in Uncategorized

El nombramiento de Bertelsen

foto de http://www.sxc.hu/browse.phtml?f=profile&l=hannahgleg

Hace un par de posts atrás les comentábamos respecto del secretismo de la designación de los nuevos miembros del Tribunal Constitucional chileno, hoy, en una edición updated quisiera tratar un tema relacionado con el del secretismo pero que tiene que ver con la designación del Senado como nuevo miembro de dicho tribunal del profesor Raúl Bertelsen.

Como también hacíamos mención, parece sorprendente que nos tengamos que enterar por la prensa de que los nombramientos se hicieron en estricto bajo perfil y por lo demás con un cuestionable y dudoso acuerdo casi unánime.

Ante esto, y un poco compartiendo nuestra rabia por la escasa transparencia y debate en la designación de estos nuevos miembros, un grupo de profesores de derecho publicó una carta donde se argumentaba:

1.- Dadas las reformas del texto constitucional, el nombramiento de Raúl Bertelsen constituiría un serio revés para las expectativas para cambiarle la cara al texto, dado que participó en forma activa en la redacción de la Constitución de 1980.
2.- Se argumenta lo anterior porque quienes deben resguardar la Constitución debieran mostrar lealtad a los principios básicos que inspiran este texto reformado. Bertelsen habría mostrado lealtad precisamente a los principios que quieren ser erradicados del texto.
3.- Quienes aprobaron dicha designación (todos menos la bancada radical) han realizado un acto irresponsable.
4.- Para subsanar dicha irresponsabilidad, Bertelsen debiera renunciar.

Luego de esta declaración -en el lugar que al parecer sería el lugar de debate público en Chile (?), esto es, en las Cartas al Director de El Mercurio- se han suscitado una serie de respuestas frente a la carta que acabamos de extractar.

Patricio Zapata, por ejemplo, sostiene que no quiso firmar dicha carta porque está de acuerdo con que el Tribunal Constitucional muestre opiniones diversas en su seno para que de este modo “permitir la expresión de las distintas sensibilidades filosóficas y jurídicas de nuestro país”

Dada la escasez de blogs jurídicos de nuestro país, la única opinión al respecto la encontré en Cyberlawyer, donde hace una defensa expresa del nombramiento de Bertelsen sosteniendo:

1.- Que los profesores firmantes de la famosa carta se presentan como adalides de la pureza constitucional.
2.- Que ellos mismos se olvidan de que la soberanía reside en el pueblo y por consiguiente en el Senado, quienes designaron de acuerdo a las reglas establecidas al profesor Bertelsen, “Eso basta para legitimarlo como ministro”, sostiene.
3.- Que como fue su alumno puede dar fe que el nuevo ministro “inculcó el respeto irrestricto a la constitucion y a las instituciones”, por lo que las críticas en su contra no tienen asidero
4.- Pretende echar por tierra el argumento de que Bertelsen es partidario de la democracia protegida no tiene asidero alguno. Agrega referencias a Verdugo y José Luis Cea.

Frente a lo anterior, quisiera desde esta modesta tribuna decir lo siguiente:

1.- Insisto que el principal problema de las designaciones realizadas es la falta de transparencia y deliberación antes de su elección. Si hubiese alguna instancia de examinación de cada potencial miembro, podríamos saber -nuestros Senadores podrían saber- qué piensa cada uno de ellos. Qué concepción de democracia tiene. Qué valores sustenta y cuanto pesan en sus decisiones jurídicas, por sólo citar algunas pocas. Dada la inexistencia de este tipo de debates, tenemos este tipo de discusiones en los diarios.

2.- Respecto de la famosa carta, tiendo a estar de acuerdo con ella casi en su totalidad, salvo quizás en que se concentra sólo en la designación de Bertelsen, cuando el problema está dado por la forma de designación y la falta de deliberación pública y política de la elección. En otras palabras, el problema no es principalmente Bertelsen, sino que motivos nos llevan a escogerlo, motivos que desconocemos, al igual que los para designar a Vodanovic, que con razón, podría especularse, por ejemplo, clientelismo político.

3.- Respecto del argumento de que el Tribunal Constitucional debiera tener pluralidad de opiniones jurídicas y políticas, estoy completamente de acuerdo. Pero eso no significa en modo alguno que debamos aceptar que cualquiera ingrese a este tribunal atendiendo a criterios de equilibrio interno. Nuestros ministros debieran pasar el test democrático, cosa que analizando someramente los actuales integrantes y quienes lo han integrado en el último tiempo tengo serias dudas que así sea. Sólo a modo de ejemplo, a pesar de todos sus pergaminos académicos el actual presidente don José Luis Cea sostuvo una defensa acérrima y decidida de la inclusión del derogado artículo 8º de la Constitución que instauraba en Chile una forma de pluralismo político restringido. Esto sin contar su tesis numerológica de prelación en orden de importancia de los derechos fundamentales consagrados en el artículo 19, posición inaceptable para un constitucionalista de un estado democrático. Y si analizamos a Bertelsen les aseguro que -insisto, a pesar de su innegable aporte académico- nos encontraremos con muchísimas más sorpresas. Entonces la pregunta de fondo es ¿Qué tipo de jueces queremos? ¿Pluralidad sin más, o es preferible pluralidad bajo estándares democráticos mínimos?

4.- Es inaceptable el argumento formalista que dice que dado que se siguieron los procedimientos establecidos no hay crítica posible al nombramiento del ministro. Es inaceptable porque supondría que cada una de las actuaciones administrativas que respondan a criterios de validez formal estarían excluídas del debate público, lo que es a todas luces insostenible.

5.- Y digamos las cosas por su nombre:
Bertelsen sí fue partidario de una democracia protegida.
Bertelsen sí fue partícipe de la redacción del texto constitucional que queremos dejar atrás.
¿Es este el tipo de guardianes de la constitución que queremos?

Kelsen, sacúdete en tu cripta.

Write a Comment

Comment

34 Comments

  1. Notas para pensar:
    – Quienes designaron al Sr. Bertelsen, fueron los mismos que reformaron la Carta Iusfundamental, y quienes redactaron el actual Art. 8 que en su inciso 2 señala que “Son públicos los actos y resoluciones de los órganos del Estado, así como los fundamentos y procedimientos que utilicen…”

    – Recuerdo que para cuando se creó el Ministerio Público, destacados juristas que querían acceder a la fiscalía nacional, debieron presentar una ponencia ante la C. Suprema defendiendo su opción (entre quienes estaban Piedrabuena, Bates, Harasic, Bullemore, etc) la pregunta es ¿por que no se previó un mecanismo similar en justicia constitucional?, nos habría evitado suspicacias y oscurantismos varios.

