in Uncategorized

Nueva ley mutila la libertad de expresión artística


_image_45089_2000484499648105027_rs.jpg

Ley 20.243 de 5 de Febrero de 2008:

Art. 2: (…) El artista, intérprete y ejecutante gozará, de por vida, del derecho a (…) oponerse a toda deformación, mutilación u otro atentado sobre su actuación o interpretación, que lesione o perjudique su prestigio o reputación.

Sí, leyó bien. Miriam Hernández, Luchito Jara, Juan Gabriel y Alberto Plaza hoy ya tienen herramienta legal para oponerse ante cualquier “atentado” contra sus interpretaciones si lesionan su “prestigio o reputación”.

Artistas: avanzar sin transar, que la libertad de expresión y la parodia no son tan importantes como proteger el prestigio del artista.

Señores, así se legisla en Chile.

Write a Comment

Comment

22 Comments

  1. Lamentable. Una vez más, no hemos aprendido nada.

    Pero por lo menos para ciertas personas, el tema del derecho a la imagen quedará en parte resguardado.

  2. No quiero pensar que en mi pais los poderes del estado esta lleno de una tropa de ineptos y caras duras……….. pero me cuesta

    PD. Alguien noto en el detalle de que la ministra de cultura ahora quiere donarle un teatro nuevo (de parte de todos nosotros) a su amiguito Juan Pablo Saez. No sera como muy cara dura traspazar recursos del estado a una empresa privada, sin concursos ni sorteos,a vista y paciencia de todos.

  3. ¿Apuestas de cuándo tardan en presentar un recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad a esta ley?
    Igual es una apuesta vana, ya que adivino que el Tribunal Constitucional (si me equivoco de tribunal competente no puteen demasiado)dirá que el derecho a la honra esta primero que la libertad de expresión por lo cual debe preferirse a la primera…. en fin, estas cosas hacen que empiece a dar jugo leguleyo y apriere mucho los dientes.

    Saludos.

  4. Claudio.

    Hoy discrepo. Creo que haces una lectura parcial y errónea de la ley. Vamos por parte:

    1. La ley sólo tiene por objeto reconocer derechos morales y patrimoniales a los artistas, intérpretes y ejecutante de obras audiovisuales fijadas. En español, reconoce derechos de propiedad intelectual a actores, músicos y bailarines por las “interpretaciones” que realicen en una película, serie o teleserie.

    2. En el caso específico del artículo 2°, tal como dices, se les reconoce el derecho de oponerse a mutilaciones, deformaciones u otros atentado pero sólo respecto de esas interpretaciones audiovisuales fijadas.

    ¿Significa esto que las imitaciones, parodias o caracterizaciones están prohibidas? ¿Significa que Kramer no puede realizar una parodia de Paz Bascuñan o Blanca Lewin?

    No, bajo ninguna circunstancia.

    Lo único que reconoce la ley (en este punto) es el derecho a oponerse a que utilicen, por ejemplo, un video con la actuación de Cristian Campos interpretando al Padre Hurtado, recortándolo, editándolo o lo que sea, para que transmita mensajes a favor del asesinato de cristianos o lo transforme en un cura pedófilo.

    Incluso, si Kramer realiza una parodia de Pancho Melo, y esa “interpretación” forma parte de una obra audiovisual fijada, se transforma automáticamente en titular de estos nuevos derechos que reconoce la ley.

    Podemos estar de acuerdo o en desacuerdo con estos nuevos derechos, pero no les atribuyamos alcances que no tienen.

    Saludos.

    .-

  5. Daniel,

    Pero si ese es precisamente el punto. Eres astuto en dar el ejemplo de Cristian Campos/Padre Hurtado porque es un personaje tan simpático. Pero tomemos otro ejemplo: digamos que uno tomara como ejemplo pedazos de la actuación de la Raquel Argandoña en “La Quintrala” para hacer una parodia de su actuación en la política, o su nueva adquirida fama.

