in Uncategorized

a propósito de la pederastia

Yo pensé que era sólo en Chile, pero al parecer está bien de moda la persecusión de la pornografía infantil.
En Estados Unidos el caso paradigmático al respecto parece ser el de Michael Jackson, que ha suscitado una nutrida polémica de diversa índole, que va desde los cargos mismos, hasta la elección de un jurado que no sea influenciable.

En Chile en los últimos años tenemos varios casos. Paul Schaeffer mediante, tanto el caso Spiniak como el caso del senador Lavandero ha servido para que tanto la opinión pública y el periodismo rasguen vestiduras para llegar a la verdad al costo que sea. Sino pregúntenle a Canal 13 y el acuerdo económico que llegaron con el senador Novoa.

La cosa es que en este tipo de temas la opinión pública reacciona muchas veces algo histéricamente e E internet no es la excepción. Las penas del infierno y que los depravados estén lo más lejos posible de nuestros hijos.
Y aparece internet como un medio que permite que los degenerados hagan de las suyas impunemente, transfiriendo material pornográfico por vía electrónica e intercambiando material a través del mundo.

Ante este estado de cosas, un artículo como el de Guillermo Rodríguez en Libertad Digital, son un viento fresco que se echa de menos en estar partes del mundo, donde estamos más influenciados por lo que dice un cardenal que por una opinión moderada y razonable acerca de un tema así de delicado.

Desde acá recomendamos su lectura.

Write a Comment

Comment