    Tan sólo eso
    Saludos

  2. Claudio: te felicito por tu potente comentario y que me hubieras hecho
    mencíon en él; en lo medular comparto tus apreciaciónes, pero discrepo
    contigo, por cuanto, si nos decimos que somos hombres de derecho, la
    política debe ser excluida en nuestro actuar. Don Raúl nunca, en ninguna
    clase, deslizó ningun comentario proselitista, salvo que se enojó una
    vez cuando le hice ver que el sistema binominal no era completamente
    democrático.Independiente a eso, siempre nos inculcó el respeto a la
    institucionalidad vigente, y te aseguro que no se va a separar un ápice de la letra de la constitución.
    Claudio, sería agradable que alguna vez nos pudieramos juntar para debatir estos temas personalmente, eres un muy
    buen contradictor.
    un abrazo

  3. P.D. no creo que la presencia de Juan Agustín Figueroa en el Tribunal Constituciónal, tampoco sea muy objetiva, dirigente del partido radical, ex ministro de estado, socio de Ricardo Claro, ademas yo sabía que el era expero en derecho pocesal y no un consumado constitucionalista, no me vas a rebatir que aquella nos es mas que un nombramiento politico, para que la Concertación tnga un representante en esa importante instancia. Eso desnaturaliza el cometido del tribunal, porque ahora tienen a otro representante, Hernán Vodanovic, ex senador socialista y ex abogado defensor de Jorge Lavanderos. Busquemos a los mejores!

  4. La verdad es que disscrepo en ciertos aspectos de tus comentarios Claudio. Se ñalas respecto a Cea, no precisamente un santo de mi devocion, que “sostuvo una defensa acérrima y decidida de la inclusión del derogado artículo 8º de la Constitución que instauraba en Chile una forma de pluralismo político restringido. Esto sin contar su tesis numerológica de prelación en orden de importancia de los derechos fundamentales consagrados en el artículo 19, posición inaceptable para un constitucionalista de un estado democrático”. Lo primero me gustaría saber dónde lo defendió, porque me parece bastante impresentable, aunque para nada sorpendente si alguien ha visto algo de la trayectoria pública y académica del profesor citado (apoyo la declaración de profesores de la PUC de que el ‘plebiscito del 80’ no limitaba en nada a la junta por ser ella la dignataria del poder constituyente, participo en las reformas del 89 nombrado por RN, integro luego la comision Rettig, y cuando fui alumno de el nos hizo leer La Tercera Via y era un partidario acérrimo de la socialdemocracia, en clases destrozo al Cosena pero cuando fue nombrado lo defendio como un organo legitimado por su practica y aporte democratico, etc). Lo segundo tiendo a discrepar, no porque comparta la tesis sino por las supuestas consecuencias de apoyarla. No creo que la numerologia sea posición inaceptable para un constitucionalista de un estado democrático, porque es una version extrema de la jerarquización de los derechos. No creo que alguien tenga convicciones fuertes en materias valóricas deba ser excluido o tildado de antidemocratico por el solo hecho de tenerlas. Lo contrario es el paraiso de los liberales tipo de Carlos Peña y Cia., donde el mundo floreceria bajo los postulados de Kant, Locke, Rorty y demases que al igual que quien apoya la teoria numerologica o jerarquizante tiene derecho a participar en la elaboracion de doctrinas como la excesivamente alabada y por fin criticada ponderacion de los derechos fundamentales. La tesis de Cea nos lleva a un absurdo de que todos los casos son iguales y no importan las circuntancias de hecho, o sea, no importa la realidad solo el texto de la constitucion y la propia teoria. Pero de ahi que sea poco democratico…
    Bertelsen hizo muchas de esas cosas, pero a su vez, gente con peores cartas de presentacion reciben el apoyo popular para ser senadores de la republica no designados como Fernandez y Stange. Lo de Arancibia me parece es vergonzoso pero desde el punto de vista de ir a buscar candidatos a los cuarteles. Si Bertelsen hizo eso y mucho más, como al dicutir que los garantes de la institucionalidad no debian ser los ultimos en actuar sino los primeros. Pero ¿por que si aceptamos la renovación de la izquierda o mejor dicho del socialismo, si aceptamos que la gente pueda arrepentirse y enmendar su error cambiando como Altamirano (no como Tironi, Cea y otros que es mas cercano al travestismo o transformismo) no puede Bertelsen cambiar? Esa es mi pregunta al menos.
    El Senado ha sido impresentable en su actuar y ahora nos van a tirar al Peta Fernandez para ministro del TC por sus grandes meritos academicos… en la ciencia politica (aunque sus alumnos me lincharian por decir esto a un profesor que desaparecio todo el año y recuperaba clases en el Diego Portales).
    Si esto hubiera sido con debate, quizas el caso seria como el de Robert Bork en USA, criticado por Dworkin quien logro que no lo nominaran, pero dudo que algunos de los firmantes hechas las audiencias y corroborado su actuar democratico (si lo tiene), no creo que hubieran quedado conformes y le hubieran exigido la renuncia igual.
    Para finalizar, Kelsen debeestar contento, porque lo importante precisamente para el no era el fondo moral del miembro que integra sino el procedimiento que sea acorde al formulado por la norma y a su vez esta por la norma superiro y la famosa concatencion de normas hasta llegar a 1980 donde tendriamos que suponer simplemente que la carta magna como le dice Cea, fue establecida por la norma hipotetica fundamental (no olvidemos que para Kelsen el derecho nazi era derecho y su expulsion de Austria y Alemania la justificaba para no salir del marco de su teoria)
    Buen blog y buen comentario en todo caso
    Saludos

  5. Insisto lo que te comenté internamente, Pedro, no tengo dudas de su idoneidad académica, pero una persona que, por ejemplo, defiende la existencia del sistema binominal merece mis dudas sobre su idoneidad para ser ministro del TC.
    ¿A ti no?

    Yo creo efectivamente que tenemos que nombrar a los mejores, a los más idóneos que en este caso son quienes además de tener calidad académica pasen el test democrático. Sin dudas quienes alguna vez defendieron la existencia del antiguo artículo 8º no lo pasan.

  6. Claudio,

    Excelente el artículo. Como conozco poco sobre los procedimientos del senado, no me queda clarosi la poca transparencia en los nombramientos es normativa o una simple elección. ¿Necesitamos reforma de los reglamentos para tener una sesión pública y abierta cuando se elijen estos cargos?

    Pareciera que necesitamos urgente que las promesas de transparencia escritas en la constitución se lleven a la práctica. Mmhhh.. Creo que voy a empezar a escribirle a mi diputado/senador.

    Saludos…

  7. La defensa que hace Cea del art. 8º está en:
    CEA José L. (1988) TRATADO DE LA CONSTITUCIÓN DE 1980. Editorial Jurídica de Chile.

    Una crítica a esta concepción autoriataria puede verse en:

    RUIZ-TAGLE, Pablo (1990) DEBATE PUBLICO RESTRINGIDO EN CHILE. Reviste Chilena de Derecho, vol. 16

    En lo sustancial, creo que lo peor de la designación de Bertelsen es que no puede estar en el TC una persona que no cree en las constituciones.

