in Uncategorized

Pánico y Locura en Rio de Janeiro

No les había contado. Vamos, que tampoco era como para ser contado con hidalguía acá: uno, porque es muy personal y poco tiene que ver con el tema del blog, por lo que poco les puede interesar; y dos, porque cuando volví, estaba todo Chile lleno de paranoia por la seguridad ciudadana, por lo que un post de estas características quizás podría suponer que este blogger comparte dichas apreciaciones. Nada más lejos de la verdad.

Bueno, la historia es la siguiente. Como bien sabe usted, querido lector, en Julio pasado este, su humilde servidor, estuvo en Rio de Janeiro en el iCommons Summit 2006, el que cubrimos desde acá mismo destacando incluso cosas que pasaron más allá del propio encuentro. Una de estas cosas que pasaron es que este blogger tuvo una experiencia no sé si digna de contar, pero a lo menos tan terrible como para no olvidarla nunca.

A eso de las 6 de la tarde ibamos junto con mis amigos Alberto y Rosa caminando por esas típicas veredas de Copacabana en dirección a una feria artesanal que estaba a un par de cuadras hacia el Sur, hacia la playa de Ipanema. Ibamos conversando alegremente en un fluido (?) español. Ibamos los tres caminando en fila, en la que yo me encontraba más cerca de la ciclovía que se junta con la típica avenida Atlántica.

De repente, y mientras a nuestro lado pasaban niños en bicicleta y mucha gente, un tipo se me acerca caminando y me pide plata en plan limosna. Como durante toda mi estadía en Brasil, circulaba con muy pocos reales y sólo con mi tarjeta de crédito en el bolsillo, por lo que no tenía para darle. Después de mi negativa, el tipo ya me miró con cara de pocos amigos y ahora me exigió dinero. Yo le insistí que no tenía dinero y en efecto comencé a sacar lo que tenía en mi bolsillo, mostrando sólo un par de reales. En eso, y cuando todavía mis acompañantes no se daban cuenta de lo que sucedía, el tipo me mira desafiante y con un gesto hacia abajo me indica que mire, cosa que hago y veo como el tipo me muestra una pistola que llevaba amarrada al short, bajo la polera.

En eso, bullet time. Me imaginé baleado en una playa en Rio de Janeiro, como suele suceder por lo demás. Vi mi cuerpo tirado ahí en la arena un rato mientras llega la policía y pensando en cuantos reales el tipo le sacó a la cámara, probablemente para comprar droga o quien sabe qué.

Ante eso, ¿qué puedes hacer? Dejando de lado que si hubiera tenido plata se la entrego toda, le insistí que no tenía plata. Claro con el nerviosismo olvidé el detalle que llevaba conmigo en el bolsillo izquierdo una cámara fotográfica digital. El tipo me auscultó 1 segundo y con la seguridad de un profesional vio el bulto y me pidió bruscamente la cámara. Se la entrego y en ese momento mis amigos se dan cuenta de todo y el tipo cruza corriendo la calle. Yo, con mis rodillas tiritando.

¿Por qué les cuento esto? No sé muy bien, pero sí sé que todo esto fue gatillado por la pequeña nota que saca hoy Terra, de un turista portugués acuchillado frente al hotel Pestana. Partí raudo a Flickr, y comencé a buscar cual es ese hotel. Ya lo suponen. Ese hotel está ubicado exactamente al frente de donde ocurrió lo que acabo de contarles. De hecho, ese kioskito que se ve al fondo de la foto que corona este post (?), es donde pasé la noche tomando caipiriñas esperando mi vuelo de vuelta. Esta foto muestra exactamente la esquina donde está el famoso hotel Pestana del que hablan en la nota, la misma esquina que cruzamos en silencio después de haber estado cerca del horror.

Y acá alegan por la delincuencia. Entiéndanlo señores: Santiago es Oslo o Copenhage, a lo más.

Write a Comment

Comment

13 Comments

  1. Uf, compadre. Que mal. Pero tienes razón, es bueno tener casos de ‘delicuencia comparada’ para que en Chile la gente tenga un poco más de perspectiva.

  2. Lo siento Claudio. Sé que algo te había pasado en Rio, pero no sabía que el tipo estuvo armado.

    Lo bueno, por supuesto, es que estás bien y puedes contar lo que te pasó. Cuidate.

  3. Siempre resulta angustiante… pero pasa y solo queda como recuerdo. Lo mejor es no perder la calma de tu vida.

    Saludos.

  4. Qué terrible, compadre. Menos mal que no te pasó nada salvo la pérdida de la cámara y algunos litros de adrenalina.

    Ahora sobre el fondo del asunto, ¿recuerdan cuando el tema de la delincuencia estuvo muy de moda a mediados de los 90? Al menos yo lo recuerdo perfectamente porque en ese tiempo viajamos a Santiago con mi familia y habríamos andado más tranquilos de cruzar un campo minado.

    Tanto entonces como ahora, los grandes culpables no son el Gobierno ni los diputados, ni los jueces o Carabineros. Los culpables son los medios, que dedicando sendas páginas y varios minutos del noticiario a los hechos más sangrientos del país, nos hacen creer que Chile es una prisión post-apocalíptica.

