in Uncategorized

BCN a la caza del pirata, o just a little respect

snipshot_e41bpd6wa5l4.jpg

Artículo actualizado, ver al final.

La iniciativa del nuevo sitio web de la Biblioteca del Congreso Nacional es bien notable. De partida, es bonita. Segundo, todo el contenido está licenciado con una licencia Creative Commons. Y además tiene RSS, lo que permite enterarse casi en forma instantánea de lo que se publica diariamente.

Y gracias a la magia del RSS, nos enteramos de un horroroso artículo sobre derecho de autor, justo cuando se encuentra en plena discusión en la cámara de diputados el proyecto de ley que pretende reformar nuestra desequilibrada ley de propiedad intelectual. Nunca un peor momento.

El artículo se titula “Piratas en el nuevo milenio”, y tiene como objeto, según sus propias palabras, “La piratería crece cada año, dejando pérdidas por 200 millones de dólares para la industria, los autores y el Fisco. El Gobierno pretende combatirla con más fuerza y para ello presentó un proyecto de ley que endurece las sanciones.

Lo más sorprendente no es que BCN diga lo que diga. Lo que llama la atención es que todo esto aparezca cuando está en plena discusión el proyecto de ley que reforma la ley de propiedad intelectual. No deja de llamar la atención que pareciera que los únicos que tienen algo que decir respecto de la “piratería” sea la industria, representada por Eduardo Castillo, el autodenominado “Zar” antipiratería, de quien ya hemos hablado anteriormente en este mismo blog y Nivia Palma, ex gerente de la Cámara Chilena del Libro y -ups, ¡sorpresa, sorpresa!- hoy directora de la DIBAM.

Todo esto sin contar que todas las cifras que se muestran son cifras que vienen de la industria.

Y ah, entérese que

Otro factor que ha impactado de manera negativa en los derechos de propiedad intelectual es la posibilidad de descargar música, películas, softwares o libros de forma gratuita desde Internet, a través de programas que permiten compartir archivos entre usuarios (también llamados redes P2P). Ello, porque las leyes para enfrentar este tipo de piratería son todavía débiles, y los gobiernos no cuentan con los recursos suficientes para combatirlo.

Y no, esto no significa que sean los usuarios los que utilizan estas redes para intercambiar, por ejemplo, distribuciones de Linux ni menos sus archivos personales. Tampoco en que pudieran intercambiar el DVDRIP del Acorazado Potemkin, felizmente en el dominio público. Menos significa que las empresas no se estén adaptando a nuevas formas de distribución de contenido en Internet. No, porque resulta que la industria del entretenimiento siempre ha estado a favor de las innovaciones tecnológicas en el sector.

Mire, con todo respeto, esto es igual de absurdo que si se hiciera un reportaje sobre la delincuencia en Chile sólo utilizando como fuente a los capos del crimen organizado.

snipshot_e4wk5ghbv72.jpg

Lo que más molesta, mis queridos amigos lectores, es que acá lo que existe es una profunda falta de respeto hacia todos nosotros, hacia todos los consumidores y ciudadanos.

Porque lo que parece querer decir el sitio de BCN (que a todo esto financiamos todos nosotros con nuestros impuestos) es que el problema de lo que ellos llaman “piratería” es un problema que sólo tiene un interlocutor válido: la industria del entretenimiento.

Señalan ellos mismos, con toda soltura:

La piratería, en todo caso, es un problema global que preocupa a los gobiernos, a los gremios de artistas, creadores y autores, y también a las empresas que distribuyen y comercializan los productos, obligándolas a reinventarse y a ofrecer nuevos servicios para mantenerse vigentes. En 2002, las ventas globales por concepto de piratería alcanzaban los 30 mil 900 millones de dólares.

Ah, claro. Es un problema global que afecta a todos, MENOS A LOS CIUDADANOS que con leyes hechas a la medida de la industria, sin excepciones y limitaciones para los usuarios y con gobiernos y legisladores que responden sin cuestionarse a las presiones de la industria, y de los titulares de derecho de autor. De los que ponen las lucas, de más está decir.

Y claro, pobre industria que además tiene la mala suerte de tener que reinventarse y ofrecer nuevos servicios para mantenerse vigentes.

Lo mismo deben haber pensado los vendedores de hielo a granel cuando a principios del siglo XX se inventó ese terrible invento llamado refrigerador o frigorífico.

Mientras todos estos sujetos lloran y rasgan vestiduras en contra de la tecnología y lo que ellos llaman piratería, hay un grupo que en lugar de patalear se dedican a descubrir y explotar las oportunidades que la misma tecnología entrega. Sí, mientras la industria llora y patalea en contra de las descargas de Internet, nosotros, los que no usamos ni pata de palo ni parche en el ojo, llenamos los estadios cuando vienen nuestros artistas favoritos.