    Si entendemos que las constituciones son normas jurídicas que limitan el ejercicio del poder, Bertelsen no cree (por su historia, y no ha dado señales de cambiar – habría que ver lo que ha escrito), en las constituciones así entendidas, sino más bien en “Cartas otorgadas”, que le establecen privilegios para uno y otro lado (para el lado de los ciudadanos-propietarios y de los príncipes).

  8. William: Hasta cuando descalificamos gratuitamente, no te acepto la afirmacíon que don Raúl no crea en las constituciónes,yo fuí sus alumno, y te hablo con conocimiento de causa que no es así, si lo quieres criticar, usa argumentos de peso, y no esa rebuscada retórica, un poco trasnochada.A esta altura no puedes hablar de “cartas otorgadas”, y mejor lee los ultimos trabajos de Bertelsen al respecto, después opina.

  9. Sobre lo que dice Pablo:
    Respecto de donde defendió el artículo 8, me remito a la referencia de William, que es la misma que conozco yo.
    Respecto de la crítica antidemocrática de la jerarquización de los DF, discrepo de tu postura. Una cosa es que quien tenga “convicciones fuertes en materias valóricas”, como le llamas, deba ser tildado de antidemocrático, cosa que creo yo no he hecho, y una cosa diametralmente distinta es sostener, como si lo he hecho, que quien sostenga una tesis como la de la jerarquización no comparte ciertos supuestos de un debate democrático. Una democracia constitucional -cosa que sabes- implica además de la regla de mayoría para ciertos acuerdos, el respeto de los derechos fundamentales, particularmente de las minorías. Es desde esta perspectiva que quien sostiene que ciertos derechos tienen prevalencia ontológica frente a otros, en el fondo lo que está diciendo es que sus particulares concepciones de bien deben ser el criterio necesario -en su sentido filosófico- para la resolución de conflictos particulares. Y esa es una visión que no comparte un supuesto fundamental de ponderación de los derechos que están en juego en dicho conflicto.

    Respecto de tu punto sobre la posibilidad de renovación de Bertelsen, bueno, me encantaría que fuese así pero hasta donde yo sé no ha escrito absolutamente nada donde demuestre algún cambio respecto de las posiciones que con tanta fuerza e influencia sostuvo en las reuniones de la comisión Ortúzar…

    Sobre las dudas de Carlos,
    Las reglas a las que hacen referencia están en la propia Constitución. Dice el art. 92 b) “que se efectuarán en votaciones únicas y requerirán para su aprobación del voto favorable de los dos tercios de los senadores o diputados en ejercicio, según corresponda”.
    Respecto de los ministros escogidos por la Corte Suprema, el mismo artículo en su letra c) señala que su elección se hará en votación secreta.

    Sobre lo último, de William y Pedro, estoy de acuerdo respecto del fondo de lo que plantea William sobre la idoneidad democrática de los ministros del TC. Es una duda razonable la que tiene William y debiéramos los ciudadanos tener claro cual es la postura del nuevo ministro respecto de esto. Efectivamente muchos de quienes participaron en la confección de la constitución de 1980 efectivamente tenían -y muchos de ellos aún tienen- concepciones muy particulares acerca de la democracia y acerca de la Constitución. Y algunos de ellos efectivamente sostienen concepciones derechamente corporativistas, por ejemplo.
    Saber qué tan “renovados” están estas personas es parte del debate. Yo invito a Pedro y a Pablo a ilustrarnos al respecto si manejan más información al respecto.

    Aprovecho de agradecerles sus valiosísimos comentarios.

  10. Sólo unos muy pequeños alcances. En primer lugar,yo señalé que Bertelsen podría haberse renovado, pero no dije que se hubiese renovado. No saberlo es la gran falta irrespetuosa del Senado. en segundo lugar, señalé lo mismo que hoy se señala en la carta de Correa y Lmtda. en El Mercurio (el lugar del debate publico restringido en Chile) en cuanto las cartas de presentacin de Bertelsen son respecto a la democracia mucho más cuestionables que el mero hecho de haber redactado una Constitucion en dictadura. Solo pregutno por saber si Bertelsen por el hecho de haber sostenido lo que sostiene, si ello fuera un error en su pasado y lo reconociera, entonces podria estar en el TC superada el test de la blancura.
    Lo que he leido de Bertelsen no parece poco democratico, pero era respecto al derecho a la salud. Las otras cosas que le conozco son historicas (fue profesor de Historia del Derecho en la UCV). Eso es poco obviamente para saber si es o no un democrata.
    Por ultimo, me importa este punto que me criticas de que respecto a la colision de derechos habria un hipotetico “supuesto fundamental de ponderación de los derechos”. La famosa ponderacion de partida ni siquiera tiene asidero en nuestra tradicion en la forma de decir que es un supuesto fundamental. Reto a que me citen un articualo que llame a la ponderacion JUDICIAL, NO LEGISLATIVA (19 N° 26), que haga de la ponderación EL supuesto
    fundamental en esta materia. El ponderar en teoria suena muy bonito, pero en la practica tambien resulta poco democratico por cuanto lo que prima para saber cual derecho es mas fundamental que otro (porque por mucha ponderacion la decision favorece a una sola parte. Lo que algunos juran que se logra con la ponderacion es propio de una mediacion, proceso poco conocido en Chile y no aplicable en sede constitucional) es la decision del juez y no la del legislador. Alguna vez me compre la ponderacion, creo que es valida y es un aporte como teoria mucho mas solida que la numerologia que no da ni para teoria. Las convicciones fuertes como les dije era para quienes jerarquizan entre derechos sin usar los numeros. Pero no es LA teoria ni EL supuesto. Y por eso dije, al fin criticada porque golpear la mesa y presentar a la ponderacion de esa forma es solo un golpe de autoridad, que no permite otras formas de entender los derechos y quizas a Bertelsen si es tan poco democrata le podrias caer bien.
    ejando de lado la ironia, es triste que este debate se de en un circulo tan pequeño como los abogados y los estudiantes de derecho y no en la sociedad en si.