    De hecho si lo piensan, dado que en los últimos meses las cifras de delitos se han estancado, ahora el índice de moda es el “miedo a ser victimizado”… ¡por favor! ¿Qué seriedad tiene preguntarle a la gente si tiene miedo de que la asalten! Claro que todos tememos.

    Quizá el único consuelo es que no somos los únicos. Si vieron ‘Bowling for Columbine’ sabrán que EEUU sigue la misma práctica y es uno de los países con mayor índice de violencia, pese a sus recursos, férreas medidas de seguridad y pena de muerte.

    Incluso si nos ponemos en plan aún más conspirativo, recuerdo haber visto un estudio donde se afirmaba que después de aquella ‘crisis delictiva’ de los 90, la empresas de seguridad, alarmas, seguros y otras relacionadas habían visto incrementadas sus ganacias en porcentajes nada despreciables.

    Y eso que no estamos sumando los dividendos políticos que tanto aprovecha la oposición. Impresentable, como dicen por ahí…

  5. Claro, como dice David fue comentado en Rio. Pero el comentario era bastante menos glamoroso de lo que en verdad sucedió.

    Lo que se comentaba que había sucedido era que había un gil que -obviando todas las advertencias- estaba sacando fotos en la playa con su mega-super-uper cámara digital. Y de repente llegó un lanza y se la cartereó.

    Bueno, contado así parece bastante estúpida la cosa, como lo que efectivamente le pasó a un holandés (?) que no encontró nada mejor que ir a revisar el mail tomando caipiriñas con su notebook. Duró como 4 minutos hasta que se lo robaron.

    Yo tuve mala suerte, pero no fui estúpido, creo.

    Sobre lo que dice Francotirador, claro, el tema de la delincuencia en Chile es escandalosamente promovido por los medios. No estoy diciendo que no haya delincuencia y que no hayan patos malos en las calles. Digo que se utilizan los medios de comunicación para provocar alarma respecto de temas que no debieran porqué hacerlo. Y tampoco es casual que “el tema de la delincuencia” aparece en la palestra en 2 circunstancias:
    – antes de elecciones de cargos públicos
    – cuando no hay muchas noticias que contar.

    piénsenlo 2 segundos… raro ah?

  6. Creo que se equivocan. Hay delincuncia y mucha. Si no me creen vengan a mi comuna los dias viernes o sabado y se daran cuenta de lo peligroso que estar en las calles. Bandas de tipos con armas disparando en lo minimo que se encontraran.
    Estos pelafustanes se preparan durante todo agosto recolectando materiales (neumaticos, etc.) para hacer de las suyas el 11 de septiembre, y asi poder asaltar la carniceria Rio Bueno que se encuentra en Grecia con Ictinos. Previamente estuvieron destruyendo todos los locales que encontraron y atacando a los pacos toda la noche.
    La venta de drogas es otro tema, pasaque al que vayas venden drogas. Y no estoy en las poblaciones, sino que cerca de la avenida grecia. La gorda Bachelet tiene la caga, los delincuentes votaron por ella.

  7. Mi estimado amigo, no eres el unico,
    yo fui con mi hija y un amigo a Rio, el 18 de Septiembre recien pasado.
    Atravezamos del hotel a la playa de Ipanema, a las 17:00 hrs., a mirar ese mar maravilloso, adivina, no pasaron 5 minutos, se acercaron , primero dos tipos con cuchillo en mano, seguramente a pedirnos dinero (porque no entendiamos), le dijimos que no teniamos (igual que tu), en eso aparecieron 3 mas, o sea 5 y olvidate, fue terrorifico, nos tiraron a la arena, a mi amigo le quiraron el dinero, los cigarros, el encendedor, a mi hija (ella esta embarazada), tambien la botaron para quitarle un morral en donde llevabamos, maquina fotografica y otras tonteras. mira quedamos en estado de schock, nadie te ayuda, es espantoso. Yo lo comento para que los que viajan a esos hermosos lugares, !tengan mucho cuidado¡.

  8. gracias amigos por compartir sus experiencias ya que ahora en febrero me voy a rio y creo que con sus comentarios voy a tener el suficiente cuidado para que no me asalten.

  9. Mira Chileno , no me acuerdo como te llamas pero como podes exagerar diciendo que Chile para Copenaghe u Oslo? Si en Chile viven los mejores carteristas del mundo y los mejors ladrones, si a un amigo mio de toda mi vida al llegar a Chile pocos metros despues de la terminal le apuntaron con un arma y le robaron su equipage y todo lo que llevaba y cuando fue a hacer la denuncia a la policia ni siquiera se preocuparon y todo eso fue porque el era Argentino.
    Le llevaron la maquina digital y su equipage deveria darte verguenza compàrar a Chile con un pais Europeo.

  10. Es un tanto extraño, porque yo llevo 20 años viajando a Rio y jamás me he encontrado nada parecido. Y bajo a la playa siempre con mi reloj y mi cadena do oro.

    Lo siento, pero o usted ha tenido muy mala suerte o no me lo creo jajaja.

    Otra cosa, uno puede ser victima de un robo en cualquier ciudad del mundo.