La música, el gusto por el compartir lo que nos gusta, señores, no se va a morir por culpa de sus leyes anquilosadas. Y van a tener que aprender que, lo que necesitan, lo que les hace falta, es tener respeto por quienes hacen que vuestro negocio funcione: sí, nosotros, los piratas del siglo XXI.

Actualización:
Si usted quiere acceder al artículo de BCN que se ha criticado en este post, ya no podrá hacerlo sino a través del caché de Google.
Sí, porque BCN ha bajado el artículo en forma completa.

Desde acá esperamos que BCN recapacite y replantee el tema desde un punto de vista equilibrado y poniendo en la palestra todas las posiciones, rescatando fundamentalmente el interés público y no el interés privado de la industria del entretenimiento. Clap, clap para todos.

Write a Comment

Comment

  1. Es un poco irónico ver que la BCN -perteneciente al Congreso Nacional- sea tan crítica de la piratería si al mismo tiempo esa misma institución tiene a un Senador que plagió su tesis de grado (Sen. Espina, de acuerdo a The Clinic) y a otro que copió descaradamente un artículo de Wikipedia (Sen. Navarro). Ante de juzgar, partamos por casa, digo yo…

  2. oye claudio..
    te encuentro toda la razon..

    si estos tipos se dieran el tiempo de investigar para redactar leyes en base a situaciones cotidianas y no solo en las cifras que entrega LA “industria” la cosa sería realmente justa para ambas partes..

    en ambitos como este… la justicia es DEMASIADO ciega..

  3. Parece sin duda una ley hecha a medida de unos pocos.

    Curioso que dichos parlamentarios se llenen la boca con discursos socialistas y llamen a sus pares a ponerse de parte de la gente.

    ¿No se supone que nos representan a nosotros?

  4. ojo que el proyecto de ley no está aprobado aún. Pero en lo que va se ve que es un buen proyecto, en términos generales.

    pero sigue siendo impresentable que esta gente haga lobby a costa de nuestros impuestos.

  5. post actualizado.
    BCN ha bajado definitivamente el artículo de la web.

    Clap, clap para todos!

  6. Fui estudiante en práctica en la Unidad de Contenidos de la BCN mientras se elaboró el mencionado reportaje sobre piratería. Hay que aclarar que el texto al que se hace alusión y que no son respectivamente firmados fue escrito por un periodista de El Mercurio de Valdivia, Rodrigo Obreque, como un trabajo externo para la BCN. La editora, es decir, la responsable de Mirada en profundidad donde apareció el comentado reportaje, es Carla Firmani, compañera de Obreque en la Universidad Austral.

    Como estudiante en práctica observé cómo la falta de rigor y ética de esta periodista-editora, sin máyor formación en medios de comunicación, estrenaba su externalización de servicios (pagada por todos los chilenos)en la forma de un tendencioso reportaje elaborado por un periodista con escasa cultura.
    Terminé mi práctica profesional durante la misma semana en que bue bajado el reportaje. Debo finalizar no sin antes comentar que el problema principal no está en los servicios ofrecidos en el sitio BCN sino en la Unidad de Contenidos, que pareciera tener como responsables a personas sin la debida formación profesional, ética y moral necesarias para llevar adelante este web y que paradojicamente su misión y visión como BCN, se declara vinculada fuertemente con la ciudadanía.

  7. Estoy completamente de acuerdo con lo que plantea el autor de este blog, sin embargo, discrepo de Ricardo -el estudiante en práctica-. Soy periodista egresado de la PUC y conozco al mencionado Sr. Obreque. Me extraña, Ricardo, que precisamente tú, siendo periodista, realices un juicio a priori sin tener el más mínimo conocimiento de la persona a quien aludes. Me inclino a pensar que se debe a tu poca experiencia y no a la falta de profesionalismo ni de ética.
    Cuando la BNC, El Mercurio o quien sea tu fuente de trabajo te dicta una pauta simplemente no puedes ir contra ella. La opinión personal no tiene cabida, sólo debes atenerte a la visión de, en este caso la BNC, quiere entregar a los ciudadanos o sea a nosotros -incluido el autor del mencionado reportaje-.
    Imagino que estás al tanto de la escasa oferta de trabajo para nuestro gremio y en este pais ser un periodista independiente no es fácil -por no decir casi imposible- ni mucho menos rentable.
    Respecto al profesionalismo de la Srta. Bizama no puedo referirme pues no la conozco. Quizás tengas razón en tu apreciación -pero demosle el beneficio de la duda-, pues trabajaste ahí y viste y viviste situaciones que ninguno de nosotros tendría la oportunidad de captar si no trabajamos ahi. Pero insisto: no hagamos juicios acerca de quienes no conocemos.
    Si el Sr. Obreque trabaja para el mencionado pasquín no significa, necesariamente, que esté de acuerdo con la linea editorial de ese medio.
    RICARDO: eres joven todavia, recién te estás iniciando en el mundo del periodismo. Al igual que tú, tuve y tengo mis ideales. Sentía que era capaz de cambiar el mundo con un lápiz y un papel, pero el sistema en que vivimos es más fuerte, te obliga a esconder tus ideales debajo de la ropa para poder sobrevivir, después de todo, TODOS tenemos que comer. Y duele reconocerlo y duele más ponerse el traje de “políticamente correcto”. Así como los buenos estrategas pasaban un tiempo viviendo con sus enemigos para conocer sus debilidades y poder atacar con certeza, quizás “vendernos al sistema” -como tú seguramente piensas- no sea tan malo después de todo. Algún día nos puede ser útil: cuando se abran las grandes alamedas…