  11. El asunto no va apuntado a la certeza que si Bertelsen, se renovó o nó.En esta discusión, ha quedado la impresión que don Raúl es practicmante un nostálgico rezagado de la dictadura, y que practicamnete el va a ser un quintacolumnista reaccionario, que se va a dedicar unicamente a defender posturas ultraconservadoras u antidemocráticas al interior del tribunal.Vuelvo a insistir sobre el punto, Bertelsen es un académico de impecábles credenciales, el hecho de haber pertenecido a la Comisión Ortuzar, no lo inhabilita, es mas, lo valida, puesto que él debe ser una de las personas que mas conocimiento debe tener en el pais de la Constitución y aquello es invaluable, para un miembro del tribunal, que justamente se encarga de velar por la supremacía del estado de derecho.Muchas personas, dependiendo de las circunstancias históricas, han variado sus posiciones, como una muestra de flexibilidad, lo péor es quedar petrificado en dogmas, y son muchos los constitucionalistas que en un principio aceptaron el art.8 y posteriormente, apoyaron su derogación, porque las circunstancias fácticas no aconsejaban su mantención, y como debo refrescarles la memoria a mis estimados contradictores, Bertelsen apoyó dicha reforma de 1989.Así que no puéden decir que no pasa el test democrático, además quién o cuál es aquel “ente extraconstitucional” que otorga “credenciales de demócrata” a las personas.Sería bueno saberlo, para ver si las personas que lo componen han tenido una trayectoria impecable. Y si aquel control ” democratico” fuera tan ruguroso como ha sido con don Raúl, quedarian tambien excluidos gran parte de los militantes del partido Socialista ( o me van a negar que hubo un período de la historia donde su adhesión al sistema democratico dejó mucho qu desear)o los comunistas, con sus llamados a la dictadura del proletariado, o miembros de muchos partidos que alguna vez quedaron seducidos por discursos totalitarios. Entonces, tengamos cuidado, nadie tiene el derecho de otorgar”patentes de democrata”, todos tenemos derecho a reinventarnos y a evolucionar. Por eso, les pido que le den la oportunidad a Don Raúl para que ejerza en plenitud sus funciónes, y si discrepamos de su cometido, entonces, censuremos y cuestionemos su labor, pero la recurrente afirmación de lo que “podría hacer”, sirva de fundamento para negarle la posibilidad que integre el Tribunál Constituciónal, me parece negativa para nuestro país y nuestro sistema jurídico. Para terminar, Hans Kelsen, Presidente del Trbunal Constitucionál de Austria, y refugiado en Estados Unidos tras la anexión de su páis por parte de la Alemania Nazi, era referente obligatorio en nuestras clases de constitucional con don Raúl, era un jurista a quién el respetaba mucho y a quién siempre ponía como ejemplo a seguir. Por eso no creo que Kelsen se esté sacudiendo en su cripta, debe continuar con su merecido descanso.

  12. 1.- El constitucionalismo no es una técnica, es sobretodo un movimiento político. La CENC fue todo lo contrario al constitucionalismo. Lo que más se conoce de Bertelsen son sus opiniones vertidas ahí. La expresión “carta otorgada” se ajusta técnicamente al estatuto vigente entre 1980-1989.

    2.- No creo que una persona conozca una norma jurídica sólo porque la hizo. Eso ha quedado demostrado con los trabajos posteriores de muchas personas que estuvieren en la CENC. Sobretodo si la Constitución actual tiene más o menos cien modificaciones respecto del texto que en cuya redacción él participó.

    3.- Por cierto que quienes están en el TC no sólo deben conocer la Constitución (es lo de menos, o sea, es lo MINIMO que se les debe exiguir). Deben ser sobretodo constitucionalistas en el sentido normativo o moral de la palabra.

    4.- Las referencias a Kelsen son conocidas en la política conservadora chilena. Fue un fundamento necesario para condenar a Clodomito Almeyda precisamente en virtud del derogado art. 8º.

    5.- Confieso que no xonozco las credenciales democráticas de Bertelsen. Creo que debe presentarlas para pertenecer al TC. Ojalá que sus defensores en este foro puedan presentarlas, por ejemplo, en los supuestamente famosos trabajos que ha escrito.

    5.- Justamente lo que se critica es que Bertelsen no puede ser miembro del TC porque no otorga ninguna garantía de “demócrata”. Apoyó decisivamente a la dictadura y participó en la creación de un estatuto que tenía por única misión legitimarla. Nuestra historia constitucional reciente se trata precisamente de alejarse de eso. La figura de Bertelsen amenaza con echar tierra sobre el camino avanzado. No me parece que existan evidencias de que haya cambiado en sus percepciones (y si le ha ocurrido como a los otros miembros de la CENC yo creo que las ha profundizado). En todo caso, puede que la culpa sea de mi ignorancia que espero alguien de este foro ofrezca eliminar.

  13. Sólo dos preguntas:
    ¿que cosa es un constitucionalista en sentido normativo o moral de la palabra? Es una definición nueva para mí y algo insolita
    Y la segunda ¿por que ahora con Bertelsen, al cual no he defendido nunca solo he criticado los argumentos y solo algunos de superiroidad moral que se han levantado en varias partes (no solo en el gran blog de Claudio) para vetarlo, y no antes con la Luz Bulnes? Ella también participó en la redacción de la carta ‘otorgada’ (las cosas como son: impuesta) y la nombraron después en los 90 luego de la gran reforma del 89.
    Algún atisbo de respuesta es bienvenido.

  14. 1.- Las críticas a Bertelsen acá dichas pueden aplicarse también a la Luz Bulnes.
    Pero ella fue designada bajo el sistema instutucional original, sin las reformas democratizadoras, donde los militares designaban miembros del TC (plop!). Las críticas que se puedan hacer a la designación de Luz Bulnes son las crtícias a ese sistema instuticional que estamos superando.

    De ahí lo más malo de la designación de Bertelsen, que se borra con el codo lo que se escribe con la mano.

    2.- Constitucionalista en sentido normativo o moral sería una persona que no sólo “conoce muy bien la Constitución”, sino que cree en todo el sustrato político del movimiento del constitucionalismo, que como sabes tiene sus raíces en la Revolución Francesa, etc. [Así la oposición entre constitucionalismo formal – “hay una constitución que dice esto y aquello” – y constitucionalismo material – “tenemos una regla que limita el poder de la autoridad en este u otro sentido”-]

  15. ¿Qué ha dicho Raúl Bertelsen respecto de la Constitución que lo pueda legitimar como miembro del TC?

    Función del Tribunal Constitucional de 1980, Revista CEP, Nº 27., pág. 116.

    “(…) creo que en la búsqueda de un órgano moderado, que no vaya a actuar por criterios netamente partidistas a la hora de designar ministros del Tribunal Constitucional, difícilmente podría encontrarse un órgano más adecuado que el Consejo
    de Seguridad Nacional. (…) es muy peligroso que haya mayoría entre los integrantes del Tribunal Constitucional, que provengan de los órganos colegisladores. (…)”

    Consideraciones sobre alternativas semipresidenciales y parlamentarias de gobierno, Revista CEP, Nº 42, pág. 41
    “ (…)No pongamos en discusión el problema del régimen de gobierno. Les diría a los políticos y también a los académicos chilenos que no olviden que en Chile, por lo menos en dos ocasiones de su historia, los políticos y profesores universitarios también pusieron en discusión el régimen de gobierno, y la solución la dieron los militares. En 1891 la gran disputa entre un esquema de gobierno presidencial y uno parlamentario se resolvió en una guerra civil; y en 1925 la disputa entre parlamentarismo y presidencialismo no la resolvió el Presidente Alessandri ni el ministro Maza ni el Partido Conservador ni el Partido Radical, sino que el general Navarrete cuando zanjó la discusión en la Comisión Constitucional. (…)”

    Hay más disertaciones (no son artículos) de él en el números 39, pero me pareció poco atingentes al problema del TC y en general al esquema constitucional actual (es sobre modificaciones a la ley de abusos de publicidad), pero que igual pueden ser útiles para determinar la “blancura” constitucional de Bertelsen.

