in Uncategorized

El Acorazado Potemkin y la Creación Colectiva


fotografía por abrr. (CC:by-nc-sa 2.0)

Ya hemos hablado antes acá mismo sobre la fantástica película El Acorazado Potemkin, de Eisenstein. Y como este no es un blog de Cine, les contamos cuando el Archive.org la comenzó a hostear toda vez que pasó el dominio público, y cuando les contábamos de la existencia de Public Domain Torrents, sitio desde el cual es posible bajar archivos que se encuentran en el dominio público vía Bittorrent. De hecho en ese post publicábamos una fotografía de la preciosa Audrey Hepburn, ah!

En Blog de Cine nos enteramos que en su epoca el genio de Eisenstein expresó el deseo de que, cada diez años, los compositores más vanguardistas del momento le pusiesen música a su película más celebrada.

El año pasado los mismísimos Pet Shop Boys (que no son santo de mi devoción, pero bue) lanzaron un disco en el cual hicieron su propia versión de la historia de Eisenstein en clave de la electrónica más pop, y a juicio de los expertos, la cosa salió increíble. En estos días, el dúo de Chris Lowe y Neil Tennant se han lanzado a esta aventura pero esta vez en vivo, lo que debe ser una aventura alucinante, cosa que confirman los comentarios que se pueden leer.

Lo increíble es la genialidad de Eisenstein, claro, pero también que las buenas intenciones del ruso habrían chocado de frente con la legislación del derecho de autor, que con la intención de proteger a los creadores evita que la esperanza de Eisenstein de que su banda sonora se regenerara cada diez años se vería truncada en manos del inefable “todos los derechos reservados”. Al final, como en parte también se lo pregunta mi amigo Jorge Rigenbach, es producto de entender la protección del autor basado sólo en los intereses patrimoniales envueltos y no en cómo la sociedad puede beneficiarse con todo esto.

Write a Comment

Comment

  1. jeje, sí que lo es… de hecho tengo ese tema en mis pendientes no sabes hace cuanto… me comprometo a sacar algo en estos días, yo por mientras sigo asombrado con Eisenstein