretera que evita que los automovilistas que vayan camino al sur tengan que ingresar a la ciudad para seguir camino. Para ilustrar en qué consistió el camino recorrido, tomó una pequeña captura de pantalla de 288 por 191 pixeles sacada de Turistel (de propiedad de Turismo y Comunicaciones S.A., Turistel es el nombre que reciben una serie de guías camineras) la que colgó encabezando dicho artículo.

juque.jpg

Cuatro años después de esta flagrante y perniciosa violación a los derechos de propiedad intelectual de Turismo y Comunicaciones S.A., el delincuente Juan Pablo recibe una llamativa carta certificada del estudio de abogados que representa a la empresa, donde lo insta amablemente al retiro de “toda cartografía” que se encuentre alojada en su sitio web a menos que quiera arriesgarse a las penas que establece la ley de propiedad intelectual, las que ascienden hasta 50 UTM además de penas de presidio.

200806170104.jpg

Juan Pablo no hizo mención alguna a Turistel. Tampoco lucró de manera alguna con el contenido ajeno utilizado. Menos hizo una reproducción que pudiera atentar contra la explotación normal de las guías camineras que se distribuyen por todo el país por parte de Turistel. A pesar de eso, para nuestra ley de propiedad intelectual, Juan Pablo es un delincuente.

Pero hay una buena y dos malas noticias.

La buena, es que efectivamente existe en el Congreso un proyecto de ley que pretende reformar la Ley de Propiedad Intelectual que por primera vez en muchos años pretende establecer un régimen de excepciones al derecho de autor que, entre otras, permita algunos usos con fines de ilustración y enseñanza. Que por primera vez está pensando en equilibrar los intereses comprometidos, para no transformarse en una herramienta que le de la razón a pretensiones absurdas como las de Turismo y Comunicaciones S.A.

La mala, es que dicho proyecto de ley se encuentra en el Congreso. Claro, eso es bueno y malo al mismo tiempo. Es una mala noticia porque a pesar de las buenas intenciones del Ministerio de Cultura y de algunos parlamentarios que entienden los problemas que derivan de un sistema de derecho de autor desequilibrado, quienes de verdad influyen para tener un sistema de derechos de autor nefasto, apolillado y caduco, son los representantes de ciertos titulares de derechos de autor, que gracias a campañas del terror que recuerdan tiempos que queremos olvidar, pretenden mantener un status quo que sólo beneficia a unos pocos y que no responde a los intereses públicos que deben estar comprometidos en toda regulación.

La segunda mala noticia, es que si la empresa quisiera perseguir a Juan Pablo, tendría todas las de ganar desde un punto de vista exclusivamente legal. Porque claro, las leyes de derechos de autor las terminan haciendo los mismos quienes después persiguen criminalmente su infracción.

Es por eso que casos como el de Juan Pablo ayudan a entender los absurdos del derecho de autor, los absurdos de la propiedad intelectual cuando se pretende aplicar al entorno digital. Ayuda a entender además por qué el tema de los derechos de autor ya no es un tema que tengamos que dejar a los expertos discutir, sino que es un asunto que compromete las formas como entendemos internet y la distribución del conocimiento en red. La lucha por un derecho de autor equilibrado es, en definitiva, una pelea difícil y complicada, pero que tenemos que dar todos con dientes y muelas.

Write a Comment

Comment

  1. una soberana estupidez. No entiendo cual es el daño. Quizas los abogados necesitaban justificar sus salarios y por eso inventaron este cahuin.
    Lo peligroso de modificar la actual ley de propiedad intelectual es que los honorables, como poco y nada saben de mucho, les consultaran a entes como la SCD para saber que es lo que ELLOS necesitan, y como estos no son nada de tontos querrán hacer algo lo más parecido al canon de españa.

    No se, finalmente, si habrá algo bueno en modificar la actual ley de prop. intelectual, son muchos los riesgos. No quiero tener que pagar 400 pesos por cada dvd que compro.