in General

Google demandado

Google Print

Como varios ya se habrán enterado, Google ha sido demandado nuevamente. Esta vez, la Author’s Guild lo acusa de infringir la Ley de Propiedad Intelectual americana con su proyecto Google Print, que consiste en digitalizar varios millones de libros (pertecientes a las principales bibliotecas universitarias de EEUU) y ofrecerlos a sus usuarios para que realicen búsquedas en ellos. Los autores y los editores consideran que esto constituye una violación masiva del derecho de autor y han solicitado a una Corte Federal el cierre de Google Print y la suspensión del proceso de digitalización.

Ante la polémica acción de los autores, ya han surgido reacciones de importantes expertos en derecho de autor, entre ellos, nuestro conocido Lawrence Lessig, quien afirmó en su blog, que Google estaría haciendo un uso justo de las obras escaneadas y que, simplemente estamos “nuevamente ante dueños de contenidos que pretenden detener una nueva tecnología mediante decisiones judiciales, utilizando para ello las leyes del copyright.”

Para quienes han leído “Cultura Libre”, la historia no es nueva. Sucedió con la radio FM en los años 20. Sucedió hace unos meses con Grokster y las redes P2P, ahora es el turno de Google Print, que como sostiene Lessig “podría ser la contribución más importante a la extensión del conocimiento (…) es una oportunidad asombrosa para restablecer nuestro pasado cultural, y hacerlo accesibe.”

Estaremos atentos a ver cómo se resuelve este nuevo problema.

Write a Comment

Comment

  1. además es sorprendente como muchos abogados que entienden del tema se han mostrado contrarios al proyecto de Google, como es el caso de Jorge Schaulsohn en el blog de Fernando Flores.
    Como si la regulación del derecho de autor no fuera más que la protección de las creaciones culturales y no tuviera también una fez pública.

    Qué importante que es el acceso de las obras. En definitiva, la linea divisoria entre las dos visiones está determinada por qué es lo importante para uno. O la protección patrimonial de los titulares de derecho de autor (que casi nunca son los autores) o lo importante es tener una protección que no atente contra el acceso del público a beneficiarse de las obras artísticas.

  2. Como siempre todo se resume a la cantidad de dinero que obtengo yo, que haya cultura que se masifique el conocimiento, que me importa todo eso si no me lleno los bolsillos de dolares.