    Lo que han hecho con esa ley es darle a Raquel el poder para controlar exactamente como su imagen se usa en público, bajo la excusa de que ella tiene una conexión inalienable con su actuación. Y peor aún, no solo a ella sino a todos sus herederos.

    No veo en la ley (y corrígeme si estoy equivocado) nada que diga que los derechos de cita/critica que se van a crear en la LPI tienen procedencia con los de la ley que menciona Claudio. ¿que garantías hay que los tribunales no estarán siempre del lado de los D. Patrimoniales?

    Y me parece a mí que aunque aunque el show de Kramer en su forma presente no se ve afectado, bastaría que el pusiera cinco segundos de una de las actuaciones que está imitando para que el “artista” en cuestión para que esta ley pudiera ser usada para censurarlo, ¿o no?

    Me suena a que el gobierno se metio un autogol de película, y la pagaremos cara.

  6. Lo comprendo de la siguiente manera -y con mi precario entendimiento de lo legal, me parece que esto pone a la ley chilena a la par con convenciones internacional-:

    Tengo derechos sobre -por ejemplo- una canción que grabé. Viene una entidad con cuyos ideales, acciones, comunicaciones o valores no comulgo, y quiere usar lo que yo hice, da lo mismo si es para hacer publicidad, para hacer algún negocio, para re-editarl, me puedo oponer. Puedo imaginar casos en que querría oponerme -y de hecho he vivido ocasiones y he manifestado mi oposición. No veo como eso podría ser malo, es más lo encuentro excelente, y aún no veo en en lo dicho hasta ahora una razón concreta por lo cual sea malo. Alguien me puede dar un ejemplo?

    Me parece chistosa la idea de que la ley está hecha para Paulina. Me da un poco de risa. Pero no entiendo el punto. O sea, sin duda que ella se puede beneficiar de una ley que resguarda su derecho sobre el registro de trabajos que ha hecho. Totalmente natural y legítimo, y el efecto obvio de que tenemos -para bien o no, pero ese otro punto- a alguien que realmente se ha desempeñado haciendo arte, ocupando hoy el cargo que ella ocupa, y no a algún tecnócrata que un su vida ha creado patrimonio artístico.

    El arte no es tan sólo entretenimiento, el arte no es ser el bufón del rey, el arte es un ritual que ha estado con el ser humano durante toda su historia.

    El arte, esa conexión sublime de pensamiento, emoción, trabajo y expresión, tiene que ver con el desarrollo de la sensibilidad, de nuestra esencia como ser humanos, sensibilidad que por ejemplo dio lugar a que ella fue la única autoridad gubernamental que se hizo presente en la velatón que los vecinos del sector, la tarde de aniversario de la explosión de calle Serrano en Valparaíso. En la mañana hubo otro acto, donde hubo cámaras y por lo tanto infaltables personajes que quisieron dejarse ver.

    Saber que la Ministra Urrutia se hizo presente en cambio, cuando no había cámara alguna, saber que derramó lágrimas honestas sin vendérselas a nadie, me parece extremadamente respetable. Y aunque sus lágrimas hubieran sido parte de un ritual artístico, me parece excelente que ella ahora tendría en ese caso el derecho a evitar que el registro se saque de contexto, porque así como el medio es el mensaje, el contexto es el significado. Y al arte tiene mucho que ver con eso, el oficio de expresar exige entonces el control del contexto, para que las cosas no signifiquen otras que las que quien las expresó quiere que signifiquen.

  7. El párrafo de la ley es muy ambiguo o general. Se prestará para toda clase de interpretaciones. Muy mal redactado. ¿Qué están pensando nuestros legisladores?

  8. Carlos dijo:

    Lo que han hecho con esa ley es darle a Raquel el poder para controlar exactamente como su imagen se usa en público, bajo la excusa de que ella tiene una conexión inalienable con su actuación. Y peor aún, no solo a ella sino a todos sus herederos.

