in General

Be Kind Rewind: el triunfo de los amateurs

200802151811.jpg

Es hasta políticamente correcto a estas alturas decir que Michel Gondry es un gran, pero gran talento. Para mi por ejemplo, Eternal Sunshine of the Spotless Mind debe ser una de las diez mejores películas que he visto en la vida. Y para qué nos vamos a poner a hablar de los videoclips que Gondry dirigió antes de dedicarse a las películas: son inolvidables sus videos de Björk o de Chemical Brothers, sólo por nombrar alguno de los más geniales.

El asunto es que Gondry estrena película nueva y se llama Be Kind Rewind, protagonizada por Jack Black. Este es el momento que si usted no ha visto el trailer de esta película, haga click aquí, invierta bien cuatro minutos de su tiempo y luego vuelva a leer este post, que no se va a arrepentir. Si no quiere ir, o le tienen bloqueado Youtube, le cuento que el trailer trata de un par de empleados de una tienda de arriendo de videos que tienen que reconstruir cada una de las películas que tienen en arriendo luego que por alguna extraña razón se han borrado todas. Como es obvio (?), decidieron grabarlas ellos mismos. Y claro, la idea tuvo más éxito que las películas que ellos mismos pirateaban.

Okey. Como ven, en la definición de ‘original’ en Wikipedia debiera aparecer el guión de Be Kind Rewind y nada más fantástico que la idea de recrear en forma amateur tantas y tantas películas. Claro, el guión de la nueva de Gondry probablemente es mejor que esta pobre forma de contar lo que más me llamó la atención del trailer. Pero lo interesante viene ahora.

A pesar que la película se estrena recién la próxima semana en Estados Unidos, desde hace un tiempo gracias a las bondades de las cámaras de video y a Internet, un creciente numero de personas ha tenido la misma idea: en momentos de ocio, reconstruir películas grabándolas y actuándolas ellos mismos. El resultado es hilarante. Lo que verán a continuación es una versión libre de The Matrix, con bullet time incluído:Y esto, Titanic:

Y esto, Karate Kid.Con ustedes, señores, la cultura del remix en su estado puro. El triunfo de los amateurs, de los aficionados. Más videos acá.

Write a Comment

Comment

  1. Creo que esta continuación espiritual de Clerks vale más que una vista. Osea, quien no quizo cortar la parte del supermercado de “28 days later” o reactuar la muerte de la hija de Michael Corleone en El Padrino III?

    Y apropósito, Eternal Sunshine of the Spotless Mind a mucha gente que sigue la onda cyberpunk le parece un remix de viejas ideas sobre la memoria y “el destino”.

    saludos

  2. em… en la onda de este blog…
    que pasa ahí con los derechos de autor?? no han opuesto las cías cinematográficas a que actúen sus películas??…

    Saludos….

  3. Respecto de las películas “reactuadas” en Be Kind, Rewind, si estas no son de propiedad del estudio que produjo la película, éste debe haber obtenido de los otros estudios las correspondientes autorizaciones. Hay varios temas relevantes:
    – El diálogo de las películas reactuadas es idéntico a las originales, se necesita autorización del guionista (quién normalmente cede todos sus derechos al estudio).
    – La historia de la película es idéntica, nuevamente se necesitaría la autorización del guionista (o el estudio) si es un guión original, o del guionista y el autor original si el guión es adaptado.
    – Las escenas “reactuadas” bajo el régimen gringo son consideradas obras derivadas y requieren autorización del estudio.
    – Respecto del título de la película, el copyright no permite proteger nombres. Ello no obsta a que lo que no pueda protegerse por copyright se proteja con otros regímenes legales, como marcas y competencia desleal.

    En la práctica, el estudio debe haber obtenido autorizaciones explícitas para usar el material reactuado, incluso si no necesitaba hacerlo. Es lo que Lessig critica en Free Culture por el costo que implica para la creatividad tener que asegurar una cantidad enorme de autorizaciones sólo para evitar demandas potencialmente injustificadas.

    Respecto de las versiones hechas por fans, las falta de autorizaciones las deja en la ilegalidad de acuerdo al regimen legal gringo, puesto a que no hay defensa de fair use para este tipo de obras (y si la hubiera, defendarla en tribunales ante los abogados de los estudios dueños de los derechos es un costo que dudo algún fan estaría dispuesto a asumir).

  4. Encuentro interesante el post y el tema, pero me parece que decir que el éxito de estas versiones caseras es “el triunfo de los amateurs” es demasiado, recordemos que están “basadas” en material profesional de consumo masivo… si fueran sólo cintas amateur sin ninguna conexión con el cine comercial (y masivo) lo más probable es que pasarían mucho más desapercibidas.

    Es como el tema de los DJ… para muchos estudiosos y teóricos de la música el DJ es el paradigma de músico moderno, pero no debemos olvidar que el DJ para alimentar su instrumento necesita de música. Sin esa música previamente grabada (lo mismo que con estas versiones de películas hechas por espectadores entusiastas) no sería posible la realización del remix.

    Es un tema que da para profundizar harto, de hecho va muy de la mano del fenómeno que algunos han definido como posmodernidad…

    Colgándome de lo que dicen edward y Martin Mois, el tema acá es que finalmente si tanto la película como material literario (guión) como fílmico (puesta en escena) están bajo derechos de autor reservados, estaríamos ante un uso ilegal del material… lo más probable es que jamás se llegue a alguna acción legal de parte de los estudios contra algún entusiasta que no haga uso comercial de su fanmovie… pero en el caso contrario, me parecería válido que los estudios piteen. No veo por donde no.

  5. martín… quedé clarito…
    oscar… lo de amateur no se refiere a que la película es amateur sino a que la trama trata de los que filmaron sus propias versiones de las películas en forma amateur y que tuvieron éxito en su Video club con sus películas.

    Saludos…

  6. Sí, sólo agregar que los títulos siempre son una trampa…
    Respecto del “triunfo de los amateurs”, es un gruiño a una película de Leni Riefenstahl pero bue, parece que demasiado gris…

    Finalmente, por mucho que todas estas parodias y ‘Do it yourself movies‘ tengan severos problemas de derechos de autor en una regulación desequilibrada, como explicó Martín Mois, me parece interesante como una muestra de cómo la creatividad avanza por aguas bastante poco accesibles para el derecho.

    Me van a disculpar la gruesa comparación, pero así como el sicópata que viola mujeres y las entierra en el jardín no anda con calculadora y código penal en mano tratando de saber a cuanta prisión se arriesga, muchos chicos que tienen la posibilidad cierta de generar cultura re-creando lo hacen sin hacer el cálculo del derecho de autor.