in Uncategorized

Cartel Chileno se pisa la cola

No me llegó como regalo de navidad el regalo que íntimamente quería. Apenas vi en la Feria del Libro de Santiago el libro Cartel Chileno 1963-1973 de Vicente Larrea tuve ganas de conseguirlo de cualquier forma.

Claro, porque los afiches de Vicente Larrea además de lindos -creo- tienen un significado especial para una generación completa de diseñadores, que hicieron de los años 60 al 73 para muchos la época de oro del diseño nacional, asumiendo un estilo completamente alejado de lo que venía haciéndose en Chile en la época y, además de comprometido ideológicamente, innovador por la fusión con importantes elementos culturales propios.

Y el tema del compromiso ideológico no es menor. Muchos de los carteles que recoge esta publicación fueron carteles que sirvieron de propaganda del gobierno de Allende y de sus medidas sociales, celebrando la nacionalización del cobre, promoviendo medidas de salud, publicitando universidades del estado, etcétera, sin contar los diseños de discos de Victor Jara, Inti Illimani, Quilapallún, entre muchos otros.

Por tanto muchos de estos carteles tenían finalidad propagandística propia de la época, que llegaran a cada uno de los ciudadanos del país y que por tanto se informaran por medio de las gráficas de Larrea y sus amigos. Como dice la nota de Ina Godoy para Página 12,

Ese impacto en la ciudadanía se tradujo inmediatamente en el tiraje de los afiches, que pasó de 75 mil a 250 mil ejemplares; también se manifestó en algunas encuestas que revelaban, por ejemplo, que gracias a una campaña gráfica la atención sanitaria infantil había crecido de un 35 a un 80 por ciento.

Hasta acá todo bien. Pero revisando la nota de derechos de autor del libro me encuentro con lo que ven en la fotografía:

Estos carteles que tenían como objetivo la máxima difusión posible de las ideas que contenían, una vez que han sido rescatadas en una preciosa edición por parte del diseñador Eduardo Castillo para Ediciones B Chile, se han encargado de prohibir cualquier reproducción de los afiches e incluso su préstamo o alquiler público.

Los preciosos afiches, el sentido social con el que fueron creados, los objetivos que buscaban. Todo apuntaba a llegar a la mayor cantidad de gente posible. A que todos pudieran acceder, apuntaba a un movimiento que intentaba por lo demás democratizar incluso el arte. Pero las exigencias y los modelos de negocio de las editoriales de hoy nos llevan a que a pesar de ser obras que nos dicen muchísimo de lo que pasó en Chile y de lo que somos, hoy no podemos hacer uso de ellas. Ni aún adquiriendo en más de 20.000 pesos chilenos (us$40 app.) esta linda edición.

Por lo bajo, un manoseo a nuestro patrimonio cultural.

Write a Comment

Comment

14 Comments

  1. El cartel chileno es un bello libro. Lo recibí para mi cumpleaños número 23, y hasta hoy no entiendo como se truncó (y tampoco aún no se reconoce) esa veta que estaba naciendo de manos de los hermanos Larrea. También en una oportunidad recibí de regalo un poster de la Warner con algunos de los afiches más significativos hechos por los Larrea entre el 68-73, el cual adorna mi pieza.

  2. El otro día leía en El Mercurio (sí, a veces también lo leo), que para construir el actual edificio Diego Portales (QEPD) antes de la UNCTAD durante el gobierno de Allende, trabajaron durante varios meses más de mil obreros en forma gratuita.

    Gratis… ¿podrían pensar en que tanta gente trabaje gratis hoy en día sólo por algo en lo que creen?

    Precisamente ESO fue lo que mató Pinochet.

    (Claro, junto con 3.300 más).

    Y por cierto, también quiero ese libro desde que lo vi en la Antártica a 40 lucas en 2005. Con copyright o sin copyright 🙂

  3. Suscribo plenamente. Este tipo de obras deberían estar más a la mano de todos, sor realmente valiosas. Eso, entre otros aspectos de una larga lista, es lo que nos falta para llegar al 2010 como un país desarrollado. Si el tema no pasa por lo económico, pasa por lo ¿cómo decirlo? ¿social, humano, espiritual?

    Creo que en el sitio memoriachilena hay una muestra de los panfletos que se tiraron, de lado y lado, a propósito del plebiscito del 88. Los expusieron en una sede de la U Mayor en el centro…

    Saludos,

  4. Una lástima. Por muy de Vicho Larrea & Co. que sea la producción de esos afiches, pertenecen a la memoria histórica y alguien debería haberse hecho cargo de eso…

    Como sea, por lo menos el libro es precioso y nada de andar mutilando afiches.

    A todo esto, esos y otros trabajos de Lucho Albornoz (que es autor de varios de esos afiches) están en Albornoz Gráfico (y no me paga por avisar :P)

    Saludos

  5. Seba: que excelente, me da sana envidia.

    Francotirador: yo también lo quiero, pero ahora que lo tiene mi roommate, bueno es como si lo tuviera. En algún sentido 😉

    Jorge: El sitio de Memoria Chilena es una gran idea. Pero ojo que con las condiciones de uso que tienen. Publican en su web documentos que están en el dominio público con condiciones restrictivas. Es un post que tengo pendiente, de hecho.

    Natalia
    : Excelente link! Gracias!

  6. harto contradictorio…
    pero Claudio, ¿que opinas de lo MAgo de Oz y Ubiergo????

  7. chuta iba a opinar, pero para algo tenemos a los amigos!!

    ahí dejé mi parecer donde Francotirador.

  8. Bueno, la verdad es que no pude evitar registrar lo que pude del libro apenas lo tuve en mis manos (biblioteca de santiago), así que para los que quedaron las ganas click aquí

  9. Hola!…en la Biblioteca sí está en préstamo este libro del cartel chileno(en la de Santiago por lo menos, la de 5ta Normal)…y el de puño y letra….¡vayan vayan!….

    Cariños a todos(as)

  10. Hola es muy interesante este libro.
    Pero tengo una consulta
    ¿alguien tiene afiches de la decada de los 90?
    si alguien tiene porfavor comunicarse es muy importante.
    gracias