    No es efectivo. Porque si utilizo fragmentos de una obra protegida para producir una nueva obra (la parodia en este caso) puedo ampararme en el derecho de cita que hoy está reconocido en la ley vigente de propiedad intelectual(art.38). Respetando sus límites, claro está.

    ¿Y por qué hago aplicable esa Ley?

    Porque el artículo 1° de la ley criticada dice expresamente que en lo no previsto por ella, serán aplicables sus normas, lo que incluye a las excepciones y limitaciones.

    Además, si en el proyecto de modificación de la ley de propiedad intelectual que actualmente se discute en el Congreso, se aprueba expresamente un derecho a parodia (que sabemos es una necesidad) también le serán aplicables a estos nuevos derechos de los artistas.

    Ignace / Micronauta plantea un tema de fondo que no recuerdo se haya discutido públicamente: los derechos morales. ¿Deben tener los creadores un derecho a oponerse a modificaciones a sus obras con las que no están de acuerdo? Tengo mis dudas, pero eso ya sería materia de otro post.

    saludos.

    .-

  9. @ignace /micronauta:
    Me encantan tus intuiciones, porque sin querer queriendo chocan con problemas neurálgicos.
    La pregunta ante el problema de los derechos morales que intuyes se responde con la pregunta al revés: ¿Por qué, además de derechos de explotación patrimonial, los intérpretes (no los autores) tienen que tener además derechos de carácter moral y poder oponerse a que su obra sea modificada por terceros si es que ellos estiman que se afecta su ‘prestigio o reputación'(?)”

    Acá el tema es un poco más complejo y no es tan simple de responder. Está perfecto que existan derechos de autor y que se proteja a los autores. Yo mismo gasto buena cantidad de plata al año en conciertos y discos que compro. El problema se da cuando se le entrega además de estos derechos, otros que pueden impedir que terceros puedan re-utilizar la cultura basado en abstractos conceptos como la protección del prestigio o la reputación del artista. Un artista, un autor, debería sentirse realizado cuando su obra es reintepretada por otros.
    ¿por qué un artista debiera tener el derecho de controlar el contenido de esa re-interpretación?
    Esa es la pregunta de fondo.

    @simenon:
    Qué lindo leerlo por estos lados. Sobre todo cuando le duelen los cachos 😉

    Me hago cargo de los puntos. No seré yo quien determinaré “lo cierto” o “erróneo” de las interpretaciones de esta norma, dado que la corrección de ellas no está en entredicho, sino su alcance. Así:

    1.- La primera aclaración no ha lugar, puesto que en ningún lado he controvertido que estos derechos morales se refieran a las interpretaciones audiovisuales fijadas. Es evidente que se trata de los derechos morales de titulares de derechos ‘conexos’ (“artistas, intérpretes y ejecutantes”). No se trata de autores necesariamente, que quede claro.

    2.- Si el alcance de la ley es el que tú apuntas, te pido que me respondas lo siguiente ¿qué tiene de malo y por qué la ley entrega este ‘derecho de oposición’ a editar o recortar las interpretaciones para darle un mensaje distinto al que el artista quiso expresar?

    3.- También eres astuto en la referencia a la aplicación subsidiaria de la 17.336, porque parecieras señalar que todo este problema con los derechos de los titulares de conexos se basa en la no aplicación de las -agrego, pocas- excepciones y limitaciones al derecho de autor establecidas en la Ley. Pero ojo, si bien los derechos patrimoniales pueden ser limitados por este tipo de excepciones, no ocurre lo mismo con los derechos morales. Más aún, mientras por un lado la ley establece excepciones y sistemas de transferencia de derechos patrimoniales según la obra que se trate (fotografía, edición, etc), por otro señala que en el caso de los derechos morales, es nulo cualquier pacto en contrario.
    Uno podría llegar a sostener, más aún, que dada esta intangibilidad legal, los derechos morales no pueden ser afectados por estas excepciones que sólo están pensadas en limitar derechos de carácter patrimonial.

