in General

Tarnation y los costos de la propiedad intelectual

En la última edición de la revista norteamericana Flow que publica la Universidad de Texas hay un interesantísimo artículo de Patricia Aufderheide donde se explican las dificultades económicas que están teniendo los pequeños creadores audiovisuales producto del sistema legal de protección del derecho de autor.

El caso que se presenta es el del documental Tarnation de Jonathan Caouette. El documental (cuyo trailer es posible ver en este enlace) cuenta la historia del propio director, hijo de una familia disfuncional, y como él logra reconstruirse a sí mismo a través del ejercicio audiovisual. El documental fue premiado en el Festival de cine de Los Angeles como mejor documental y estuvo en la selección oficial de prestigiosos festivales, como Cannes.

Hacer la película en su Machintosh le costó a Cauoette us$218.- Pero como la película intercala imagenes de la familia con múltiples referencias a la cultura popular, la película le terminó costando alrededor de us$400.000.-

Para una cultura creativa no profesional que posibilita a cualquiera crear obras artísticas con mínimos costos, incentivando de esta forma la creación artística, la existencia de restricciones legales que pretenden ser protectoras de los derechos de los mismos creadores, en definitiva mata la innovación, mata la creación, mata el arte.

Write a Comment

Comment

  1. En la última edición de la revista norteamericana Flow que publica la Universidad de Texas hay un interesantísimo artículo de Patricia Aufderheide donde se explican las dificultades económicas que están teniendo los pequeños creadores audiovisuales producto del sistema legal de protección del derecho de autor.

    El caso que se presenta es el del documental Tarnation de Jonathan Caouette. El documental (cuyo trailer es posible ver en este enlace) cuenta la historia del propio director, hijo de una familia disfuncional, y como él logra reconstruirse a sí mismo a través del ejercicio audiovisual. El documental fue premiado en el Festival de cine de Los Angeles como mejor documental y estuvo en la selección oficial de prestigiosos festivales, como Cannes.

    Hacer la película en su Machintosh le costó a Cauoette us$218.- Pero como la película intercala imagenes de la familia con múltiples referencias a la cultura popular, la película le terminó costando alrededor de us$400.000.-

    Para una cultura creativa no profesional que posibilita a cualquiera crear obras artísticas con mínimos costos, incentivando de esta forma la creación artística, la existencia de restricciones legales que pretenden ser protectoras de los derechos de los mismos creadores, en definitiva mata la innovación, mata la creación, mata el arte.