    Por ahora, con estas publicaciones y con sus opiniones vertidas en la CENC, la balanza está en contra de su compromiso constitucional.

  16. Bueno, como hasta ahora no sabemos qué ha dicho en futuro actual (curiosamente escribió sobre la refora constitucional d este año sobre el Cosena… no sé si para bien o para mal), me sumo a que es bien impresentable la opinión sobre el TCy el Cosena, respecto al valor democrático de la misma

  17. Afirmar que Bertelsen por el hecho de haber apoyado al Gobierno Militar, lo inahbilita de por vida a cualquier cargo de índole publica, significa entonces que 43% de las personas estaría en la misma situación. Entonces, los adherentes a la Concertación serián lo unicos habilitados moralmente y que tendrián esa supuesta ” patente democrática”, para poder acceder a cargos de significacia publica.Ese pensamiento lo encuentro de una soberbia enorme, y ronda el totalitarismo y el nulo respeto por las minorias, que segun recuerdo, es uno de los fundamentos de la acción del Tribunal Constitucional. Entonces propongamos una nueva reforma al art. 81, letra C de la Constitución, en donde agreguemos como una condición para el cargo, la irrestricta adhesión durante toda la vida natural del postulante a los principios de la democracia participativa, para lo cuál este debe ser exhaustivamente examinado por el Senado, similarmente a las audiencias de confirmación de los Ministros de la Corte Suprema.Así nos evitariámos estos cuestionamientos. La única lástima es que muchas personas valiosas quedaria fuera automáticamente, Jose Antonio Viera Gallo, Alejandro Silva Bascuñan ( que por edad no podría iguál), Ernesto Evans, Guillermo Bruna, entre muchos otros.Para concluir, le recuerdo a mis distinguidos contradictores, que la afirmación de ” carta otorgada” es un poco exagerada, por cuanto, pese a que existe dudas por su legitimidad, la constitución fué validada por un plebiscito popular en 1980 y luego sus reformas fuéron refrendadas por el pueblo en 1989. Además, recordemos que la ” dictadura” cumplió cabalmente el itinerario constitucionál que fijó en el discurso de Chacarillas ( redactado por Jaime Guzmán), y al perder el plebicito de 1988, llamo a elecciónes al año siguente, entrgando el poder pacíficamente a las autoridades civiles en 1990.Eso si, hidalgamente reconozco que dejaron muchas leyes de amarre, pero que gradualmente fuéron desarticuladas.

  18. 1.- Ne he dicho que Bertelsen esté inhabilitado de por vida para ejercer cargos públicos, simplemente he puesto en duda su compromiso (actual) con el constitucionalismo, frente a lo cual sus partidarios en este foro no han ofrecido prueba a su favor.

    2.- El resto de tus argumentos giran en torno a la justificación de la dictadura y como creo que un dialogo sobre un TC parte de la base de un mínimo de valores democráticos, prefiero abstenerme de una discusión puramente onanista.

  19. Felicitaciones a todos por el excelente debate… se habrá enterado el sr. Bertelsen de las opiniones aquí vertidas?

  20. Willam: Uno de los pilares fundamentales del régimen democrático, está en la tolerancia a las ideas contrarias a las nuestras. No acepto tu descalificaciónes, en ningún momento he justificado al gobierno militar,sino he precisado ciértos hechos históricos que tu no me vas a negar, y si asi fuera, no entiendo que tiene de malo una discucion, según tú “onanista” (término que encuentro insultante y hasta de mal gusto, en un debate ente hombre que nos suponemos, de derecho). Hasta cuando la arrogancia de personas como tú que se sienten con la licencia (que ignoro quién te la otorgó) de otorgar ” credenciales democráticas” a las personas y descalificar a los que pensamos distinto. Te desafío a que discutamos esto personalmente, no tiene nada de malo confrontar las ideas, con altura de miras, asi como lo hemos hecho, con respeto,en este diálogo virtuál.Tampoco te acepto que pongas en duda mi vocación democratica, porque lo uníco que he hecho, es defender con argumentos, a una persona, que desde mi humilde punto de vista, esta siendo injustamente descalificada, por estos “talibanes” de la democracia. Para terminar, te cito textualmente las palabras del abogado, ex senador y dirigente del Partido Radical Socialdemocrata, Mario Papi Beyer (no creo que sea un apologista de la “dictadura” y a tus ojos supongo que será un demócrata intachable), hechas a las cartas al Director de El Mercurio, el día de hoy ; “El señor Bertelsen desde sus inicios como profesor, fue reconocido por su solvencia intelectual y dominio del derecho constitucional. Es además, en lo que a mí consta, , alguien siempre llano a escuchar los argumentos de otro, sin perjuicio de defender sus propios puntos de vista de solidez y de manera fundada.” Concluye con lo siguiente; ” Pienso que ambas designaciónes fuéron acertadas y creo, que el tiempo lo confirmará. Esto, sin perjuicio de que toda desición de un tribunal de esta naturaleza pueda ser discutida- como ocurre, por lo demás habitualmente en el campo del Derecho y de la política- pero en lo que interesa considero que no cabe dudar de ellas ni de la vocación democrática del profesor Bertelsen”. Nada más que agregar.

  21. ¿Cual es el objetivo de Pablo Fuenzalidad?
    Sería ilustrador saber cuál es tu opinión sobre la designación de Bertelsen como ministro del TC.

  22. 1.- Insisto que en ningún caso me he puesto intolerante, sino que me he limitado a poner en duda el compromiso de Bertelsen con el constitucionalismo (si tengo que definir una vez más constitucionalismo, no sé por qué estudiamos derecho!). Un TC tiene un rol fundamental y bien definido en el esquema institucional del Estado de Derecho y pongo en duda que Bertelsen sea una persona idónea para cumplirlo. El fundamento de eso son sus posturas anticonstitucionalistas o antidemocráticas vertidas en la CENC y los artículos previamente citados, frente a los cuales tú no has ofrecido prueba en contrario, salvo afirmar hasta la majaradería “él fue mi profesor y era bueno”.