  8. Respondiendole a Mario: sobre el caso del mencionado reportaje sobre piratería. Hay cosas en la vida, Mario, que son ineludibles y que no están directamente realcionadas con ideales o ideologías. No conosco al Sr. Obreque ni mucho menos a ti. Respondí con la seguridad que en su minuto tuve al tener en mis manos el cuestionado reportaje. Soy egresado de periodismo y a punto de titularme en la Universidad de Playa Ancha. Sin mayor pompa ni boato me siento orgulloso de saber que mi formación y mi trabajo siempre se orientará a la busqueda de la verdad. Ahora bien, Mario, no soy ni seré nunca un ganapan. Está situación que salió precisamente de este blog, me dio la oportunidad de formular mis descargos por algo que en su momento consideré como indigno. A Obreque y Rodrigo de la Paz (otro periodista freelance) se les pagó por escribir y con justa razón, pues es su trabajo. Lo que critíco es la escasa ética profesional que existe en un medio como este que es finanaciado por todos, siendo un sitio plural y abierto a la ciudadanía. Será posible estar bien con Dios y con el diablo, Mario, sólo por “tener que comer”?
    Conocí el trabajo en la Unidad de Contenidos de la BCN y tengo total propiedad para hablar de esto y mucho más. No tengo miedo de decir la verdad, por que mucha más verguenza me daría al realizar reportajes tendenciosos faltando a la deontología de nuestra profesión, sólo por besar los pies de una editora algo emborrachada(que sufre un inusitado mareo profesional)y nerviosa y que deja de lado sus obligaciones al visar un horrible reportaje que no se condice con la democracia y la participación y mucho menos el vínculo que existe con la verdad.
    Que quede claro que la línea de la BCN es otra lo que se ha tergiversado aca es la verdad, haciendo un pesismo trabajo periodístico y cuyas responsabilidades le atañen directamente a los involucrados, si deseas saber quien es la Srta Firmani, preguntale a Obreque, fueron compañeros.
    Quiero decirte una última cosa, consulté a alguien de amplia trayectoria en la BCN, sobre si lo sucedido formaba parte de un problema ético: “porsupuesto”, afirmó.
    Finalmente, divagas sobre otros aspectos que ni siquiera he mencionado, no obstante, los agregas a mis pensamientos como si conocieras mi naturaleza, por lo tanto no valdrá la pena referirme a ellos.

  9. Releyendo la información planteada en este posteo, imagino con un dejo de ironía lo planteado por Mario, quien defendía el año pasado, al periodista aludido como responsable de un pesimo trabajo sobre piratería y propiedad intelectual.

    “Imagino que estás al tanto de la escasa oferta de trabajo para nuestro gremio y en este pais ser un periodista independiente no es fácil -por no decir casi imposible- ni mucho menos rentable”.

    Reafirmo aun con mayor seguridad que mi formación moral, profesional y ética está en primer lugar orientada a la busqueda de la verdad y no, como explicitas en lo anterior, a fines facilistas y rentables.

    “(…)pero el sistema en que vivimos es más fuerte, te obliga a esconder tus ideales debajo de la ropa para poder sobrevivir, después de todo, TODOS tenemos que comer. Y duele reconocerlo y duele más ponerse el traje de ‘políticamente correcto'”.

    La hipocresía se vencerá al descubrir el mal trabajo, en defender la formación ética, a rechazar la corrupción de lo “políticamente correcto”. La transparencia en las acciones y el reconocimiento de los errores nos hace ganarnos el respeto.

    Un periodista independiente es un periodista informado, que sabe escribir, que verifica sus fuentes, que hace trabajo de reporteo, que tiene una visión crítica y plural de los acontecimientos, creo que lo tienes bastante claro pues somo colegas. Ahora bien, ¿sigues pensando que somos profesionales de tercera, que mendigamos buen trato, que escribimos para intereses ajenos, que no tenemos conciencia ética?

Webmentions

  • BCN, bienvenida al futuro « Quemarlasnaves.net July 18, 2008

    […] Intelectual, les contaba del numerito que se mandó la Biblioteca del Congreso Nacional BCN, con un artículo que parecía haber salido de las cavernas mismas de los talibanes del derecho de […]

  • El Diablo en los Detalles | BCN, la nueva portavoz de la IFPI July 18, 2008

    […] neutrales en vez de grupos de lobby con una agenda política clarísima es, efectivamente, faltarnos el respeto. « « WordPress: escriba hoy, publique después. […]