in Uncategorized

Harvard se decide por el open access

_image_45439_2005589848244186546_fs.jpg

El derecho de autor supone, entre otras cosas, la necesidad de equilibrar los intereses que se encuentran comprometidos. Y cuando se analiza la forma que el derecho de autor ha ido tomando en los últimos años, veremos cómo la tendencia más clara es hacia la sobre protección de estos derechos en detrimento de los intereses públicos. Es que el derecho de autor implica un monopolio de explotación exclusiva para quienes crean obras de carácter intelectual, pero este monopolio va evidentemente de la mano con que estas obras intelectuales puedan ser distribuidas y disfrutadas por el público, por todos nosotros. Si las obras intelectuales creadas tuvieran por objeto reposar en el tiempo en gavetas escondidas bajo llave, no tendría mayor sentido que sus creadores gozaran de este monopolio de explotación.

Esta desafortunada protección de los derechos de autor, excesiva y desequilibrada, ha supuesto una serie de efectos altamente perniciosos para el público y para el acceso.

Una de las disciplinas donde más relevante se hace aclarar esta dicotomía entre más protección y necesidad de acceso es en ambientes académicos. A pesar de la relevancia que supone en principio que las investigaciones llevadas a cabo en contextos universitarios sean accesibles a la mayor cantidad de lectores posible, para de esta forma tener retroalimentación y seguir desarrollando la investigación inicial, ha habido una tendencia importante y marcada hacia la ‘propietarización’ (si se me permite la frase) de este conocimiento hacia revistas científicas especializadas. De esta forma, si una investigación de carácter académico quiere ser tomada en serio, esta tendencia supone que debe pasar por los exámenes que supone la publicación en estas publicaciones académicas llamémoslas ‘tradicionales’ para ser publicadas durante un lapso de tiempo que no es menor a seis meses, incluso un año en algunos casos.

Una de las características de estas revistas, que por otro lado supone también su existencia, es que sus contenidos revisten el carácter de exclusivos. Esto es, si usted no tiene el dinero que cuesta la suscripción a dicha publicación tradicional, simplemente no tiene acceso. Esto ha llevado a que buena parte de los recursos que cuentan las bibliotecas universitarias esté destinado, precisamente a hacerse cargo de la suscripción de estas reputadas publicaciones de carácter académico. Y supone, en esta parte del mundo, que muchos de nuestros académicos e investigadores no pueden ser parte del conocimiento que circula y se distribuye a través de sistemas cerrados y de alto valor de mercado.

Es así como han surgido, desde la misma academia por cierto, iniciativas que apuntan precisamente a lo que en principio las publicaciones académicas necesitan: no estar cerradas ante el acceso de terceros, sino que utilizar las redes informáticas para llegar a más interesados en compartir su conocimiento. Este movimiento, en términos genéricos, se ha denominado Open Access, o Acceso Libre/Abierto y propone el acceso inmediato, permanente y a texto completo de los trabajos desarrollados por académicos, principalmente gracias a las posibilidades que ofrece Internet. De esta forma, según dicen quienes recogen estos principios, se disminuye la brecha para el acceso al conocimiento que supone que las investigaciones académicas se mantengan ‘cerradas’ por publicaciones privadas con altos precios de suscripción.

En esta misma dirección, la semana recién pasada los académicos de la Universidad de Harvard decidieron por unanimidad distribuir los resultados de sus investigaciones y sus trabajos académicos a través de repositorios institucionales que responden a los criterios de acceso abierto y gratuito a todo el mundo. Los autores, en cualquier caso, mantienen sus derechos de autor y por tanto la posibilidad de publicar estas investigaciones en revistas especializadas tradicionales dado el carácter de no exclusivo del permiso que tiene la Universidad para poder publicar estos trabajos en los repositorios universitarios.

