in Uncategorized

los derechos de los herederos

Acá en Chile, Juan Ramón Jimenez es bastante conocido. Por lo menos a la gente de mi generación que en nuestra educación básica es de manual que nuestras primeras aproximaciones a la lectura están dadas por los poemas del español este.

Según nos enteramos, hay una loable iniciativa de la Junta de Andalucía, quienes para celebrar el 50 aniversario de la concesión del Premio Nobel y el 125 aniversario de su nacimiento, están en campaña para hacer una digitalización de las obras del vate español. La idea, como se puede imaginar, es que los versos de Jimenez estén disponibles a todo el mundo por vías digitales y de esta forma hacer que su legado perdure en el tiempo.

En palabras de Manuel Ángel Vázquez Medel, coordinador de la comisión que gestionará las conmemoraciones,

además de la digitalización de toda la obra de Juan Ramón, nos proponemos, con el apoyo de su familia, que se traduzcan a todas las lenguas del mundo la obra de este andaluz universal, como él mismo se autoproclamó

Hasta ahí todo bien, pues es una loable iniciativa que tiene por objeto publicitar la figura del poeta andaluz en todo el mundo.

Pero lo entretenido del caso viene dado por la palabra de los herederos de este poeta que murió en 1958. Carmen Hernández Pinzón, sobrina nieta del poeta y vocera de los herederos, se opone con fuerza a este afán digitalizador. Dijo Carmen Hernández:

«Tenemos sobre su obra unos derechos de autor a los que no vamos a renunciar. Me parece una idea bastante calenturienta decir que la obra de Juan Ramón se volcará en internet»

Pero esta idea calenturienta no dice necesaria relación con el sólo hecho de digitalizar. La idea por lo menos a la señora Hernández le encanta. Lo que no le gusta es que lo haga la Junta de Andalucía, como dice Agustín, “no le parece mal la idea de que se recoja y digitalice la extensa obra del poeta con el dinero de todos para luego retener los derechos de autor.”

Ciertamente que si lo que está en juego es la preservación del legado de algún autor, no se ve por donde el legado se vea menoscabado con la puesta a disposición pública de su obra. Al contrario, en nuestros tiempos si es que hay alguna forma en la que una obra puede ser preservada y el legado de alguien perpetuado es precisamente a través de su masificación en Internet. Algunos todavía creen que basta con tener una colección de libros apilados y añejos en una casa con calefacción centralizada.

De más está decir que dada la actual legislación española en materia de propiedad intelectual, la obra de Juan Ramón Jimenez no será dominio público sino hasta el año 2038, 80 años tras la muerte del poeta. Esto es, los familiares aún pueden gozar de las regalías de su obra hasta más de 30 años. Sin jamás haber escrito una linea que merezca recordarse.

Write a Comment

Comment