in Uncategorized

El Mercurio cree en un derecho de autor equilibrado

En una noticia que parece sacada del día de los inocentes, el diario El Mercurio, sino el más influyente de Chile, saca una de las editoriales más sorprendentes del último tiempo para quienes estamos metidos en tema de regulación de tecnología y principalmente derecho de autor.

Les destaco partes de uno de los párrafos

La pregunta que urge a los economistas es si el actual plazo de protección es correcto, y si hay opciones para alentar a los inventores a menor costo social. Plazos excesivos alargan la ineficiencia del monopolio y atraen demasiados recursos hacia la innovación, los que podrían gastarse inútilmente. Asimismo, en algunas áreas tecnológicas el costo de negociar permisos para las diversas patentes sobre procesos eleva los costos legales y se ha transformado en una barrera de entrada para empresas con ideas innovadoras. Por último, en los países desarrollados se teme que la legislación de propiedad intelectual esté condicionada por grupos de presión que no representan a los innovadores, sino a los poseedores de derechos. Un ejemplo fue la extensión del “copyright” en la ley “Mickey Mouse”, propuesta por un lobby encabezado por Disney, cuyos primeros dibujos del ratón homónimo estaban en riesgo de entrar al acervo común. El alargamiento de la vida del “copyright”, que se aplica a creaciones ya realizadas, desvirtúa el propósito de la legislación de derecho intelectual, que es la promoción de nuevas creaciones.

Si bien es un enfoque que está planteado desde el punto de vista de la economía, no deja de ser interesante que en términos públicos un medio como El Mercurio tenga una mirada distinta del discurso sobre el derecho de autor, que hasta hace poco estaba monopolizado por los grandes lobbies del entretenimiento y por las sociedades de gestión.

Punto para el diario de Edwards.

Write a Comment

Comment

  1. Difícil decirlo más claro. Bien por ellos. Me temo yo que en España nadie se va a atrever a editorializar así. A ver si cunde el ejemplo.