    Resumiendo, y dado que el tema es complejo, ¿para qué meterse en la pata de los caballos con los derechos morales de las interpretaciones si lo que se intentaba hacer con esta ley era que los canales de TV retribuyeran legítimamente a los actores por las repeticiones de las teleseries?
    ¿para qué sirven estos derechos morales entonces, sino para dar una herramienta legal de oposición anuevas formas de creatividad?

    give me a break!

  10. Entregarle a los artistas este “‘derecho de oposición’ a editar o recortar las interpretaciones que le dan un mensaje distinto al que el artista quiso expresar” es sencillamente negar toda la historia del arte del siglo XX. Hace ya más de 100 años que la cita, la parodia y el retruécano son parte estructural de las manifestaciones artísticas englobables dentro del fenómeno conocido como postmodernidad.

    Si fuera por esto, los hermanos Coen (por dar un ejemplo cercano) no podrían hacer más cine. Así de simple (y ridículo).

  11. Pero el “derecho a oposición” no es más que eso. Yo tendría que ser muy @weon o no tener humor para oponerme a una parodia sobre algo que yo haya hecho. Tener el derecho no significa tener la obligación de hacerlo, significa tener el poder de decir que mi obra no se use en función de algo que para mi sea moralmente inaceptable. Por ejemplo, Sergio “Tilo” González se podría haber opuesto a uso de su música en el informe del tiempo de Televisión Nacional de Chile, durante la dictadura.

  12. @Ignace:
    El que el autor tenga derechos “patrimoniales” nadie lo pone en duda, esto es, que sea él quien decida cómo se explota su obra. Quien se lucra.

    Pero de lo que estamos hablando acá es del alcance de los denominados derechos morales, que no tienen que ver con el lucro de terceros, sino con el control que la ley le entrega al autor -o intérprete en este caso- sobre los usos que terceros pudieran hacer de su obra más allá de los beneficios económicos que pudiera reportar.

    Así, los derechos morales podrían darle derechos a los herederos de Beethoven para que la obra del compositor no sea utilizada para promover la caza de Ballenas por japoneses porque ese no era lo que el autor quiso expresar con sus obras musicales.

  13. Claudio, mi nombre es Francisco Barbosa (Colombia). Soy profesor en NANTES de Derecho Internacional y mi tesis doctoral toca el tema de Libertad de Expresión. Creo que la ley que transcribes desconoce los postulados de la Convención Americana y nos introuce en el debate sobre lo que pueda decirse sobre los “hombres públicos” que acá en Europa en sede constitucional, como en la Corte Europe ha generado tantos debates. Te invito a mi blog http://margencultural.blogspot.com

    Un saludo,

    Francisco

  14. Bueno, si los prisioneros estiman que esa utlilización atenta contra lo que ellos quisieron expresar, podrían ampararse en esta difusa figura de los derechos morales que algunos defienden y que en la era digital con en muchas oportunidades absurdos

  15. Claramente el autor no conoce la definición de Libertad de Expresión, como la describe el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Está en la wiki:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_a_la_libre_expresión
    Dice clarito que libertad de expresión no es decir lo que se me dé la gana, sino que está restringida al respeto a los demás, a la seguridad nacional, órden o moral, incluso permite la censura para perseguir estos fines.
    Desde ese punto de vista, no se estaría “mutilando” dicha ley, sino todo lo contrario, se estaría aplicando al fin.

Webmentions

  • Blogs para leer y despabilarse « Chillka Blog February 11, 2009

    […] blog. El título del post llama al desconcierto, la desazón, la alarma y la impotencia: “Nueva ley mutila la libertad de expresión artística” y tiene razón el título. Otro numerito de Paulina Urrutia la (sub)Ministra de Cultura (con […]