in Uncategorized

El iPod te produce sordera?


imagen de Michal Ferák @ stock.xchng

Por lo menos así lo asegura John Kiel Patterson en su demanda contra Apple en una corte federal de San José, California.

Agrega el artículo de La Tercera que “El artefacto puede producir sonidos de más de 115 decibeles, un volumen que puede dañar la audición de una persona expuesta a ese tipo de sonidos por más de 28 segundos al día, de acuerdo con la querella.

Yo la verdad no sé si es mi idea, si ya estoy quedando sordo o qué, pero siempre he estimado que el volumen del iPod es bastante más bajo que el de otros aparatos de música móvil que he tenido, léase principalmente el Discman. De hecho, fue una de las cosas que más me sorprendió cuando adquirí mi maravilla. Y me sorprendió quizás no porque suene efectivamente despacio, sino porque tal vez para los estándares norteamericanos o europeos los niveles de decibeles que reciben sus oídos son absolutamente mínimos al lado de los que recibimos, por ejemplo, los santiaguinos.

En zonas residenciales, entre 7 y 21 horas los niveles de ruido no pueden superar los 55 decibeles, pero según mediciones del SESMA en la mayoría de las esquinas de la capital esto no se cumple, llegando a superar los 80 decibeles en muchísimos casos.

¿A donde apunto?

Apunto a que el tercermundismo se refleja también en estas cosas, en aceptar como algo normal cantidades de ruido alarmantes que hacen que tengas que subir el volumen de tu reproductor de música para evitar el ruido del sound y la cumbia que al chofer de turno le gusta tanto poner a todo volumen te ponga de mal humor, o que tengas que subir el volumen porque con tanto bocinazo en las calles definitivamente no puedas escuchar tranquilo lo que llevas.

Por ahí va la cosa. Si a algún abogado astuto se le ocurre presentar una demanda como esta la verdad es que sería paradójico. ¿Quién tiene la culpa?
¿Apple por permitirte subir el volumen de tu música, o el ruido de ambiente que te obliga?

Si es así, todos quedaremos sordos, y no por culpa de ruidos agradables a volumenes altos, sino que por estar expuestos a altos ruidos además de desagradables e involuntarios.

gracias, Cristian!

Write a Comment

Comment