in General

El día del derecho de autor

Hoy es el día del derecho de autor, y para quienes estamos permanente observando lo que se dice, escribe y publica sobre el tema, ha sido un día distinto. Hasta hace poco este día era utilizado como plataforma para denunciar la piratería, ese mal que aniquila(ba) nuestras industrias culturales y de pasada deja(ba) a los autores sin dinero para pagar su pan.

En días como este, nos acostumbramos a ver a autores, ya sean escritores o músicos, quemando libros piratas o pasando un aplanadora a cerros de cds y dvd incautados del mercado cuneta. El mensaje era claro y contundente, con piratas circulando, los creadores se van al carajo.

Pero algo no cuadra. Cada día salen nuevas bandas y solistas, cada día hay más gente haciendo y estudiando música, yendo a escuelas de rock, jazz, pop, ensayando nuevas mezclas, etc. Los talleres literarios no cubren la demanda, mucha gente está escribiendo, presentado proyectos al fondart o a las editoriales. Un amigo editor me sopla que al año reciben casi mil manuscritos, de todos los géneros y calidades, pero que sólo logran publicar un poco más del 5% de esa cantidad. Entonces, en qué quedamos, ¿no era que la piratería mataba la creación?

Me huele (y en algunos casos, hiede) que estos no eran más que gritos desesperados de las industrias y sus intermediarios, o de aquellos que pensaban trabajar un par de años para vivir luego de las rentas. Claro que tenemos problemas en las artes, la piratería es uno de ellos, pero nunca ha sido el central. No hay un círculo de tocatas en Chile, no hay buenos espacios para tocar, la venta de libros es un verguenza, ni hablar de la formación de hábitos de lectura y el IVA al libro tampoco ayuda demasiado. Decir que el problema eran los piratas, era la vía fácil y caradura de justificar las ineficiencias de un modelo de negocios anacrónico y sin mucho futuro, que sigue pensando en vender ejemplares de obras.

Hoy, ha sido distinto. Hoy la prensa me ha sorprendido gratamente. Ellos, inconcientes probablemente, obedeciendo quizas a la simple lógica de reconocer lo que está pasando en el mundo de la creación y su distribución, omitiendo los comunicados de los quejosos de siempre, han sacado un buen par de notas, de esas que da gusto leer y releer, donde es dificil encontrar la pillería (quizás simplemente porque esta vez no la hay).

La primera no es sorpresa. Viene de Marisol García, columnista de La Nación y nuevo aporte en radio Concierto, quien dispara a propósito de algunos absurdos del derecho de autor desde su columna Con qué derecho:

Hay partos intelectuales, y el de los derechos de autor en el nuevo siglo es como uno de trillizos. Pese a ello, burlarse de la paranoia alrededor del tema es sumamente sencillo. La industria musical ofrece ejemplos insuperables de una alerta exagerada que hoy cree que debe resguardar incluso aquello que nunca tuvo dueño.

La segunda referencia viene de Sara Bertrand en el reportaje Músicos Independientes: Sin etiquetas, por favor publicado en el Artes y Letras de El Mercurio. La periodista resume y publica de muy buena manera una verdad evidente hace rato:

[Los músicos independientes] No le temen a ser bajados y copiados por internet; todo lo contrario, la red es la Quinta Vergara para sus canciones. Gracias a ella, sus discos se reproducen una y otra vez, y suenan, a pesar de que muchos no tengan manager, ni sellos ni cadenas de distribución.

Y cierra con este comentario acerca de los músicos que prefieran nuestra querida expresión “algunos derechos reservados” por sobre la abominable y anticreativa “todos los derechos reservados”:

La difusión que los discos tienen en el ciberespacio es, ni más ni menos, la forma de respirar como grupo y conlleva el que más tarde el público rellene locales y los coree en sus tocatas. Por eso, para la mayoría de ellos, la demanda billonaria iniciada por Metallica contra los reproductores MP3 es sencillamente anacrónica.

Ha sido un buen día para el derecho de autor. Espero que siga estos pasos y deje de ser de una vez por todas esa herramienta compleja que se utiliza a veces para perpetuar monopolios e impedir a todos gozar libremente de las artes y cultura.

Daniel Alvarez Valenzuela
Guest Blogger

Write a Comment

Comment

  1. Gran post Daniel.

    “…la red es la Quinta Vergara para sus canciones”, es mi frase del mes.

  2. Miércoles a las 22hrs, Jazz en el Mesón Nerudiano

    Rodrigo González presenta un variado repertorio que inclye desde standards a nuevas canciones del pop en versiones de jazz junto a destacados instrumentistas.

    Americo Olivari (piano), Andy Baeza ( batería ) y Pablo Menares (contrabajo)

    http://www.rodrigogonzalez.cl