    2.- Me siento absolutamente legitimado para otorgar credenciales democráticas. Soy un ciudadano. El poder reside en nosotros como pueblo. Somos el pueblo quienes otorga tales credenciales y me siento con todo el derecho de otorgarlar o quitarlas como miembro del pueblo.

    3.- Tus precisiones históricas se dirigen a legitimar a la dictadura (insisto, no somos niños). Lo de onanista era una licencia humorística de mi parte para no entrar en la discusión patética acerca de la legitimidad de la dictadura militar. (a) Decir que lo de 1980 fue un plebiscito es una apreciación política; (b) Decir que fue bueno que la dictadura cumpliera su plan está orientado a que el interlocutor reconozca el buen corazón de los dictadores al dejar el poder. No estoy dispuesto a aceptar ninguno de las dos interpretaciones.

    4.- La opinión de senador Papi es tan sólo eso, una opinión, precisamente de quienes, creo yo, cometieron, como cuerpo, el error de designar al tantas veces mencionado señor Bertelsen.

    5.- Lamento si te he ofendido, no ha sido mi intención. Tampoco creo que lo que haya dicho sobre Bertelsen sean descalificaciones. Las considero apreciaciones académicas sobre lo que he alcanzado a conocer de él.

    6.- Nuevamente te invito, con ansiedad a estas alturas, a que ofrezcas evidencia escrita del compromiso democrático y constitucional de Bertelsen.

  23. Mi Estimado William: a estas alturas, mi habituál contradictor, no necesito que me recuerdes la definición de constitucionalismo, la tengo muy clara, porque don Raúl me la enseñó, por más que te moleste.He intentado darte mi argumentos que fundamentan mi posición,
    si no son de tu agrado, lo lamento mucho.Yo no he repetido la frasecita que usaste con un dejo irónico ,que me desagrada profundamente, “el fue mi profesor y era bueno”, te pido un poco de respeto, así como yo lo he mantenido contigo, pese a que estoy en profundo desacuerdo contigo. Lo que yo he planteado, por el hecho de haber sido su alumno,son las opiniónes que dió en forma verbal, y que yo rescato, porque aparentemente, en este intercambio virtual, soy el único que lo conoce personalmente.Que mas prueba quieres que te dé,más mi presencia física en su cátedra. ademas no soy el unico que lo
    plantea y da fé de su incuestionable adhesión a los principios del estado de derecho democràtico, tiénes el testimonio de Mario Papi,Ernesto Evans y muchos otros catedráticos de intachable conducta democrática.Pero, para satisfacer tu curiosidad, me comprometo a encontrarte algún escrito donde quede constancia fehaciente de la
    blancura ” ciudadana” de Bertelsen.
    Respecto a la afirmación de que por el hecho de ser ciudadano tu tienes el derecho a dar y quitar las “credenciales democráticas”, mi
    querido amigo, debo decirte que estas errado y además tu afirmación es
    muy temeraria, tu bien sabes lo que dice el la parte final del inc. 1
    del art.5,referido a la Soberanía: “Ningún sector del pueblo ni individuo puede atribuirse su ejercicio”, y eso es lo que estas
    precisamente haciendo, el único órgano que pude limitar los derechos
    ciudadanos, cuando el individuo atenta contra el orden institucional ,es precisamente el Tribunal Constitucionál, y quién lo devuelve es el Senado.Por eso, con que fundamento , tú, que dices ser un adalid del
    constitucionalismo, te arogas el derecho y una una función muy
    delicada, que esta en manos de órganos, que ejercen jurisducción y están legitimados , parte de la soberania del pueblo se les delega a ellos,Como ciudadanos podemos participar,criticar, arguementar, pero nunca convertirnos en jueces draconianos, así que , mi amigo, cuidado, no invadamos campos que no nos competen.
    Respecto a la supuesta apología a la ” dictadura” de la que me acusas,
    tengo que precisarte lo siguiente, no sé que edad tengas, pero yo voy
    a cumplir 31, a la epoca del plebiscito de 1988, era un adolecente que
    ya tenía inquietudes políticas, por lo que pese a no poder votar, me
    llevo a participar activamente en la campaña, apoyando el No. Yo estaba en un colegio mayoritariamente de derecha y durante meses tuve que soportar insultos, golpes, amenazas, y otras cosas que no vale la pena recordar.Toqué cacerolas( supongo que sabras que era una forma de protesta contra el gobierno), hecho que me valió un largo castigo de mi derechista padre.Así que no acepto tu afirmación que que intento legitimar al gobierno militar.Además que tiene de ” patético” discutir al respecto, uno de los motivos que nos indujo a terminar con el
    gobierno militar, fué justamente, que tuvieramos la posibilidad de
    debatir con respeto aquellas cosas en que no estemos de acuerdo,y que
    nadie se arrogara el monopolio de la verdad. Es una lástima que tú no
    seas capáz de discutir ese tema, y lo encuentres ” patético”. Yo no he
    justificado al Gobierno Militar, pero creo que uno, debe reconcer las
    cosas buenas, aunque provengan de adversarios nuestros. Es innegable
    que hubo una transición desde un régimen catrense a uno civil, los
    militares entregaron el poder y volvieron a los cuarteles, eso es un
    hecho innegable, se puede discutir que mientras Pinochet fué Comandante del Ejército hubo una tutela militar y enclaves autoritarios, pero como dije se fuéron desmantelando. Mi postura
    apunta la hecho, que Chile, fué protagonista de una de las
    transiciones mas exitosas y pacíficas a la democracia, y eso es mérito
    tanto de la Concertación por un lado y por otro, el régimen militar.
    Ojalá lo mismo ocurriera en paises totalitarios como Cuba, Corea del
    Norte, Birmania, China, donde aún subsisten sanguinarios dictadores.
    (Disculpen por lo anterior, la discución se trasladó a un plano
    político y no jurídico)
    Para concluir, es muy conveniente cuando la opinión de persona que
    concuerda nuestro punto de vista, es ampliamente difundida, y cuando
    nó, sea descalificada.Me parece que la carta de Mario Papi, que hace
    años no es senador, sostiene un posción tolerante, con altura de
    miras, y encuentro lamentable que la descalifiques sin ningún
    miramiento.Si fuera la opinión de Antonio Bascuñán, u otro conspicuio abogado” demócrata” te aseguro que la
    resaltarías y dirias que es mas que una simple opinion, la verdad
    revelada.

  24. 1.- No creo se trata de que tus argumentos no me gusten. Se trata de que un académico se expresa en sus escritos, con sus libros y artículos. Las críticas a Bertelsen que he hecho están basadas en sus opiniones ante la CENC y las disertaciones que se han publicado en la Revista del CEP. Ellas son concluyentes acerca de su posición antidemocrática. No me cierro a que se pueda comprobar lo contrario, pero tu no lo has hecho. Me imagino que si tu no la tienes, “ho nay” evidencia de su compromiso democrático y por lo tanto mi duda persiste.

