in Uncategorized

Aplastar con un tractor a los leprosos para curar la lepra

snipshot_d410cjdr2klr.png

Miren qué linda la imagen de un tractor amarillo destruyendo música mientras un policía vigila con un palo en la mano. Según informan, el material “fue aplastado con maquinaria vial para su inutilización”, como si fuera cocaína de alta pureza. La diferencia entre la música y la cocaína es que la segunda mata. ¿Por qué destruyen la musiquita entonces? Porque el sistema con que fue grabada es ilegal. Pero no destruyen el sistema, sino los discos. Que sería como aplastar con un tractor a los leprosos para curar la lepra. ¿Por qué no regalan los discos a las escuelas, a las hemerotecas, a las radios alternativas o al archivo sonoro de la nación? Porque es más divertido subirse a un tractorcito y sacarse fotos. Y además se le puso un precio a la masacre: cinco millones de pesos. O sea, 12,5 pesos por disco virgen. Una bicoca.

Brillante. Clap clap.

Por lo de arriba, todos los créditos a mi admirado Hernán Casciari, que en pocas palabras pone en evidencia eso que a veces cuesta tanto explicar.

Write a Comment

Comment

  1. Idiota, pero no sorprendente.
    Imagino que se aplicó el mismo criterio que a otros productos ilegales…pero igual bien idiota

  2. a mi me recuerda una cosa que vi hace poco, un conocido que pertenecia a carabineros, nos comentaba que habían decomisado un camion que traficaba “locos en veda”, al otro dia llego con una docena de empanadas de locos a la casa. shit happens

  3. Muy mala cosa, supongo que se hace para lograr un efecto de imagen, pero podría tener mejor destino.
    Salud

  4. No me sorprende, aquí se ha hecho en más de una ocasión y televisada a todo color para el país entero.

    ¿Por qué no regalan los discos a las escuelas, a las hemerotecas, a las radios alternativas o al archivo sonoro de la nación?

    Siempre me he hecho esa pregunta pero en cuanto a los libros que son incautados cada vez con más frecuencia en las cunetas de nuestras ciudades, ¿no sería mejor dárselos a las escuelas pobres? Ellos, los entendidos, dicen que no es posible por que se trata de material ilegal asumiento per se que un libro copia es distinto a uno traido de la editorial, aunque la copia sea mejor que el ejemplar legítimo. Lo divertido es que estos se acumulan incesantemente en las bodegas de los tribunales (y en ocasiones llegando de forma residual a las estanterías de algunos juristas, por razones atribuibles quizás a la casualidad) como si allí sirvieran de algo.

    Saludos.

  5. claro, pasa que el discurso extremista del derecho de autor se difumina cuando uno se hace un par de preguntas previas