in Uncategorized

Vista de Grokster


Como ya lo habíamos señalado antes, hoy fue el día de la exposición de los argumentos orales en el caso MGM v. Grokster.

Lo que está en discusión, en términos groseramente simples, es si los distribuidores de programas p2p pueden verse obligados concurrentemente por infracciones a la propiedad intelectual de sus usuarios. Dado que a través de este software es posible intercambiar archivos en forma ilegal violentando los derechos de autor, la pregunta que se debe hacer la corte es si existen usos “sustancialmente no infractores” que permita realizar este software.

La Corte de Apelaciones del noveno circuito sostuvo que existían estos usos y por tanto, los distribuidores del software no eran responsables por las infracciones particulares de sus usuarios.

El tema de fondo-fondo es si con el fin de “proteger” los derechos de los autores (cosa por lo demás discutible si es así) el costo que debemos correr es frenar la innovación en materia tecnológica.
Si la Corte Suprema sostiene que Grokster sí es responsable por las infracciones de sus usuarios, pues entonces lo que sucederá es que utilizando esta regla (“rule”) cada distribuidor o programador de software p2p en su caso será posible demandar por perjuicios por parte de la industria del entretenimiento debido a las infracciones de sus usuarios.

Otra vez, en lugar de atacar al fondo del asunto, lo que se está haciendo es apuntar a la forma, al sistema de intercambio de archivos vía p2p.
Al igual que el gráfico ejemplo del cuchillo, es tan absurdo como si quisiéramos hacer responsables a los distribuidores de cuchillos de cocina por los crímenes que se cometen con ellos.

Enlaces relacionados:
http://www.eff.org/IP/P2P/MGM_v_Grokster/
http://www.scotusblog.com/movabletype/archives/2005/03/court_conflicte.html
http://www.nytimes.com/aponline/national/AP-Scotus-File-Sharing.html?oref=login
http://news.zdnet.com/2100-9588-5644861.html
http://madisonian.net/archives/2005/03/28/p2p-stealing-and-grokster/

===============================
actualización:
En el sitio de Electronic Frontier Foundation, Jason Schultz reporta:

En los alegatos orales de MGM v. Grokster hoy ante la Corte Suprema, era difícil percibir cual era la tendencia mayoritaria de los jueces. Pero una cosa era clara: ellos estaban haciendo las preguntas correctas.

Una y otra vez los jueces golpearon al abogado de la RIAA y la MPAA con preguntas acerca del potencial impacto que tendría un fallo a su favor en contra de los pequeños inventores, como el “chico del garage” como el juez David Souter lo graficó.

El juez Stephen Breyer también consultó al abogado de la MGM acerca de si, bajo la regla MGM, los abogados que asesoran a los inventores de tecnología -por ejemplo, el inventor del próximo iPod- podrían entregarle a sus clientes alguna seguridad de que no sería demandado en algún punto por infracción al derecho de autor.

El juez Scalia fue además escéptico acerca de los argumentos de los demandantes, preguntando si su propuesto test del “uso primario” tiene algún sentido si el equilibrio entre los usos legales y los usos ilegales de tecnología están constantemente cambiando.

Lo que los jueces en definitiva pensarán y decidirán no se conocerá hasta el próximo verano [boreal], pero estamos animados de escuchar que ellos entienden lo que está en riesgo. Sólo esperemos que lo piensen de corazón.

traducción libre de su seguro servidor 😉

Write a Comment

Comment

  1. Gracias por el trabajo que te diste 😉 Y gracias por la info.
    Lo único que espero que este juicio siente el precedente correcto porque, mal que mal, lo que decidan las leyes gringas, es un precedente universal y crea tendencias.

Webmentions

  • Quemarlasnaves.net » Grokster o como ahuyentar a tus clientes March 31, 2005

    […] Largamente hemos comentado acá respecto de Grokster y los fallos que el año recién pasado removieron la actualidad de los sistemas p2p en Estados Unidos. […]

  • iAbogado.com :: Bitácora March 31, 2005

    El león de la Metro contra el ratón del internauta

    Damocles era un cortesano siciliano que presumía de ser el más valiente de los hombres. En términos más castizos, un fantasmón. Cierto día, el tirano Dionisio le invitó a un banquete y le obligó a sentarse debajo de una espada que pendía del techo sost…