    2.- No me parece que para un debate serio y con intención de ser académico puedan aceptarse simples opiniones de otros acerca de Bertelsen. Lo que importa son SUS propios trabajos académicos.

    3.- Me salió bien pedante eso de arrogarme el ejercicio de la soberanía. Mi intención era dejar en claro que en una democracia las autoridades y funcionarios le deben su legitimidad al pueblo y como integrante de él tengo todo el derecho a escrutarlos y a darles o quitarles mi apoyo. En ese sentido mi apoyo se lo doy o quito a los senadores, y no a Bertelsen como miembro del TC a quien no he votado.

    4.- Perdón si te ofendí. Sólo te conozco por tus opiniones de acá, y ellas me parecieron orientadas a justificar ciertos aspectos de la dictadura. En todo caso las cosas que señalaste son simplemente inaceptables para mi. El “plebiscito” del 80 fue un circo. Por otra parte, jamás me voy a sentir agradecido de que Pinochet se haya aburrido de ser dictador. El no gobernaba en virtud de un derecho propio del cual podía disponer arbitrariamente, sino que a través de y por nosotros, el pueblo.

    5.- Me parece que estás interpretando mis criticas como insultos y denuestos. Lamento si así ha parecido, tal vez porque me he tomado algunas licencias humorísticas, pero no he querido ofenderte, ni a las personas a quienes me he referido. Insisto que lo que planteo respecto de Bertelsen es una duda (fundada).

  25. Mi estimado amigo William; como lo prometido es deuda, y soy un hombre de palabra, te presento aquellos testimonios académicos escritos, que dan fé de la irrestricta adhesión de don Raúl a los principios del estado de derecho y la supremacía constitucional.En primer lugar, está su tésis para optar al grado de licenciado y que fué publicada en 1969 por la Editorial Jurídica de Chile, por su original temática, inédita en la doctrina constitucional chilena,se titula, ” Control de Constitucionalidad de la Ley”. Donde hace un plantemiento, pionero para la epoca, de un efectivo examen de las leyes para confrontar si estaban en conformidad a la letra y espiritu de la carta fundamental.Te invito a que lo leas, es muy interesante, y te darás cuenta que , Bertelsen desde hace mas de 30 años, está abogando por la preminencia del estado de derecho,y ello fue dicho en una epoca política, donde las instituciones eran ignoradas por las fuerzas políticas.Además, tenemos un artículo escrito por él, en la Revista de Derecho Público de la Univesidad de Chile, nº 55/56, Enero-Diciembre de 1994, titulado ” Reconocimiento y Protección Constitucional de los derechos Individuales y Libertades Públicas”, donde nos comenta como la constitución regulan las libertades o derechos individuales, elementos básicos en un régimen democrático, y por más que lo he releido, no existe ningún reproche o crítica de Bertelsen a estas garantías, es más, las refrenda.Para concluir,está el comentario favorable de don Raúl en Informe Constitucional, frente a un fallo del Tribunal Constitucional, que exijía que para el plebiscito de 1988 se implementaran registros electorales y así evitar los cuestionamientos a la transparencia de ese acto electoral, que no podemos negar, fué impecable.¿Si él fuera un antidemocrata convencido, habria respaldado un fallo, que justamente ordenaba, la instalación del Registro Electoral, como garantía a todos los ciudadanos para que pudieran participar, con plena seguridad, en el plebiscito, que a la postre, significó el término pacífico del gobierno militar? Te dejo planteada la pregunta, y además espero haber cumplido tu desafío y requerimiento. Don Raul no necesita demostrar a nadie su adhesion al estado de derecho o al sistema democrático, los hechos hablan por él, ex alumnos, destacados abogados ( no precisamente apologistas de la “dictadura”), academicos,dan fé de ello y además, existen los testimonios escritos,que sustentan lo que he planteado en este diálogo virtual.Una reflexión para terminar, tu has citado reiteradamente las actas de la Comisión Ortuzar,para cuestionar las “credenciales democráticas” de Bertelsen, según tu lógica, también tendrias que usar el mismo criterio para descalificar con el mismo apelativo a los intachables Profesores Evans y Silva Bascuñan, según tengo entendido, no impugnaron el “antidemocrático” art.8.

  26. 1.- Me parece fantástico que ofrezcas esta evidencia y sobretodo su apoyo al fallo del TC del 88. No sé si mi duda se disipa totalmente a favor de él, pero al menos el miedo que tenía antes no es de la misma intensidad.

    2.- Por supuesto que desde mi punto de vista cualquier miembro de la CENC es inapto (o al menos tiene una seria presunción de ilegitimidad) para formar parte de cualquier institución democrática. Sobre Silva Bascuñán tiene a su favor el hecho de haberse retirado de esa institución voluntariamente.

  27. Si quieren saber de credenciales democraticas, solo averiguen acerca de la postura de Bertelsen en la CENC en el tema de la elección de Presidente de la República, donde abogó porque este cargo no fuera electo por sufragio universal, sino por una comisión de parlamentarios y miembros de “derecho propio” (leen bien). Ahi tienen, si querian hablar sobre “credenciales democráticas” (cualquier cosa que ellas sean).

  28. Carlos: Si nos ponemos a ver las credenciales democráticas, también veamos la trayectoria en todos los ámbitos de la vida pública; con eso descalificariamos a la grán mayoria de la democracia crisitiana, que durante el gobierno de Frei, aprobaron una reforma constitucional, que desmanteló practicamente el derecho de propiedad y dió paso a una reforma agraria que destruyó la agricultura nacional,o aquella ley propuesta por un senador llamado Patricio Aylwin, que permitia que el legítimo propietario de un fundo, fuera dealojado de su casa, pese a que la expropiación fuera por extensión y no por mala explotación, dejando sin efecto la reserva que existia al respecto, en la propia ley de Reforma Agraria.O muchos de los conspicuos actuales miembros de la administración Lagos ( incluido él mismo) que participaron en la redacción del programa de gobierno de la U.P., donde se proponía reemplazar el Congreso Nacional por una ” Cámara Unica Popular”, o propiciar una “democratización” del poder judicial, con jueces legos impartiendo justicia. Por eso sigo sosteniendo, las personas tienen derecho a renovarse y replantearse sus posturas, acaso no lo hizo Carlos Altamirano, que desde su posición de extrema izquierda evolucionó a la socialdemocracia o Jorge Gonzalez Von Marees,ex líder del partido nazi chileno, que con posterioridad, fué cambiando su pensamiento político, hasta que llego a ser nombrado secretario general del Partido Liberal.Demosle la oportunidad a las personas que demuestren si han variadosus posiciones y no juzgemos a priori.

  29. 1.- Una cosa es aceptar que “la gente cambie”, y otra, que a uno le tenga que gustar el modo en que han cambiado. Bertelsen TIENE que demostrar que es un defensor de la Constitución, pues su pasado lo persigue.