La decisión de la comunidad de la Universidad de Harvard no es sino cambiar el paradigma de distribución de los contenidos de acuerdo a la masificación y los beneficios que supone Internet para superar los altos costos de distribución de los trabajos académicos y superar por tanto las barreras para que el conocimiento pueda diseminarse a través de la comunidad académica. A través de una opción por el Open Access, en este caso, el conocimiento que se ha producido en el seno de una de las Universidades más prestigiosas del mundo puede circular a través de distintas comunidades académicas permitiendo que sus investigaciones puedan influir y tener retroalimentación no sólo entre quienes tienen la posibilidad de pagar altos precios de suscripción para revistas especializas, sino que también para los académicos e investigadores de nuestros países.

La decisión tomada por la comunidad académica de la Universidad de Harvard reconoce en Internet y en las nuevas tecnologías una oportunidad única en la historia para que los autores no dependan de los intermediarios para poder llegar al público, logrando un mayor acceso y difusión de los logros universitarios.

Artículo publicado en Terra Magazine bajo Licencia Creative Commons Chile

Write a Comment

Comment

  1. Estimado Claudio:

    Tu comentario me ha impactado. Me ha hecho imaginarme un mundo donde las revistas científicas han sido completamente sustituidas por estos repositorios de publicaciones institucionales. Si Harvard dio el primer paso, es posible que muchas, si no todas las universidades del mundo, con el tiempo, sigan sus pasos.

    Pero creo que debemos proceder con cautela. Después de todo, las revistas científicas del mundo no existen sólo porque quieran ganar plata a costa de los científicos. Las revistas científicas tienen un proceso de revisión de los artículos por parte de otros científicos, en inglés eso se llama peer review, o sea, revisión de pares. Colegas revisan el artículo escrito por otros colegas, y lo critican, para asegurarse de que tenga máxima claridad y que lo publicado sea razonable y creíble, es decir, que la investigación esté bien hecha. La gran mayoría de los científicos del mundo participan de este proceso de revisión, porque la revista paga por este trabajo. Entonces, la revista cobra por el acceso a los artículos para cubrir todos sus costos. En un mundo de publicaciones de acceso abierto, me cabe la pregunta ¿cómo reemplazaríamos el modelo actual del peer review? El autor no puede nominar a científicos amigos, porque podrían filtrarse artículos que no sean fieles a la verdad. Por esto mismo, el proceso de revisión, idealmente se hace a doble ciego: ni el autor conoce los nombres de sus referees ni éstos conocen el nombre del autor. La pregunta no es tan fácil de responder; el modelo actual, si bien dista mucho de ser perfecto, funciona bien. Eventualmente, podría encontrarse una solución que beneficiara a todas las partes. Por ahora, eso sí, no se me ocurre ninguna.

  2. Ariel,

    No hace falta reemplazar el peer review para tener acceso abierto a los artículos académicos. Te recuerdo que en el peer review, los actores más importantes del proceso (los “peers” que revisamos los artículos) lo hacemos sin cobrar ni un peso.

    Por supuesto, hay otros gastos, pero recuerda que las revistas le cobran a los autores (en su gran mayoría) para publicar, y como otras publicaciones, muchas tienen otras fuentes de ingresos (publicidad, otros servicios) además de la restricción a los artículos.

    Una solución razonable al tema es tener más revistas que sean instituciones sin fines de lucro (el negocio de publicar es de billones de dolares) combinado con un sistema en que los autores paguen por casi todo el costo de la publicación, con la garantía de que los artículos estén a libre disposición del público. Y no hay necesidad de tocar el peer review.

    Saludos.

  3. Hmmm… Dejé notar mi ignorancia y mi falta de experiencia. Sí, en las cosas que yo he publicado, ha sido mi profe quien se ha encargado de todo.

    Los autores pagan por todo, los que a su vez sacan la plata de sus fondos de investigación. Con esto, las revistas cubren todos sus costos, y ofrecen su producto a todo el mundo, gratis. Me gusta.