in General

Bush criminaliza el anonimato en la red

Cuando ya creíamos que lo habíamos visto todo, nos damos cuenta que la realidad es más sorprendente que la ficción.

La semana pasada la administración Bush ratificó la “Violence Against Women and Department of Justice Reauthorization Act“, ley que en un capítulo inocentemente denominado “Preventing Cyberstalking” establece como delito federal el molestar (la forma verbal usada “annoying“) anónimamente a otro por medios digitales sean blogs, newsgroups o emails.

La norma señala:

“Quienquiera que (…) utilice cualquer dispositivo o software que pueda ser usado para originar telecomunicaciones u otro tipo de comunicaciones que son transmitidas, en todo o en parte, por la Internet (…) sin revelar su identidad y con intención de molestar, abusar, amenazar o acosar a cualquier persona (…) será multado bajo el título 18 o encarcelado por no más de dos años.”

Esta reforma llevando más allá la normativa norteamericana existente respecto a las amenazas telefónicas, prohibe que alguien usando la internet “sin revelar su identidad y con intención de molestar

Como se señala en el excelente artículo de Declan McCullagh en Cnet, en una versión inicial, que la Casa Blanca aprobó en Septiembre la forma verbal era ciertamente distinta puesto que criminalizaba los usos de “servicios computacionales interactivos” para causar a algiuen “daño emocional sustantivo”.

La verdad es que tengo mis dudas de si es una forma verbal ideal, pero a todas luces parece mejor que lo que se ha aprobado.
Y bueno, incluso hay algunos que ven el vaso a medio llenar, y que ven en esta modificación la posibilidad real de poder perseguir a los spammers que abundan en nuestros blogs.

Algunos pueden pensar que después de todo está bien que se castigue a quienes realizan actos molestos amparándose en el anonimato. Pero lo relevante en todo esto es que están en juego libertades muy importantes. En la red quizás una de las formas más notables de manifestación de la libertad de expresión es precisamente la posibilidad de anónimo. Y no estoy pensando en los trolls que usan el anonimato para llenar de estupideces y de ruido las discusiones, sino que estoy pensando en el desarrollo de los blogs en diversas esferas.

Como no pensar, por ejemplo, en la secretaria que es acosada sexualmente por su empleador y que quiere contar su verdad ocultando su identidad por miedo a represalias. O en el informante que revela datos importantes respecto del negocio del narcotráfico y que gracias a dichos datos es posible capturar un cargamente importante de droga. O incluso en escolares que denuncian malos tratos en colegios o derechamente abusos por parte de funcionarios.

Todas estas formas de expresión son prácticamente impensables sin la posibilidad de hacerlo en forma anónima. Y no es ficción, sino pensemos en el cierre del blog disidente chino por parte de Microsoft. Sin anonimato, no hay filtraciones. Y sin filtraciones no hay verdad.

Write a Comment

Comment

  1. El anonimato es la red es análogo a los panfletos y otras formas de discurso político que son fundamentales en una democracia, no solo en temas criminales.

    Va a ser interesante ver que consecuencias tiene esta ley en el desarrollo de software o servicios que proveen servicios de navegación anónima en Internet. Pero vamos a ver si la ley sobrevive un juicio. Sin ser experto, me huele inconstitucional.

  2. Claudio, estoy (no en este momento) utilizando dos herramientas muy buenas para mantener razonablemente oculta mi dirección IP: Tor y Privoxy, que usadas en conjunto son SUMAMENTE efectivas. Son gratuitas (patrocinadas por la Free Software Foundation), y muy fáciles de instalar (aquí está la guía para instalar en Windows). Me permito recomendártelas, a ti y a todos los lectores de tu blog; se vienen tiempos malos para Internet, sobre todo con las directivas aprobadas en Europa sobre retención de datos.

    Lo divertido de este asunto es que Tor fue desarrollado, en principio, por DARPA y por la marina estadounidense.

  3. Gracias por el comentario, Fabián. Efectivamente TOR es una excelente herramienta para evitar monitoreos, pero como sabes, no hay herramientas cien porciento efectivas.
    Me gusta TOR, salvo por su dificultad de uso. No es para usuarios básicos.

    un saludo!

  4. Claudio, estamos de acuerdo en que no hay herramientas 100% efectivas. No hay manera de ocultar 100% la dirección IP.
    En lo que no estoy de acuerdo es en que Tor sea difícil de usar. En la página de Tor ofrecen un paquete llegar e instalar, para Windows; lo ejecutas, cambias la configuración de tu browser para que use un proxy, y listo. Yo lo utilizo así. El paquete incluye Tor y Privoxy ya configurados, y es tan fácil que da gusto.
    Ahora bien, y estando de acuerdo en que no hay manera de ocultar 100% la dirección IP, esto tiene un matiz. Permíteme ilustrarlo con un ejemplo. No hay manera de cifrar un mensaje de manera que sea 100% indescifrable. Con el tiempo y poder de cálculo suficiente, se puede desencriptar cualquier cosa. Sin embargo, la cuestión no está en que un mensaje sea indescifrable, sino en que sea lo suficientemente difícil de descifrar como para que resulte inviable en la práctica.
    En el caso de Tor, si es usado correctamente (mira acá por un ejemplo de cómo NO utilizarlo), Tor hace considerablemente difícil rastrear una IP; lo suficientemente difícil como para desanimar a la mayoría de los hackers, e incluso a las policías gubernamentales; puedes ver el FAQ de Tor sobre eso.
    ¡Suerte!

  5. El problema con la legislación de la que habla Claudio, Fabian, es que podría ser un delito el usar TOR, ya que estas tratando de mantener tu anonimato a propósito. Han habido otros intentos de criminalizar criptografía con archivos personales, por ejemplo.

    Saludos.

  6. Claro.
    Sólo para efectos aclaratorios, yo sí uso TOR, cuando digo que es poco intuitivo no lo digo por mi, lo digo porque de partida hay que usar Firefox, después hay que instalar la extensión, después instalar el privoxy, después cruzar los dedos para que ande a velocidad decente, etc.

    Pero es una excelente iniciativa, de eso no hay duda!

    Y claro, tal como dice Carlos el problema con la legislación de Bush es que dadas ciertas especiales circunstancias navegar anónimamente puede constituir delito.
    Y eso es grave.