    2.- Los ejemplos que pones son, en su mayoría, de leyes absolutamente democráticas, sin perjuicio de que no te guste la reforma Agraria. Además, eran todas ellas leyes muy tímidas.

    3.- Me parece que lo que intentaba hacer Carlos era poner sobre la mesa más evidencia en contra del compromiso constitucionalista de Bertelsen.

    4.- Cabe recordar que más que una crítica a Bertelsen lo que he sostenido es una crítica a los senadores que, esquizofrénicamente, le designaron.

    5.- Por lo demás, los ejemplos que pones me parecen ejemplos fascinantes de limitaciones al derecho de propiedad que tantas trabas al progreso social significa. Pero eso es harina de otro costal.

  30. William: Como siempre, me veo en la obligación de rebatirte y con mucha molestia. Realmente ignoro que edad tengas, pero parece que nadie te ha contado, e incluso no has leido, lo que significó la reforma agraria en el campo chileno. No fué una “ley tímida”, sino un instrumento jurídico que destruyó nuestra agricultura, o no te acuerdas, que el propio Allende reconoció que teniamos harina para pocos diás.Si te dices ser un hombre de derecho, te parece justo( entendido en el sentido ontológico de la palabra justicia, dar a cada uno lo suyo), que te hubieran expropiado tu propiedad,sin pago previo de una indemnización, con posibilidad de que te expulsen de tu propiedad ( como le paso al agricultor Jorge Barahona, a quién se le aplicó la Ley Aylwin), y mas encima recibir la indemnización, según avaluo fiscal, y con unos bonos Cora, sin reajuste, a veinte años. Para que decirte que esa reforma, no creó ningún nuevo propietario, y se desnaturalizó su original propósito de terminar con el latifundio mal explotado y solo se usó como un instrumento de dominación política.Lo que has dicho, con ligereza de la reforma agraria insulta a miles de agricultores que perdieron literalmente todo, en pos de un utópico proyecto, que solo existía en la imaginación de los señores Trivelli, Moreno, Chonchol y Baytelman.Por eso, antes de decir tamaña barbaridad, documentate mejor.Además, ya te indiqué las fuentes escritas donde Bertelsen expresa su adhesión irrestricta a la constitución y a la institucionalidad.Te aconsejo que los leas y después opines al respecto

  31. 1.- Observé las fuentes escritas que mencionaste, y las tengo en cuenta, sin que derroten completamente el pasado de Bertelsen. Has de reconocer que sus opiones actuales no son revisiones ni contradicciones de las anteriores, sino que se refieren a temas distintos. Cuando pueda las leeré.

    2.- Si nos vamos a poner a debatir de la reforma agraria, puedes escribirme a mi mail o visitar mi (intento de) blog y poner un comentario ahí en cualquier parte y seguimos el debate, porque esto ya se está hipertrofiando.

  32. me parese muy bien y sencillo todo porque se lo resume un monton y no tenes que estar buscando y recurriendo a otros lados que hase rato que estoy buscando y no encuentro nada desde hase mucho pero me alegro haber encolntrado todo esto porque se me hizo mas facil desde hase rato.

Webmentions

  • Quemarlasnaves.net » El Tribunal Constitucional conservador de la Concertación June 20, 2006

    […] deshonrosas excepciones -cuando nombran a un señor de dudoso compromiso con la democracia o otro con pasado en la oficina de censura de la dictadura- en países bananeros como el nuestro no […]

  • Talibanes prohiben la anticoncepción en Chile. Por Claudio Ruiz « La pildora June 20, 2006

    […] (nombrado por el Consejo de Seguridad Nacional) Raúl Bertelsen Repetto (nombrado por el Senado y comentado ampliamente en QLN) Hernán Vodanovic Schnake (nombrado por el Senado) Mario Fernández Baeza (nombrado por el Senado […]

  • Talibanes prohiben la anticoncepción en Chile « Quemarlasnaves.net June 20, 2006

    […] (nombrado por el Consejo de Seguridad Nacional) Raúl Bertelsen Repetto (nombrado por el Senado y comentado ampliamente en QLN) Hernán Vodanovic Schnake (nombrado por el Senado) Mario Fernández Baeza (nombrado por el Senado […]

  • Actualidad y Derecho » Tribunal Constitucional y el Senado June 20, 2006

    […] 26 Nov 2005 Tribunal Constitucional y el Senado Posted by Carlos Riquelme under Carlos R. , Constitucional , Congreso  Wow. Esto sí se mehabía escapado. Me entero a través de Quemarlasnaves de una carta publicada por varios profesores de Derecho, de distintas especialidades, criticando la forma y el fondo del nombramiento de don Raul Bertelsen, destacado constitucionalista, como nuevo miembro del Tribunal Constitucional, órgano encargado de la defensa de la Constitución y los principios que la rigen.La principal crítica que se le hace a Bertelsen es que desde ahora será uno de los encargados de defender la Constitución, reformada este año 2005, cuando él ha sido reconocido como partidario de la constitución derogada. ¿A que me refiero? A los principios de la democracia protegida, cuyos remanentes mayoritariamente fueron extirpados de la Carta Fundamental con las modificaciones de este año. […]

  • Quemarlasnaves.net » r June 20, 2006

    […] – Nombramiento de Bertelsen. Lejos ha sido el post que más polémica generó, con un interesantísimo debate en el que estuve inmerso también en los comentarios y que luego derivó en un debate entre el valiente Pedro y el recién llegado William. Claro que a pesar de los variados argumentos que aparecieron sigo sosteniendo que es impresentable el nombramiento tanto de Bertelsen como de Vodanovic. A ver si algún día Pedro logra convencerme. – Notebookstore engaña a sus clientes, por mostrar otra faceta de la influencia de los blogs. Para los que no lo leyeron, en él les contaba mi experiencia con un servicio técnico de notebooks. Mala experiencia y sorprendente resultado. Lo interesante es que aún después de meses, siguen llegando comentarios en esta entrada de visitantes que han llevado sus equipos para allá con la misma respuesta. Que no los arreglan. Si se fijan, lo que caracteriza a ambos es el feedback recibido entre blogger y visitantes. No digo comentaristas porque si vieran las estadísticas de este blog verán que quienes comentan no son ni el 1% de quienes visitan. Por pudor no les diré cuantos visitantes diarios tenemos, pero cumplo con decirles que después de un año online tenemos más de 15.000 visitas únicas, cosa que para mi es más que suficiente. Sobre todo para un blog que en definitiva es legal, no? bueno, aprovecho una vez más de agradecer a los anónimos lectores. Ah, y es imposible olvidar a Daniel, nuestro guest blogger o villano invitado. Buen acierto con el hackeo a la página del PPD después de las elecciones presidenciales. Ojalá que este 2006 podamos lograr entradas entretenidas a pesar de referirnos al derecho. […]